Escenario

Mamita Peyote: "Le cantamos a esa sensación de estar vivo"

Eugenia Craviotto Carafa y Charly Bertolín cuentan cómo es "runfla calavera", el segundo CD del grupo. Hoy tocan en Vorterix.

Sábado 05 de Mayo de 2018

Compartieron escenario con bandas como The Wailers, Mimi Maura, Lito Nebbia, Dancing Mood, Onda Vaga, Nonpalidece y Dread Mar I, fueron nominados a los Premios Gardel en 2015 en la categoría mejor álbum de reggae y música urbana y en 2017 se posicionaron entre los 50 artistas más virales en Spotify. Ellos son Mamita Peyote, la banda rosarina que desde el 2011 no para de crecer a nivel nacional e internacional y que esta noche celebran la llegada de su segundo disco, "Runfla Calavera", a partir de las 23, en Teatro Vorterix (Salta 3519).

   Mamita Peyote está liderada por la cantante Eugenia Craviotto Carafa y por Charly Bertolin en guitarra, trombón y ukelele, acompañados por Alejandro Machuca en saxo, Carlos Cubero en bajo, Javier Díaz en trompeta, Patricio Tomassini en teclado y Turu Flores en batería. Entre todos logran un combo festivo, integrando géneros como rocksteady, reggae, soul, ska, swing, cumbia, funk y latin pop. "Hace veinte años atrás no había tanta información como ahora, donde pones YouTube y escuchas lo que querés. La gente ahora no escucha sólo un estilo sino que escucha mucha variedad y Mamita Peyote gusta porque incluye varios géneros musicales. Hoy la gente tiene acceso a gran cantidad de música, desde un reggae o una cumbia o una canción de rock. Me acuerdo cuando yo era adolescente y los heavy y los punks se agarraban a las piñas, por suerte hoy todos escuchan todo y está buenísimo, la gente tiene la cabeza más abierta en lo musical", explicó Charly Bertolín.

   En su primer disco homónimo los peyoteros delinearon el rumbo hacia la diversidad de géneros, eclecticismo que se vio pulido y afianzado en este nuevo material de estudio. "Runfla Calavera" se grabó entre octubre y diciembre del año pasado en Rosario, con la producción musical de Bertolín y Machuca. La grabación, edición y mezcla estuvo a cargo del ingeniero en sonido Carlos Altolaguirre, mientras que los fans del grupo aportaron el financiamiento colectivo anticipando la compra del material. Esta nueva estrategia se llama "crowdfunding" y la banda la puso en práctica a través de la web Panal de Ideas, donde el artista publica cuánto dinero se necesita para llevar a cabo el disco y el usuario aporta online y compra en preventa el material. En el caso de Mamita Peyote se juntaron 166.935 pesos. "Es la que nos toca, somos artistas independientes y así nació el proyecto. Lo militamos a full y lo trabajamos desde un sentido colectivo, el disco fue concebido de esa manera. El primero lo pudimos grabar gracias a que ganamos un concurso del Ministerio de Cultura de la Nación, en el que participaron músicos de todo el país y de 11 mil proyectos quedaron seleccionados cincuenta, entre ellos el nuestro. Para el segundo disco, que venimos preparando hace dos años, apareció esta herramienta novedosa del financiamiento colectivo. Nos tiramos a la pileta porque es raro, la gente es reacia a comprar y poner la plata de manera virtual", aclaró Eugenia.

   Según Charly, gracias a las redes sociales y a plataformas como Spotify y YouTube los artistas tienen más fácil el camino a la hora de difundir su trabajo. "Llegas a lugares que no te imaginabas. En Spotitfy te fijas en las escuchas mensuales y ves detallado los países donde más visitas tenemos y son México, Argentina y Chile", contó Charly. En este sentido, Eugenia agregó que las redes sociales a otros niveles informan y desinforman igualmente, pero que para la autogestión es una herramienta fundamental. "También muestra por género, nos escuchan más hombres que mujeres", agregó Charly.

   Sin embargo, lo que prima en Mamita Peyote es la garra femenina de tener una frontgirl con tanta actitud y potencia vocal, con aires a Mimí Maura o Amy Winehouse. "Una vez que me largué se dio todo natural y es lo que quiero hacer para el resto de mi vida. Desde que nacemos las mujeres tenemos la cuestión de que estamos en un mundo machista y hacemos todo con las reglas que están pre-establecidas. En la dinámica y en el desarrollo de la cuestión musical tuve una banda con la que terminamos porque eran bastante misóginos. En el momento no te das cuenta, pero después me abrí y quise tener mi propio proyecto. La música no le escapa a lo que sucede en el resto del mundo", explicó Eugenia.

   Sensual y festiva, la cantante reconoce que se emociona sobre el escenario y que con cada show va adquiriendo más seguridad. "Algunas cosas las voy aprendiendo sobre la marcha pero después soy como soy, sinceridad absoluta y si subo con cara de culo se me va rápido. A veces estoy cantando y se me pone toda la piel de gallina, pasa algo mágico y por momentos siento una gran conexión entre la banda y el público y eso no se puede ensayar. Somos sinceros, ensayamos la cuestión musical y armamos en detalle los shows, pero lo mágico que sucede en el escenario sale espontáneo, igual que la química con el público", dijo Eugenia.

De runflas y confluencias. Mamita Peyote nació de la confluencia de músicos rosarinos de distintos géneros y trayectoria. Desde el primer momento generaron un estilo propio y en su segundo disco consolidaron lo que antes salió espontáneo. Además, para "Runfla Calavera" contaron con la participación especial de artistas locales e internacionales como la murga uruguaya Agárrate Catalina, Alexis "Falu" Rivera, el percusionista Carlo Seminara, María ngeles Carmona, Igor Cuervo, Gabriel Leto, Renzo Alberat, Jesús Julián Eroles de la Rosario Smowing, Alexis Gambacurta, el cantante Julián Venegas, Bruno Lazzarini, Pablo Casadei de Los Vándalos, Diego Longinotti y el baterista de Inercia Fernando Altolaguirre.

   Se trata de trece temas propios que recorren no sólo diferentes estilos musicales, sino también una forma de ser de la banda. "Runfla Calavera es la síntesis del espíritu del disco, lo sacamos de un poema de Enrique Cadícamo "El farol colorado", que cuenta cómo se vivía el ambiente del primer burdel en la isla Maciel en Buenos Aires (el Farol Colorado 1920-1940). Habla un poco de lo que atraviesa a la humanidad en cuanto a que muchas veces la cagamos nosotros mismos, el hombre es el lobo del hombre y de cómo se está conduciendo la humanidad, porque hay situaciones horribles que el mismo hombre ha generado", detalló Eugenia.

   Los productores musicales Bertolin y Machuca dirigieron cada detalle musical, los cortes y el armado de las canciones en lo que definieron como un gran desafío, al ser tantos músicos, no sólo los invitados sino los que conforman actualmente el grupo. "Fue un gran laburo estar en cada detalle, todo este tiempo estuvimos trabajando para que se note un crecimiento en la banda, nos dedicamos mucho a la pre producción a diferencia del primero que no tiene tanta, donde tocamos en ensayos y después nos metimos a grabar. De esa manera perdimos horas de grabación y de plata, pero en este disco nos compramos una compu y una placa de sonido, grabamos todos los ensayos y fuimos más pulidos y más preparados al estudio", contó Charly.

   La dupla peyotera que cranea las canciones es Craviotto- Bertolin, quienes componen todos los temas y no pueden evitar que los estilos musicales que escuchan se vean reflejados en sus propias canciones. A partir de una frase o melodía, cada uno la comparte con el otro y así surgen las canciones. En su segundo disco hay temas en inglés y francés y se animaron a más con las letras y los mensajes. "El tema "1%" habla del desequilibrio de riqueza en el mundo, ahí era muy claro lo que yo quería trasmitir. "Déjalo fluir" es una canción de amor que tiene un estilo reggae pop, es una historia de seducción y que pase lo que tenga que pasar. En "Noches de luna" no sabemos dónde estamos ni de dónde venimos, pero nos encontramos con el otro. Le cantamos a esa sensación de estar vivo y de "esas noches de luna que no son para desperdiciar". Fue una canción que nació en una gira en la costa, escribimos "hoy me embriaga lo inmenso de estar", esa cosa de sentirse abrumado en momentos mágicos y sobrepasado por el paisaje", detalló Eugenia.

   Según Charly, el tema "Mamá no baila" es un latin rock con una impronta social camuflada, donde para el personaje de la canción "cada cosa que escuchaba era siempre al revés / nunca quiso saber lo que hicieron ayer", y explicó que se refiere al manejo de información de los medios masivos. "Hubo un tiempo en que pasaron muchas cosas muy productivas para el país y el mundo, donde se abría una patria grande y unos líderes muy copados. La canción está dedicada a esa gente que no bailaba", dijo la cantante. Es que bailar tiene algo de pagano, de ritual de liberación y los "peyoteros" lo entienden así. "Diablito" es el corte de difusión, que ya vienen tocando en vivo y en el disco cuenta con la participación de la murga Agarrate Catalina. "En cada show se arma un festín peyotero, el momento más importante para nosotros. En nuestros recitales nos preparamos, tratamos de vestir el lugar de fiesta, que la gente entre y se sienta en otro lugar, como "un umbral a otra dimensión" (guiño al tema "Noches de luna"). También vienen muchas familias y niños", dijo Eugenia. Por su parte, Charly Bertolín aseguró la presencia de algunos de los artistas invitados en el disco, como Jesús Eroles en violín y vientos, Omar Chaya en derbake y Fernando Altolaguirre en diseño y visuales, en lo esta noche promete ser una gran convocatoria de artistas y una fiesta arriba y abajo del escenario.

Recuerdos peyoteros
La dupla y base de Mamita Peyote son la cantante Eugenia Craviotto Carafa y el multi instrumentista Charly Bertolin. Ambos recordaron momentos de la banda, nacida en 2011 en Rosario y que trascendió rápidamente a nivel nacional. "Siempre recuerdo cuando compartimos escenario con The Wailers y cruzarme en el camarín con Aston Barret (el bajista original de Bob Marley). Me llevé la pila de discos y me los firmó todos, ¡Flasheé ese día!", contó Charly. Por su parte, para Eugenia fue muy significativo tocar en el Cosquín Rock en 2017 y estar nominados a los premios Gardel en 2015, los galardones más importantes que se dan a la música en Argentina. "No lo podía creer, sobre todo porque llegamos bien desde abajo y de repente estábamos en esa alfombra roja. Un día sos parte de los Gardel y al otro día estas pegando el afiche de un show. Siempre me pregunto cuándo fue que mi música tuvo esta gran oportunidad de trascender y que se tenga en cuenta nuestro trabajo a nivel nacional. Nos votaron músicos y periodistas y esa fue la primera vez que sentimos que sucedía algo importante. Ya lo veníamos sintiendo porque viene cada vez más gente a las fechas. Pero los premios Gardel fue un gran recuerdo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});