Escenario

"Los prejuicios te pueden cerrar caminos musicales interesantes"

Kevin Johansen, que toca hoy en el anfiteatro, dijo que compone sin ceñirse a los géneros. El músico y su banda The Nada serán parte del ciclo Anfi 2011 que comienza hoy.

Sábado 29 de Enero de 2011

Kevin Johansen, que inaugura hoy el ciclo Anfi 2011 en el anfiteatro del Parque Urquiza, dijo que siempre trató de “ser lo más original posible desde la canción”. Después de quince años de trabajo, un viaje Buenos Aires-Nueva York-Buenos Aires y cinco discos, se ganó un lugar en la escena musical argentina, con un estilo singular y sin prejuicios por ningún género que obliga a encontrar lo “serio” debajo del humor y las ironías que en algunos casos tienen sus letras.

  La cita será a partir de las 21. El recital de Johansen, en el que el artista hará un repaso por sus mejores temas, será parte de una jornada que incluirá también las actuaciones de Julio Franchi, El Berna y Mauro Digerolamo.

  —¿Después de diez años de trabajo y cinco discos te sentís parte del circuito comercial?

  —Yo diría popular, más que comercial, porque no soy un artista al que le están dando bomba a todo lo que hace. Si bien estoy en Sony, sigo con mi estilo. Creo que es una forma de experimentar. En realidad fueron quince años porque yo empecé con un tropezón que se llamaba Instrucción Cívica en los 80 y si bien tuvimos buena repercusión, estábamos un poco verdes y ya éramos muy desgenerados con esa banda.

  —¿Cómo influyó irte a Nueva York después de esa etapa?

  —Creo que me curtí con el laburo que hice diez años en Nueva York. El disco “The Nada” fue muy importante, pero también fue el resultado de muchos años trabajando en el under, haciéndolo desde abajo y remándola. En 2002 el disco fue editado en España y empezamos a tocar allá. Es como dice Calamaro, las estrellas se alinearon como en una brochette y vino la posibilidad de grabar “Sur o no Sur” en los estudios de León Gieco, que saliera en el disco con “Down With My Baby” y llegar con ese tema al mainstream argentino.

  —¿Cómo llegaste a lo de desgenerado?

  —Siempre hice hincapié en tratar de ser lo más original posible, pero desde la canción. Me siento profundamente cancionista más allá de que algo pueda ser un poco más rockero. La verdad que no siento que haya inventado la pólvora. Quizás cuando lo hacía hace quince años era más raro y ahora es más aceptado porque lo que fue alternativo se volvió mainstream y lo que era mainstream se volvió alternativo. Se dio vuelta la taba.

  —¿Qué lectura hacés del prejuicio que suele haber con la cumbia, un ritmo que vos incluís en tu música?

  —Me parece un poco absurdo porque la cumbia es uno de nuestros primeros folclores. Si uno escucha un poco la historia, se sabe que la cumbia es un ritmo precolombino. Yo respeto mucho los géneros. Y los géneros no tienen la culpa... Hay que tratar de pasar de esos prejuicios porque te cierran el camino a lugares musicales interesantes.

  —¿Fue una ironía del destino que de alguna manera hayas ingresado al mainstream argentino cantando en inglés con “Down With My Baby”?

  —Eso fue una enseñanza para mi prejuicio porque imaginaba que del disco “Sur o no Sur” iban a tener llegada otros temas, pero de repente entró ese como loco, fue el himno al cachondeo en su momento. Pensé que podía no gustar justamente porque estaba en inglés. Esa es un poco la famosa frase de Yusundur que dijo que la música es el primer idioma. Más allá de cualquier idioma, lo que quedó fue la voz, la música.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario