Escenario

Matías Barrera: "El proceso creativo es un misterio"

El cantante contó los detalles de su tercer disco solista, "Todo lo que ves", que presenta hoy en Berlín. "Es un disco transparente, directo y honesto", sostuvo.

Viernes 20 de Marzo de 2015

Sensible y descontracturado, Matías Barrera recita poesía en cada canción. El cantautor rosarino presenta su tercer disco "Todo lo que ves" esta noche a las 22, en Berlín (Pje. Simeoni 1128). El álbum fue grabado a principios de este año en Berimbao estudio, por Aldo Simón, y es un mix de 9 canciones que fusionan pop rock en su estado más puro. "Es un disco transparente, directo y honesto, sin otro fin más que la búsqueda de tratar de dar lo mejor de uno mismo", destacó Babrrera en diálogo con Escenario antes del show, donde también tocará canciones de sus discos anteriores "Veneno en la ciudad" y "Mientras los árboles se agitan", junto a su banda conformada por Italo Giacometti (bajo), Tito Barrera (batería) y Manuel Asenjo (guitarra).

—¿Cómo describís a tu tercer material discográfico?

—Es un disco transparente, directo, nada rebuscado, con canciones simples, honesto, sin otro fin más que la búsqueda de tratar de dar lo mejor de uno mismo, buscando mi mejor color y mi propia manera de expresarme tanto en mi voz como la composición. El título es el nombre de una de las canciones, no reparo mucho en eso, creo que el nombre acompaña, no marca la obra en sí. Lo importante son las canciones, el equilibrio entre la música y la letra, los instrumentos, el timbre de voz, los arreglos. Este disco lo vengo armando minuciosamente desde hace años. Algunas canciones surgen de otras versiones, demos viejos, con otra letra, algunas que no grabé en mis dos discos anteriores y quería que estén y otras nuevas en las que fui trabajando hasta encontrar el punto de maduración. Ensayé las canciones con la banda durante meses, armándolas nota por nota, entramos al estudio y unos días grabamos las bases, después fui grabando las guitarras, luego los pianos, las voces, etcétera.

—Las melodías son tranquilas, las letras son descontracturadas y hablan de libertad. Es un disco muy positivo, ¿no?

—No sé si es positivo o negativo, depende quien lo escuche, la música puede tocar varios nervios a la vez, pasar de un punto a otro de emoción en un instante, uno mismo escucha la misma canción en diferentes momentos de la vida y cambia la cosa.

—¿Cómo es tu proceso compositivo?

—La verdad el proceso creativo es un misterio para mí, no sé bien como va sucediendo, simplemente pasa. En general tengo primero la música, una serie de acordes que salen de andar siempre dando vueltas con la guitarra o el piano, y van surgiendo palabras, frases que se hacen estrofas y se van modificando luego, estribillos con letras desarticuladas que van buscando su rumbo y su sonoridad. O algún libro que cae justo para darme alguna palabra que reemplaza a otra y así sin querer queriendo se van juntando las canciones y se hacen un disco.

—¿Cuáles son tus inspiraciones e influencias musicales y letrísticas?

—Calculo que uno se va nutriendo de todo lo que escucha o escuchó de siempre y al final inconcientemente metiste todo eso en la licuadora y apareció ahí, salió algo nuevo de todo eso con la impronta de uno. Mis referentes siempre fueron Nebbia, Charly, Spinetta, Beatles, Dylan, Costello, Caetano, Jobim. Ramón Ayala. Creo que el mundo es muy grande para enfocarse aquí o allá, la música es un lenguaje universal. Tampoco creo en una diferencia entre público y artista, somos todos lo mismo. Yo soy público y artista a la vez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS