Escenario

Los grandes postergados de la historia de los Oscar

La Academia del cine sigue bajo la lupa. Clásicos del cine y estrellas talentosas y taquilleras pasaron inadvertidas para el galardón más célebre de Hollywood.

Lunes 15 de Febrero de 2016

Las películas y directores que no están entre los nominados a los Oscar que se entregan el domingo 28 de febrero, podrán consolarse con el hecho de que la Academia no siempre estuvo de acuerdo en que grandes estrellas fuesen grandes actores o que algunos clásicos mereciesen mayor atención.

La historia del cine tiene una larga lista de grandes postergados, pero también de hitos del cine que en su día fueron recibidos con frialdad por los miembros de la Academia -hoy con casi 6.000 integrantes-, así como algunos pocos que se llevaron unos honores que la crítica considera que no se merecían.

"Sopa de ganso", de los hermanos Marx (1933), "King Kong" (1933) o "Tiempos modernos" (1936) se cuentan en la lista del Instituto Cinematográfico Americano (AFI) de las 100 mejores películas estadounidenses de todos los tiempos que no tuvieron ninguna nominación.

A su vez, la lista de los actores destacados que nunca prepararon discursos para la ceremonia comienza ya en la edad de oro del cine, con inolvidables malvados cinematográficos como Edward G. Robinson y Peter Lorre, así como John Barrymore y Joseph Cotten y las actrices Myrna Loy o Marilyn Monroe.

Aún vivos y a la espera de su nominación están Mia Farrow, Richard Gere, Scarlett Johansson -que el 3 de marzo estrena "Salve César", de los hermanos Coen-, Jennifer Jason Leigh, Isabella Rossellini, Donald Sutherland y los actores fetiche de los hermanos Coen, John Goodman, John Turturro y Steve Buscemi.

Como contrapartida, entre los premios más polémicos están los que se llevaron en su día Mira Sorvino, Cuba Gooding Jr. y Whoopi Goldberg. Probablemente la mayor metida de pata haya sido el premio a la mejor actriz de reparto que obtuvo Marisa Tomei en 1993 por el film "Mi primo Vinny".

Cuando la actriz ganó la estatuilla por hacer de pícara presumida de Brooklyn, dejando en el camino a actrices como Vanessa Redgrave, incluso se extendió el rumor de que el responsable de anunciar el premio, Jack Palance, se había equivocado al leer el nombre (rumor que luego fue desmentido).

Al menos Redgrave ya tenía un Oscar, por "Julia" (1977). Existe también un nutrido grupo de eternos candidatos muchas veces nominados que nunca se han llevado la estatuilla, como Leonardo DiCaprio, Brad Pitt y Glenn Close. DiCaprio tal vez finalmente obtenga justicia el domingo 28 si el jurado considera que su trabajo en "El renacido" supera a los de Bryan Cranston ("Trumbo"), Matt Damon ("Misión Rescate"), Michael Fassbender ("Steve Jobs") y Eddie Redmayne ("La chica danesa").

Entre los 100 grandes clásicos que según la AFI fueron nominados pero que nunca ganaron están "Qué bello es vivir" (1946), "El halcón maltés" (1941), "La ventana indiscreta" (1954), "Rebelde sin causa" (1955), "Vértigo" (1958), "Easy Rider" (1969) y "Taxi Driver" (1976).

Entre los directores, la ausencia más llamativa es la del maestro del misterio Alfred Hitchcock. Aunque sus films fueron nominados en 16 ocasiones, él sólo lo fue cinco veces como director y nunca ganó.

La Academia intentó compensarlo con un Oscar honorífico en 1965. Y lo mismo ocurrió con Orson Welles ("Ciudadano Kane"), Spike Lee ("Haz lo correcto"), Robert Altman ("Nashville") y Stanley Kubrick ("Nacido para matar"). Lo de Lee es especialmente llamativo ya que a partir de los 80 construyó una cinematografía sólida y crítica, aún con la comunidad negra a la que él pertenece con películas como "Fiebre de amor y locura", "Crooklyn" o "Clockers". Este año fue el primero en lanzar sus reclamos a la Academia por la ausencia de artistas negros entre los nominados.

Martin Scorsese se salvó por poco de seguir el mismo camino. Veintisiete años después de la primera de sus siete nominaciones, finalmente ganó un Oscar por "Los infiltrados" (2007). Desde entonces ha tenido otras dos nominaciones sin conseguir el premio.

Los encargados de entregarle el premio fueron sus compañeros de Hollywood Steven Spielberg, Francis Ford Coppola y George Lucas, que debatieron sobre el escenario acerca de la importancia del Oscar.

"Es mejor dar que recibir", suspiró Lucas, quien pese a las nominaciones por "American Graffiti" y "Star Wars" nunca se llevó una estatuilla. Coppola y Spielberg, que sí han ganado Oscars, disintieron: "¡No, no lo es!".

Este año el relanzamiento de la saga con "El renacer de la Fuerza" se transformó en la tercera película más taquillera de la historia. Aspira a cinco Oscar pero solo en rubros técnicos.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario