Escenario

Los Pitufos cumplen 60 años con un universo que no deja de crecer

El oscarizado director de "La forma del agua" prepara un largometraje de animación basado en un proyecto que fue la pasión de su vida.

Martes 23 de Octubre de 2018

¿Quién no conoce a Los Pitufos? Esos pequeños seres azules con gorrito blanco que han acompañado la infancia de muchos niños desde hace generaciones cumplen el martes nada menos que 60 años. Y lejos de desaparecer, tienen nuevas aventuras a la vista. Corría el 23 de octubre de 1958 cuando estos hombrecillos salían a la luz, primero como figuras secundarias del cómic belga "Johan et Pirlouit" (traducido en español como "Jano y Pirluit", "Johan y Pirluit", "Juan y Pirulí" o "Juan y Guillermo"). Después, su creador, el belga Pierre Culliford, alias Peyo, les dedicaba una serie propia a sus travesuras y locas aventuras. Hoy, apenas hay un niño en el mundo que no los conozca. Y no sólo en Europa.

"Podemos hablar de la globalización" del universo de Los Pitufos, señala Véronique Culliford, hija de Peyo, que desde su muerte en 1992 se encarga, junto a su madre y hermano, de continuar su obra. Porque no sólo en Europa son populares Los Pitufos, sino también en China, India, Rusia y Latinoamérica. Un éxito que, según sus datos, se traduce en ventas de en torno a 1.000 millones de euros anuales.

Un momento clave en su carrera de éxito en el mundo fue la aparición de la película "La Flauta de los Pitufos" en 1976, a la que siguió en los años 80 una serie de televisión con 270 episodios que ganó varios premios Emmy. Los pequeños duendes desencadenaron entonces una "pitufomanía": bebé pitufo o papá pitufo no faltaban en las habitaciones de ningún niño.

No es sin embargo, una historia de éxito agotada. Una nueva serie de televisión está prevista para 2021, esta vez por computadora y en 3D, como ya se hizo "Los Pitufos en la aldea perdida" , en 2017.

El universo de Los Pitufos sigue así creciendo gracias, entre otras cosas, a la pasión de su inventor, Peyo, que dedicó su vida a la creación de las figuras de cómic. Peyo trabajó incansable hasta su muerte en nuevos dibujos, escenas e historias. En un bosque cerca de Bruselas pidió una vez a sus trabajadores que se tumbaran en el suelo para ver el mundo desde una perspectiva pitufa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario