Escenario

Los estrenos de la semana bajo la lupa de Escenario

La cartelera se renueva con "Beautiful boy", "Anoche", y "Los últimos románticos".

Sábado 02 de Febrero de 2019

"Beautiful boy", el infierno tan temido

Calificación: ***. Intérpretes: Timothée Chalamet, Steve Carell, Maura Tierney y Jack Dylan Grazer. Dirección: Felix van Groeningen. Género: Drama. Sala: Del Centro, Hoyts, Showcase y Village.

El tema de las adicciones es uno de los más ríspidos y difíciles de abordar sin herir a quien pueda sentirse involucrado directa o indirectamente. "Beautiful Boy" está basado en las autobiografías de David y Nic Sheff, padre e hijo que enfrentan el imparable consumo de todo tipo de drogas de Nic, un chico que, según se muestra, creció en un contexto de amor y contención, rindió con éxito el ingreso a seis universidades, vivía en una casa acogedora en medio de un bosque, tenía una vida feliz. Pero la metanfetamina arruinó los planes de todos.

   El director belga Felix van Groeningen narra esta historia con flashbacks y una precisa edición que contrasta el pasado con el presente, aunque por momentos subraya lo obvio con una banda sonora cargada de dramatismo. Lo que podría haber sido un exceso, lo salva el trabajo de Timothée Chalamet. El actor, que fue candidato al Oscar por su interpretación en "Llámame por tu nombre", atraviesa todos los matices de un personaje complejo, desde la inocencia inicial hasta la decadencia, pasando por la ira, la traición y sus contradicciones entre desesperados pedidos de ayuda y su negativa a someterse a las terapias de rehabilitación.

Por Rodolfo Bella

"Anoche", punto de descuento
Calificación: ***. Intérpretes: Gimena Accardi, Benjamín Rojas, Valeria Lois, Diego Velázquez y Mirta Busnelli (voz). Dirección: Nicanor Loreti y Paula Manzone. Género: Comedia dramática. Sala: Hoyts.
Convertir una obra teatral en una película es todo un desafío. Y la dupla Loreti-Manzone, que además son pareja en la vida real, supieron llevar a la ficción los conflictos del amor. La trama se dispara cuando Pilar (Accardi) escucha la voz de su madre en el celular (genial Mirta Busnelli), mientras planea ver la tele sola en su departamento y comer pochoclos con dulce de leche. Es sábado a la noche y nada será como parecía. Primero porque llega su novio Marcos (Rojas) en plan romántico y ella está fría como un témpano. Y segundo porque vendrá su hermana Ema (Lois) para contarle el drama que tiene con Juan (Velázquez), su ex marido, que encima también tocará el timbre de ese departamento para que todo se complique de verdad. La película tiene pasajes risueños e invita a pensar cuánta soledad hay en las parejas que dicen estar acompañadas, al punto que llegan a ser desconocidos. La escena del novio que le regala una play a su novia para el aniversario es una metáfora sobre este punto de desencuentro. El filme dura 60 minutos y es recomendable quedarse después de los títulos para espiar los bloopers del rodaje. Para ver y pensar bien al buscar un compañero o compañera de ruta.
Por Pedro Squillaci

“Los últimos románticos”, el dinero es de otro, pero el problema es nuestro
Calificación: **. Intérpretes: Juan Minujín, Néstor Guzzini, Adrián Navarro, Ricardo Couto, Vanesa González. Dirección: Gabriel Drak. Género: Comedia dramática. Salas: Showcase y Village.
Como en “La parte del león”, de Adolfo Aristarain, la vida se complica cuando se encuentra una gran suma de dinero que no es de uno. Pero pasaron más de 40 años de aquella película protagonizada por Julio de Grazia y la historia de qué hacer con un botín, ya vista en varias oportunidades, deja de ser atractiva. Dos amigos incondicionales, el Perro (Minujín) y el Gordo (Guzzini) tratan de sacarle ventaja a las changas que tienen en un pueblito perdido. El Perro anda a los tumbos con la mamá de sus hijos (González) y el Gordo se la pasa nadando en la pileta de un hotel que supuestamente deberían cuidar en etapa de receso de vacaciones. Hasta que un día el Perro se topa con una millonada de euros detrás del botiquín de una casa, cuyos dueños supuestamente se suicidaron. A partir de ahí se suceden algunas idas y vueltas previsibles, que apenas zafan gracias a la buena actuación del nuevo comisario (Couto), que llega para poner orden donde no se conoce esa palabra. Con una búsqueda forzada sobre el final, la película se pierde la posibilidad de tener un cierre ingenioso.
Pedro Squillaci

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});