Escenario

Madonna inicia tres días de fiesta por sus 60 años

La Chica Material celebra desde hoy sus seis décadas en la enigmática Medina de Marrakech, junto a unos 50 amigos.

Jueves 16 de Agosto de 2018

Madonna eligió Instagram para anunciar ayer el comienzo de los festejos por los 60 años y que celebra en la misteriosa Medina de Marrakech, fundada por los almorávides en 1070, que fue la capital y en el centro económico-político y cultural de estos nómadas. La foto la muestra vestida con el traje amazigh, el de las antiguas poblaciones bereberes que habitan en Marruecos, dando inicio a los bailes.

"Hoy me pongo una torta en la cabeza... y por otros dos días", dice la leyenda al pie de la imagen, con "emoticones" que invitan a imaginar cantos y bailes en una fiesta exclusiva.

La cantante reunió en la ciudad marroquí a unos 50 amigos, en uno de los lugares más exclusivos de la Medina de Marrakech, un lujoso resort de Vanessa Branson, hermana del magnate del Grupo Virgin, una discográfica de peso, Richard Branson.

La fiesta del cumpleaños de la diva del pop durará tres días. Madonna paseó por la medina marroquí rodeada de guardaespaldas y la policía local. Y pareció casi burlarse de los paparazzi que intentaron tomarle fotos.

Nacida en Bay City, en Michigan, Madonna Louise Veronica Ciccone, nombre real de la artista, a los cinco años sufrió la pérdida de su madre, víctima de un cáncer mamario. Es la cuarta de seis hijos, y desde muy pequeña tuvo ganas de superarse y dejar una huella en el mundo.

Madonna representa el culto a la juventud como pocas artistas lo han hecho, y mientras otras protagonizaron retornos nostálgicos, la Chica Material nunca pasó más de 4 años sin un álbum desde 1983.En tanto, en estas últimas horas, Madonna reveló solo aquello que quiere de los días y las noches en Marruecos, esperando su fiesta central de cumpleaños, que se celebrará hoy.

Antes de soplar las 60 velas del pastel, la estrella pop disfruta de la ciudad ocre. Los perfiles de sus redes sociales dan a conocer sus pasos: de noche, paseo en Bab Laksour, de fondo el imán llama a los fieles a orar; mientras ella pasea a pie en la zona cercana a Riad y espera a los invitados.

El hotel de lujo que la hospeda es un antiguo palacio del centro histórico, transformado en una galería de arte contemporánea de la propietaria, Vanessa Branson.Madonna está en una de las suites: sobre su cama la reina del pop se sirve una bandeja de jugos de frutas y dulces marroquíes. Junto a ella, su inseparable teléfono móvil, también hay cuatro botellas de vino. La incorregible inconformista mezcla lo sagrado y lo profano: el alcohol en la tierra del Islam y el encanto místico de la oración, a dos pasos de la Koutubia, la principal mezquita de la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario