Escenario

Los héroes reales de Clint Eastwood

Su último film recrea cómo tres jóvenes evitaron una masacre a manos de un terrorista.

Domingo 11 de Febrero de 2018

El interminable actor y realizador estadounidense Clint Eastwood, en plena actividad aún cuando en mayo próximo cumplirá 88 años, dirigió "15:17 Tren a París", película que llega hoy a las salas locales basada en la historia real de un trío de amigos norteamericanos que redujeron a piñas a un terrorista de nacionalidad marroquí aparentemente relacionado con ISIS que pensaba atentar contra los pasajeros de un tren que viajaba desde Amsterdam a París.

El filme es la 36ª labor detrás de cámara de Eastwood y la tercera película consecutiva en la que lleva al cine la vida de personas "comunes" que asumieron actos considerados extraordinarios o heroicos, tras la bélica "Francotirador" (2014) y "Sully: Hazaña en el Hudson" (2016).

En "15:17 Tren a París", el ganador de cuatro Oscar dio un paso más allá y decidió proponerles a los tres protagonistas verdaderos de la historia, Anthony Sadler, Alek Skarlatos y Spencer Stone, de entre 22 y 23 años durante el acontecimiento, que interpretaran sus propios roles en la cinta.

Eastwood los había conocido poco antes durante uno de los varios homenajes que recibieron en su madre patria, y ellos aprovecharon para entregarle una copia del libro que habían escrito sobre los sucesos que protagonizaron: "15:17 La verdadera historia de un terrorista, un tren y tres héroes americanos".

El hecho que narra "15:17..." ocurrió el 21 de agosto de 2015, cuando los tres amigos, dos de los cuales son militares de carrera (Skarlatos reservista de la Guardia Nacional estadounidense y Spencer militar de la Fuerza Aérea), emprendían un nuevo tramo de su viaje como mochileros por Europa, en este caso rumbo a París.

Lo que sabrían poco después es que un hombre identificado como Ayoub El-Khazzani, de nacionalidad marroquí y de ideología islámica extremista, se encontraba en el baño de uno de los vagones alistándose para atacar al pasaje con una AK-47, una pistola, un cuchillo y un bolso lleno de balas.

Cuando el tren de alta velocidad transitaba por territorio francés, El-Khazzani salió del toilette y fue visto por dos pasajeros que intentaron reducirlo, aunque ambos resultaron heridos, uno de ellos con un grave balazo en la espalda.

Spencer y Skarlatos primero, y Sadler junto con otro pasajero inglés a continuación, se abalanzaron sobre el atacante, lo golpearon y entre todos lo despojaron de sus armas y lograron inmovilizarlo hasta que llegaran las autoridades y la ayuda médica.

Eastwood eligió reconstruir la historia de los tres amigos antes del episodio; "el camino del héroe" que los depositaría en el momento y en el lugar indicados para conseguir salvar la vida de decenas de personas: su infancia en una escuela religiosa en Sacramento, California, su fascinación precoz por la ropa camuflada, las armas y todo lo relacionado con lo militar y un posterior despertar al deseo de servicio al prójimo.

En alguna entrevista a lo largo de su carrera, Eastwood manifestó que le molestaban las lecturas políticas de sus películas y que su intención es siempre entretener y emocionar a su público, aunque resulta muy difícil eludir su mirada republicana de la vida y el rol que sus personajes estadounidenses tienen en el mundo.

Durante una hora de filme, los chicos viajan por Europa, se sacan selfies, van a bailar, toman cerveza en Berlín y comen pizza en Venecia, caminan hasta cansarse; nada especial ocurre en esa búsqueda del efecto de "son-tres-chicos-como-cualquiera".

Eastwood trabaja la idea, en particular en esta última etapa de su carrera, de que toda persona es un héroe en potencia, que el destino puede deparar situaciones difíciles a cualquiera y que los buenos valores, la entrega por el otro y la humildad pueden salir a la luz en el momento menos esperado.

Eastwood recordó haberse sentido aturdido y luego gratificado el 21 de agosto de 2015 cuando escuchó que tres estadounidenses habían frustrado el ataque de un terrorista blandiendo una ametralladora AK-47 en un tren a París lleno de gente.

"Tuve un gran sentido del orgullo. Fue algo grandioso lo que ellos hicieron", recordó Eastwood en diálogo con Usa Today sobre Alek Skarlatos, Spencer Stone y Anthony Sadler, que detuvieron a Ayoub El-Khazzani. "Este tipo tenía un AK-47 y entre 250 y 300 balas, pistolas y cuchillos. Podría haber matado a 300 personas, fácilmente. Entonces pensé que me gustaría conocer a estos muchachos", agregó.

Eastwood conoció a los tres jóvenes, amigos de la infancia que viajaban por Europa juntos, en 2016 luego de presentarlos durante los premios Spike TV Guys Choice por su valentía.

La reunión fue trascendental, no solo porque desencadenó el trabajo de Eastwood en su película centrada en el incidente en tren de alta velocidad, sino también porque el director, de 87 años, también detuvo su proceso de casting para el proyecto y les pidió a los carismáticos estadounidenses que se interpreten a sí mismos a pesar de no tener experiencia en la actuación.

"Lo que pasó por nuestras cabezas fue que esto suponía mucha presión. No queríamos decepcionarnos ni decepcinoar. Se estaba tomando un gran riesgo al hacer esto y por eso lo asumimos como un gran riesgo", dijo Skarlatos que apareció en la temporada 21 de "Dancing With the Stars". "Tampoco queremos arruinar la historia de nuestra vida. Tuvimos un pequeño debate, pero no se puede decir «no» a una oportunidad como esa", explicó.

La increíble carrera de Eastwood, que incluye hitos del cine como "Los imperdonables" (1992), ni se empaña ni se detiene, como lo demuestra su anunciada vuelta a la actuación con "The Mule", un proyecto que también dirigirá en el que interpretará a un anciano narcotraficante de 90 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario