Escenario

Los estrenos en pandemia bajo la lupa de Escenario

"Gauchito Gil", la historia de un santo popular; "La fiesta silenciosa", lo violento en una trama inverosímil.

Domingo 07 de Junio de 2020

"Gauchito Gil", la historia de un santo popular

Calificación: ***. Intérpretes: Roberto Vallejos, Claudio Da Passano y Paula Brasca. Dirección, guión y montaje: Fernando del Castillo. Género: Drama. Emisión: Cine.Ar.

Las devociones populares siempre resultaron atractivas para algunos artistas, especialmente los plásticos. Descontando el respetuoso acercamiento a la fe personal, el Gauchito Gil, la Difunta Correa o San La Muerte fueron algunos de los santos canonizados por los fieles y elevados a la categoría de obra de arte por figuras como Antonio Berni o Marcos López. Con no demasiados antecedentes en el cine -uno de ellos es “Gracias Gauchito”, de Cristian Jure, de 2018-, “Gauchito Gil” suma una historia en gran medida ficcional sobre esta figura originaria de Corrientes y venerada como un justiciero.

   Los pocos datos históricos sobre Antonio Mamerto Gil Núñez no impidieron al director Fernando del Castillo construir un relato técnicamente impecable, con una prolija posproducción y una puesta en escena que no necesitó mucho más que la geografía y algunas buenas actuaciones para resultar atractiva, aun en los tramos en los que se especula sobre su vida privada.

A su regreso de la Guerra de la Triple Alianza, Antonio comprende que esa guerra no era suya y luego de negarse a ser reclutado para otro enfrentamiento, se transforma en desertor y prófugo de la justicia.

El relato con clima de western sobre este personaje, fusiona estratégicamente la trama épica del héroe que elige la libertad sobre la manipulación y aspectos improbables de su vida personal, al tiempo que hace foco en su destino de objeto de una fe que se renueva cada 8 de enero desde hace más de un siglo.

Por Rodolfo Bella

"La fiesta silenciosa", lo violento en una trama inverosímil

Calificación: **. Intérpretes: Jazmín Stuart, Gerardo Romano y Esteban Bigliardi. Dirección: Diego Fried y Federico Finkielstain. Género: Drama. Emisión: Cine Ar.

Una fiesta que se precie de tal es aquella en la que todos se divierten. Bien, en “La fiesta silenciosa” algunos la pasan muy bien, pero es a costa de alguien que la pasa muy mal. Esta es la historia de Laura (Stuart) y Daniel (Bigliardi), una pareja que va a la ricachona quinta de León (Romano, pelado, pero es Romano), el papá de Laura, a celebrar la fiesta de casamiento. Todo ocurre en el día previo al evento, en clima de tensión lógica. El papá es violento, se saca chispas con su tibio yerno y la pareja está más cerca de explotar de rabia que de felicidad. A horas de la boda, Laura quiere tener sexo con Daniel y él no tiene ganas. Ella sale a caminar enojada y se mete en una fiesta silenciosa, donde un grupo de jóvenes bailan música tecno con auriculares. Hasta acá es la parte creíble del filme, pero después todo entrará en el terreno de lo inverosímil. El realizador, por apuntar más a una película de género que a una trama que genere empatía con lo real, encadenó una situación que es, por lo menos, extraña. Laura se vincula con un joven en poco más de una hora y al rato se pierden en un bosque para tener sexo. Pero sucede algo terrible, por obra y gracia de un abusador, que conviene no spoilear. En un giro a lo Tarantino, comienza una espiral de violencia demasiado forzada, donde la justicia por mano propia muestra su peor faceta. Pese a que está bien filmada, aquel error de guión termina desdibujando el filme.

Por Pedro Squillaci

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario