Escenario

Luciano Pereyra hizo vibrar a casi tres mil fans en El Círculo

Un recital con varios géneros.  El cantante presentó su disco “Tu mano” en dos shows. Incluyó, además de los nuevos temas, algunos clásicos de su repertorio.

Lunes 28 de Septiembre de 2015

Luciano Pereyra presentó este fin de semana “Tu mano”, su nuevo disco, en dos shows en El Círculo en los que reunió a cerca de tres mil espectadores. Completó dos horas y media en cada show, con un repertorio de 21 canciones, alternando las nuevas con algunas clásicas.

Con una puesta en escena dinámica y perfectamente coordinada, inició el show con “Seré”. La canción que cuenta la historia de amor prohibido que protagonizan Lali Espósito y Mariano Martínez en “Esperanza mía”, además de estar en el disco, le permite sonar en la tele, lo cual le tracciona y le garantiza convocatoria de mucho público adolescente.

La seguridad encaró la tarea (sin éxito) de hacer sentar a los plateístas que no resistieron el ritmo de cumbia de “Eres mi vida” , donde Luciano demostró que se mueve mucho mejor como futbolista aunque igual se atrevió a bailar para delirio de las fans.

“Prometo que la próxima espera no será tan larga”, dijo saludando a todos los sectores del teatro. Fue el momento de “Enséñame a vivir sin ti” y “Celos”, dos canciones románticas con el apoyo vocal de las bellas coristas Camila y Joanna. Luego sumó su guitarra para “Sin testigos”, un viejo éxito cantado junto con la gente.

Una melancólica dama en su dormitorio interpretaba en el video el drama que iba contando “No puedo”, una balada donde dejó que cante el público y se mostró conmovido y aplaudiéndolo. Con “Quiero que te quedes conmigo”, otra cumbia, subió el ritmo y se acercó a la platea. Estiró el final jugando sensualmente y provocándose con las chicas.

Las canciones no exigían demasiado vuelo musical y, si bien no hubo lucimientos individuales, la banda dirigida por el bajista Darío Pacheco sonó correctísima. Otra balada con clip incluido fue “Si me pudieras ver”, con las propuestas indecentes de las fans, una constante de toda la noche.

El folclore de sus comienzos y Luján, su ciudad natal, significaron disparadores para un breve set con aires criollos. El charango y la quena dieron ese aire al huayno “El elegido”. Antes de “Alma de pueblo”, hizo una pausa para agradecer y rescatar la solidaridad de los clubes de fans con el drama de las inundaciones en Luján.

El violín de Gabriel Caján le puso aire de patio santiagueño a “Chaupi corazón”, chacarera donde las imágenes mostraban una pareja bailando en un fogón. Cerró el bloque folclórico con “Soy un inconciente”.

Después de otro hit, “Y así,así”, que grabó en recordado dueto con Mercedes Sosa, se acercó a recibir regalos, se sacó una selfie y presentó a los músicos. Destacó especialmente a Gerardo Gros, el legendario acordeonista integrante del histórico Cuarteto Imperial.

Transitó un extenso tramo del show sin cantar. Ya sin corbata, después de un tema instrumental, se dedicó a conversar con el público y a leer afiches, carteles y banderas. Allí, la puesta en escena incluyó un sillón donde se sentó Griselda, la espectadora que se llevó el premio mayor:Luciano le cantó cerquita “Mas nada que tú”, la balada con la que cierra el disco.

Recordó momentos difíciles y reconoció ayudas recibidas en el discurso previo a “Tu mano”, una buena canción cuya letra profunda y emotiva está dedicada a esas manos anónimas que lo pusieron de nuevo en los escenarios.

En un triple salto mortal, dio vuelta la página y de las lágrimas pasó al reggaeton “No te puedo olvidar” y cerró con la cumbia “El vestido rojo”, muy solicitada. “Tu dolor”, otra nueva, fue la elegida para el bis, ya nuevamente con corbata después del último cambio de vestuario.

Con una fórmula eficaz, la contundencia del clima romántico, la cercanía, la complicidad y una profunda conexión con la gente, resultan factores determinantes que justifican su creciente popularidad.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS