Escenario

Mañana se estrena en las salas de cines de Rosario "Caminando entre tumbas"

Suspenso, una estrella de Hollywood y un personaje de best seller. El thriller basado en una exitosa novela se centra en un ex policía que trabaja en las calles sombrías de Nueva York.  

Miércoles 12 de Noviembre de 2014

Suspenso, una estrella de Hollywood y un personaje de best seller. Esa es la fórmula de “Caminando entre tumbas”, y parece infalible. La película que se estrena mañana en los cines de Rosario está basada en la exitosa serie de novelas de misterio de Lawrence Block y está protagonizada por Liam Neeson. La historia se centra en Matt Scudder, un ex policía de Nueva York que ahora trabaja como detective privado sin licencia que opera fuera de la ley. Cuando Scudder acepta a regañadientes ayudar a un traficante de heroína a atrapar a los hombres que secuestraron y luego asesinaron brutalmente a su esposa, descubre que esta no es la primera vez que estos hombres cometen este tipo de crímenes aberrantes. Borrando los límites entre lo que está bien y lo que está mal, Scudder se apresura a rastrear a los asesinos por los callejones de Nueva York antes de que vuelvan a matar.

A principios de la década del 90, el novelista Lawrence Block escribió “Caminando entre tumbas”, el décimo libro de su saga que sigue los casos del atormentado detective privado Matthew Scudder. La saga es tan popular que lleva editándose desde hace más de cuatro décadas y fue traducida a 20 idiomas. Hace más de diez años, Jersey Films conoció la novela gracias a Scott Frank, un consumado guionista con quien la productora había colaborado en varias ocasiones. Frank estaba seguro de que el emblemático libro de Block podía convertirse en un conmovedor thriller de suspenso, y sabía que a los productores les intrigaría su premisa. Finalmente, la productora decidió que Frank fuera el guionista y también el director de la película.

Para la legión de fans de Block era imperioso que la adaptación cinematográfica fuera fiel a las novelas. Scott Frank explicó por qué llevó tanto tiempo para que “Caminando entre tumbas” obtuviera luz verde, y cómo Liam Neeson se convirtió en el favorito de su reducida lista de candidatos: “Larry (Block) se entusiasmó desde un primer momento y conversamos extensamente sobre el proyecto. Yo lo mantuve involucrado desde el comienzo. Pasé mucho tiempo con él, realicé mi investigación con él y hablamos sobre los distintos personajes. Luego fue cuestión de esperar la ocasión apropiada, y cuando Liam finalmente se unió al proyecto, Larry estaba muy emocionado porque era la clase de actor que siempre había imaginado en el papel de Matt Scudder. Valió la pena la espera porque acabó consiguiendo el tipo exacto que quería para su personaje”, explicó.

El prolongado desarrollo del guión permitió a Frank jugar con algunos detalles del libro de Block. Por ejemplo, decidió adelantar la historia y ambientarla en 1999, resaltando las actitudes tecnofóbicas de Scudder. “Tiene lugar justo antes del cambio de milenio y el pánico por lo que irá a suceder en el año 2000. Un personaje incluso dice: «La gente le teme a las cosas equivocadas». Lo cierto es que la verdadera tragedia (el atentado a las Torres Gemelas), ocurrió unos años más tarde. Siempre pensé en estos asesinos. Fueron heraldos de cosas que iban a suceder y nadie estaba prestando atención.

Con frecuencia, estamos centrados en la cuestión equivocada”, se explayó el director.

A Neeson, a su vez, le atrajo explorar el carácter solitario del personaje, ya que sentía que reflejaba la desolación de los autores de la novela negra escandinava que estaba leyendo en ese momento. “Aquí se presentaba un personaje similar, que operaba en una parte sucia, sombría y desolada de la ciudad de Nueva York, que por lo general no vemos”, comentó.

La soledad del exilio autoimpuesto por Scudder, con el duro invierno de Brooklyn de fondo, despertó su interés por la historia. “Si el personaje logra seducirme al leer el guión, es raro que no acabe interpretándolo”, aseguró Neeson. “Me atraen los personajes solitarios que trabajan por su cuenta. Hay algo misterioso, masculino y estoico en ellos. Scudder es un verdadero solitario. Es un hombre quebrado en muchos sentidos pero que, sin embargo, posee una fuerza moral y una dignidad que conserva de sus años de servicio en la policía de Nueva York y también de Alcohólicos Anónimos”, observó.
  
“Vida interior”. Para el actor, tener a un director tan entrelazado con la historia y los personajes, demostró ser una ventaja extra. “Por lo general soy bastante escéptico con los guionistas-directores, pero Scott se sale del molde. Es fácil llevarte bien con él, maneja con astucia la técnica detrás de la cámara y conoce a sus personajes del derecho y del revés”, agregó.

El director añadió que Neeson sintió que debía superarse en este papel. “Cuando enfocás la cámara en Liam, podés ver que refleja tantas cosas, posee una profunda vida interior. Scudder no es tanto un personaje oscuro sino que está lleno de remordimiento y una gran tristeza. Liam volcó esa carga en el personaje, y eso ayudó a que Scudder no se convirtiera únicamente en una figura de acción o un superhéroe. El siente miedo y se siente incluso abrumado en esta historia, y eso lo vuelve mucho más interesante”, afirmó.

Misterio de la vieja escuela

El director y guionista de “Caminando entre tumbas” es Scott Frank, quien debutó como realizador en 2007 con la película “The Lookout”, pero que en Hollywood es más conocido como guionista. Su firma está detrás de películas exitosas como “El nombre del juego”, “Marley & yo”, “Un romance peligroso” y “Minority Report”, de Steven Spielberg. Frank quiso llevar “Caminando entre tumbas” a la pantalla grande desde el primer momento en que leyó la novela, atraído por ese detective oscuro que lucha contra su adicción a la bebida y otros demonios. “Me fascinó la idea de tomar este misterio de la vieja escuela y adaptarlo al cine. Una parte de mí siempre había querido realizar una clásica película de detectives privados, y lo que me gustaba de este libro era que poseía un elemento oscuro. No se trataba sólo de una historia de misterio, había algo aterrador en ella, y el personaje principal estaba tan aterrado como los demás”, aseguró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario