Escenario

Mañana se estrena "La otra guerra", filme que representó a Dinamarca en los Oscar

Sigue el juicio a un oficial danés que es acusado por la muerte de civiles en la guerra de Afganistán tras defender a sus soldados. "No es una película moral; al contrario, está llena de dilemas".  

Miércoles 09 de Marzo de 2016

"En 2012 leí un artículo sobre un oficial que decía, antes de ir a Afganistán por segunda vez, que no tenía miedo de morir en la guerra. De lo que tenía más miedo era de ser procesado al volver a casa. Ahí tenía mi historia". Así recuerda el director danés Tobias Lindholm el origen de "La otra guerra", acertado título en castellano para el estreno de este filme que compitió como mejor película extranjera en los premios Oscar. "No es una película moral; al contrario, está llena de dilemas", afirmó el director sobre el filme que se estrena mañana.

El protagonista es el comandante Claus Pedersen y los soldados a su cargo en Afganistán. Pedersen, que dejó en Dinamarca a su esposa y tres hijos extrañando siempre a su padre, durante una misión de rutina, queda atrapado junto a su pelotón en medio del fuego cruzado. Con el fin de salvar a sus hombres, Claus tomará una decisión que tendrá graves consecuencias para él y para su familia, una vez que regrese a casa.

Este es el tercer largometraje de Lindholm, y como en los anteriores casos, eligió un tema complejo. En "R", su debut en cine, abordó las conflictivas relaciones entre presidiarios de distinta etnia y creencia religiosa, y en el segundo, "El secuestro", refleja el secuestro de un barco por parte de piratas somalíes, ahora elige un tema no menos complicado como la guerra y sus daños colaterales, tanto en el campo de batalla como en la sociedad civil que juzga actos de guerra fuera de su contexto, aunque, como él explicó al sitio Cineuropa, "La otra guerra" "no es una película moral".

Lindholm problematizó su película con temas polémicos como la muerte involuntaria de civiles. Sin embargo aclaró que su acercamiento al tema fue desde el interés y no por su propia experiencia bélica. "Nunca fui un soldado y nunca he estado en una guerra; sólo la he visto en las noticias y como entretenimiento. Entonces cuando me decido a filmar «La otra guerra» tenía que encontrar a los verdaderos testigos del conflicto. Necesitaba entender la complejidad y el contexto, no para contar la verdad acerca de esta guerra, algo que considero que no existe, pero sí para contar historias sobre seres humanos en ella, porque ellos sí existen. En lo personal, «La otra guerra» es más que nada acerca de ellos", afirmó el director a Cineuropa.º

La oportunidad de hablar de ese tema le llegó al cineasta danés de forma circunstancial, y de parte de un verdadero soldado. "Principalmente he aprendido que, en general, la guerra es como la vida: compleja y con matices, y hace años que tomé la decisión de hacer una película sobre la participación del ejército danés en Afganistán. Buscaba otro punto de vista y, finalmente, en 2012 leí un artículo sobre un oficial que decía, antes de ir a Afganistán por segunda vez, que no tenía miedo de morir en la guerra. De lo que tenía más miedo era de ser procesado al volver a casa. ¡Ahí tenía mi historia!", evocó.

"Quería dejar atrás la idea de pros y contras, bien y mal, héroes y villanos. En su lugar, lo que me interesaba eran los matices que hay entre un extremo y otro", señaló el director que volvió a trabajar con Pilou Asaek, a quien se lo vio en "Lucy" y en las series "Games of Throne" y "Los Borgia" . "Claus Pedersen -dijo Lindholm - es ante todo un líder responsable de 135 hombres en la guerra. Esta es la premisa básica de su vida cuando lo conocemos. Esa responsabilidad lo lleva al frente y hace que acompañe a sus hombres en sus patrullas, para respaldarlos y animarlos. Esta es su fortaleza y, a la vez, su debilidad", describió el director.

Aunque no estuvo en la guerra, Lindholm se documentó meticulosamente antes de escribir una línea del guión. "Como en «R» y «El secuestro», «La otra guerra» se basa en un riguroso trabajo de investigación entre los refugiados afganos de la Provincia de Helmand (Dinamarca), los soldados daneses que han estado en Afganistán y sus familiares, el auditor de las Fuerzas Armadas danesas y un abogado que ha representado a varios oficiales en el sistema jurídico danés. Todos ellos han contribuido con su experiencia y han aportado detalles que espero que hayan convertido «La otra guerra» en una película creíble y auténtica", dijo y añadió: "Más allá de las opiniones políticas de cada uno, es importante debatirlo".

La película compitió con otras cuatro películas que también abordan la supervivencia desde distintos puntos de vista. La ganadora resultó la húngara "El hijo de Saúl", aun no estrenada en Rosario, sobre un hombre que en un campo de concentración se empeña en darle a su hijo una sepultura de acuerdo al rito judío, aun a pesar de todas las adversidades. Las restantes, además de "La otra guerra", fueron la colombiana "El abrazo de la serpiente", sobre dos expediciones al Amazonas; "Mustang", un coproducción entre Francia y Turquía y "Theeb" (lobo), de Jordania, acerca de un niño que contra su voluntad buscará hacer justicia.

Director precoz y premiado

Cinco años después de terminar los estudios de cine, el director danés Tobias Lindholm ganó los dos principales premios cinematográficos de su país, el Bodil y el Robert, con su ópera prima, el drama carcelario “R” (2010), así como el galardón del Consejo Nórdico, el más importante de Escandinavia, por el guión de “Submarino” (2010), dirigida por Thomas Vinterberg.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario