Escenario

Mariana Paraway, la sirena del oeste canta en La Terraza

La artista mendocina presenta en vivo los temas de su nuevo álbum "La flecha".

Sábado 11 de Noviembre de 2017

De flequillo, lentes grandes y cara de niña aplicada aunque algo siniestra, Mariana Paraway es como la Lucrecia Martel de la música pop argentina. La mendocina que se destaca por su voz dulce y sus canciones lánguidas y oscuras, llega a Rosario para presentar en vivo los temas de su último álbum, "La flecha", esta noche a las 21 en La Terraza de la Plataforma Lavardén.

   Mariana Porta tocó durante 8 años en una banda sónica que se llamaba Prismal y en otra formada por mujeres que se llamaba Glamour. A partir del 2008 es cuando comienza a crear las canciones que formarían parte de su primer disco solista como Mariana Paraway. Este álbum, llamado "El tiempo", recién se editó en 2011, un puñado de canciones entrelazando el español, francés e inglés, y rotuladas bajo el vasto letrero del indie-rock. Gracias a su segundo disco, "Los peces", la "sirena del oeste" empezó a cruzar los límites de su provincia. Y en 2014 apareció su tercer trabajo, "Hilario". Ahora con "La flecha" su camino se vuelve continental, ya que fue producido por el ganador de dos Grammy, Ernesto "Neto" García, y editado por Concepto Cero.

   "Tengo mis maletas y la mente abierta, mil murallas para derribar", canta la bella voz de Paraway en el inicio del nuevo álbum, como un presagio de pronta partida del puerto seco mendocino.

   —¿"La flecha" apunta a cruzar fronteras?

   —Exactamente. Apunta a cruzar fronteras geográficas, personales y artísticas. El concepto del disco se basa en el movimiento, en el abrazo de ese movimiento en contraposición al sufrimiento que me causaba en "Hilario". Por otro lado, este disco me llevó fuera de mi zona de confort en todo momento, poniéndome incómoda con mis propias formas, empujándome a ir más allá de mi voz, de mis sentimientos, de mis mañas. Yendo a lo geográfico, gracias a Concepto Cero, tuve la posibilidad de viajar a México para trabajar con Neto y tener esas colaboraciones de músicos increíbles en mi disco (Andrea Echeverri, de Aterciopelados; Loli Molina; Tomás Ferrero, de Rayos Láser, y Faauna, entre otros).

   —¿De qué está conformado el adn de tu música?

   —Siempre digo que hay un adn de folclore en mí. En mi casa nunca se escuchó folclore y esa es la única explicación que tengo. Así que creo que folclore más melancolía son las huellas dactilares que le imprimo a lo que hago.

   —"La flecha" es un disco conciso y breve (25 minutos), ¿te quedaron canciones por mostrar, bocetos, cosas para más adelante? ¿O tiraste toda la carne sobre el asador?

   —¡Me quedaron muchas por mostrar! Cuando empezamos a poner objetivos para este disco dijimos: para marzo tiene que haber 20 canciones. Las hay, están maqueteadas en mi compu, a veces canto algunas en casa. La idea es tener material para seguir trabajando todo el tiempo. ¡Imaginate todo lo que hay para decir sobre el movimiento!

   —Cantar todo el disco en español, ¿fue más fácil o más arriesgado?, porque en nuestro idioma a las letras la gente las entiende de una...

   —Cantar todo el disco en español fue un desafío enorme. Enormísimo. Eso que decís acerca de que la gente lo entiende de una es una responsabilidad. Me costó muchísimo al principio sacar mi voz nueva, encontrar las palabras correctas. Pero componer es un proceso largo y fui a mi propio tiempo. Creo que encontré una poesía que tenía guardada y me encantó usar palabras como brama, que está en la letra de "Carnada", la poesía que más me gusta del disco. Estoy muy conforme con cómo quedaron las letras, porque, como te decía antes, crucé mis propias barreras para ir mas allá de todas las cosas que pude, y el idioma fue una de ellas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});