Escenario

"Los niños necesitan del arte para construir mundos que no existen"

Carla Rodríguez, directora de la puesta del gupo rosarino Vamos que nos Vamos, dijo que "el encuentro con la experiencia estética puede llegar a cambiar la vida de los chicos".

Lunes 22 de Abril de 2019

Vamos que nos Vamos, el grupo rosarino de teatro para la infancia con 18 años de trayectoria, debutó el sábado pasado en Buenos Aires con el espectáculo "Mío (de mí)" y sumará funciones para este sábado, dos funciones en mayo y junio y otras seis en las vacaciones de invierno en el teatro Nün de Buenos Aires. "Podríamos decir que nuestro rol es formar espectadores, generar en el público una confianza en el teatro y en el arte para que luego continúen en sus casas compartiendo cuentos, canciones, juegos con títeres, porque creemos que los niños necesitan del arte", expresó Carla Rodríguez, integrante de la compañía y directora de la pieza, durante una entrevista con Télam.

Y para fundamentar esa actividad, la actriz, profesora de letras, docente, dramaturga y directora de teatro, abundó que "el encuentro con la experiencia estética puede cambiar su vida y construir mundos que no existen, volviéndolos seres más sensibles, más autónomos, capaces de narrar el mundo y su mundo".

Esa impronta parece habitar "Mío (de mí)", propuesta que es versión libre de los cuentos "Pedazo de nube", de Malena Blanco, y "Cositos", de Laura Devetach y es interpretada por Yanina Gaggino y Nicolás Palma, con música original de Javier Collet, en un conjunto que completan Soledad Galván y Laura Carassai.

—¿Por qué los inspiraron esos textos de Blanco y Devetach como insumo para "Mío (de mí)"?

—Elegí estos cuentos porque ambos hablan de cómo algo que aparentemente no es nada puede llegar a serlo todo, de cómo algo amorfo puede cobrar forma, de cómo algo que pareciera no servir para nada tiene tanto sentido para la vida y el universo imaginario de los niñes. Desde dos puntos de vista diferentes, ambos cuentos hablan del lugar simbólico e importante que ocupan el juego y los juguetes en la infancia para la construcción de una subjetividad y una identidad.

—¿Qué otras disciplinas los motivan a la hora de crear sus obras?

—Los títeres (con sus variadas técnicas, sobre todo la de manipulación directa de muñecos y objetos), el teatro de sombras, la danza, la expresión corporal, el canto, la narración de cuentos son disciplinas que desarrollamos permanentemente y que de alguna manera se cruzan para hacer de una obra teatral un lenguaje múltiple e integrado. También fuimos animadoras socio-culturales durante mucho tiempo y esa profesión se cuela en los espectáculos para favorecer la comunicación con el público y generar espacios de participación.

—¿Qué significa "Mío (de mí)" en el tránsito de Vamos que nos Vamos?

—"Mío (de mí)" es la nueva apuesta del grupo. Después de ocho años de temporada ininterrumpida de "Ito.Teatro para bebés", es una forma de proponerles una opción a los bebés que van creciendo y a las familias que están dispuestas a seguir yendo al teatro. Con "Ito" pudimos generar un nuevo público y a ese público hay que alimentarlo. "Mío" es una propuesta para niñes de 3 a 10 años y responde a esta demanda. A su vez, significa crear algo que siga el camino de lo genuino, de una estética que elegimos compartir y que cuida todos los detalles.

—¿Con qué expectativas llegaron por primera vez a la escena de Buenos Aires?

—Estamos muy felices de poder mostrar al público porteño nuestro trabajo. Sabemos que el público que nos sigue y nos conoce es rosarino, pero siempre recibimos consultas de Buenos Aires preguntándonos cuándo estaremos allí y sabemos que nos espera un largo trabajo de posicionamiento a la par que continuamos nuestra temporada local en el Teatro De la Manzana de Rosario con otros espectáculos del grupo.

—¿Qué pueden contar acerca del teatro para infancia que se hace en Rosario?

—En Rosario hay muchas compañías que se dedican especialmente a los títeres, el Colectivo de Titiriteros Rosarinos es muy fuerte y de gran trayectoria. También tenemos una Escuela Municipal de Artes Urbanas que hizo que en los últimos años haya una proliferación de espectáculos circenses, pero son menos las compañías especializadas en el teatro para niñes.

—¿Y cuál consideran que es el rol de ustedes allí?

—Sabemos que sin buscarlo, con "Ito.Teatro para bebés", hemos formado espectadores y ganado la confianza de muchas familias que apuestan ir al teatro. Y tenemos la responsabilidad de seguir brindándoles propuestas de calidad. Con el grupo sostenemos temporadas anuales en el Teatro de la Manzana desde 2011 y presentamos nuestros 10 espectáculos en circulación en instituciones escolares y eventos.

Protagonistas. Nicolás Palma y Yanina Gaggino encabezan el elenco de "Mío (de mí)", de gira porteña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario