Escenario

Los estrenos en pandemia bajo la lupa de escenario

"La red avispa", una maraña de espías y exiliados; "Bajo mi piel morena", el amor, más allá de los prejuicios.

Domingo 28 de Junio de 2020

"La red avispa", una maraña de espías y exiliados

Calificación: ***. Intérpretes: Édgar Ramírez, Penélope Cruz, Gael García Bernal, Wagner Moura, Ana de Armas y Leonardo Sbaraglia. Dirección: Olivier Assayas. Género: Drama. Emisión: Netflix.

“La red avispa” se basa en el libro “Los últimos soldados de la Guerra Fría”, del brasileño Fernando Morais, quien a su vez relata allí el conocido episodio de cinco espías cubanos infiltrados en las filas de dos grupos de compatriotas en el exilio que luchan por la caída del comunismo desde Miami. Esa compleja trama de espías, traidores y supuestos desertores, comenzó a principios de los 90 y terminó casi 25 años después.

   El filme se concentra en sus poco más de dos horas sólo en dos de los hombres que llegan a Miami como pilotos de avión huyendo de Cuba. Una vez establecidos en Miami comienzan a trabajar para las asociaciones anticastristas “Hermanos al Rescate”, que se dedica a sobrevolar el océano en busca de balseros y arrojar panfletos sobre La Habana desde el aire, y luego para la Fundación Nacional Cubano Americana.

   Pronto el filme revela la verdadera identidad de los dos supuestos desertores. Se trata en realidad de los espías que llegan a la ciudad estadounidense para infiltrarse y desarticular los planes de los anticastristas. En el medio de la trama de thriller político se filtran subtramas de dramas domésticos -la revelación de uno de ellos de su verdadero trabajo de espía a su mujer a la que abandonó en Cuba con una niña pequeña y el trauma de la niña por tener un padre “gusano”, y policial, acusaciones de tráfico de drogas a una de las asociaciones.

   A lo largo del filme el director pierde de vista la historia real, con todo su atractivo y su potencial, y deja atrás la adrenalina de la intriga política a favor de los dramas conyugales. A pesar de eso, sobresalen la producción y la actuación de Penélope Cruz, siempre destacada cuando rueda en su idioma.

Por Rodolfo Bella

"Bajo mi piel morena", el amor, más allá de los prejuicios

Calificación: ***. Intérpretes: Morena Yfrán, Maryanne Lettieri, Belén D’Andrea. Dirección: José Campusano. Género: Drama. Emisión: Cine. Ar.

Campusano es un director que mira donde otros no ven, y aquí hay una nueva muestra del concepto de su cine. “Bajo mi piel Morena” retrata la vida de tres mujeres trans que luchan por derribar prejuicios al tiempo que nunca resignan la búsqueda del amor. Morena es el hilo conductor del filme. Sensible, humilde y laburante, es una persona con códigos de amistad y una obrera impecable en la fábrica donde trabaja hace años. Eso sí, tiene que soportar que las chicas de administración le cierren con candando el baño de damas y hasta que un desubicado la acose, aunque por suerte la mayoría de sus compañeros la bancarán a morir. Como si fuera poco, su novio le ocultó que está casado y vuelve a sufrir una nueva desilusión. Claudia, en tanto, es docente en una escuela del conurbano bonaerense y tendrá que ganarse su lugar a codazos, primero contra la directora y después contra una mamá violenta que la denigra en la cara. Myriam eligió vivir de la prostitución, hace la vista gorda con policías desagradables y tiene que parar la olla en la casa de su padre, que no sólo no la invita ni a tomar un café, sino que le pide plata y encima le dice Luisito. La historia tiene una cuarta pata en el derrotero de Marcia, que es una joven que prefiere no tener compromiso con los hombres, pero se da cuenta que los sentimientos reales no se pueden programar. “Bajo mi piel Morena” también cuestiona a la institución matrimonial y pone el foco sobre esas parejas heterosexuales que por querer obedecer a los mandatos sociales encuentran agujeros negros enormes en el vínculo sentimental. En todos los casos, los protagonistas y las protagonistas tienen el fantasma de la soledad, pero también la búsqueda del amor como nave insignia. Porque el amor siempre vence a los prejuicios.

Por Pedro Squillaci

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario