Escenario

Los estrenos de la semana bajo la lupa de Escenario

Si bien el llamado Nuevo Cine Rumano ya tiene más de una década de vida, el talento de sus directores no para de sorprendernos.

Sábado 05 de Mayo de 2018

"La desaparición", un dolor intenso e invisible

Calificación: ****. Intérpretes: Bogdan Dumitrache, Lulia Lumânare, Constantin Dogioiu, Stefan Raus y Adela Marghidan. Dirección: Constantin Popescu. Género: Drama. Sala: Del Centro.

Si bien el llamado Nuevo Cine Rumano ya tiene más de una década de vida, el talento de sus directores no para de sorprendernos. El año pasado se estrenó en Argentina la excelente "Sieranevada", de Cristi Puiu, y ahora llegó la inquietante y áspera "La desaparición", de Constantin Popescu ("Principles of Life"). El planteo es (o parece) simple: un hombre felizmente casado y de clase media sale a pasear con sus dos hijos a un parque cercano. De pronto, en un segundo y prácticamente delante de sus ojos, su hija de cinco años desaparece como si se la hubiera tragado la tierra. La familia recurre a la policía, el padre vuelve una y otra vez al lugar de los hechos, pero la pequeña no aparece. A partir de ahí, Constantin Popescu construye un drama y un thriller en cámara lenta (la película dura 152 minutos) tan realista como incómodo. Aquí vuelve a estar presente esa cualidad del cine rumano de reflejar la vida cotidiana con una naturalidad asombrosa: la cámara entra a ese hogar que se va desmoronando como si fuera una intrusa, observando a los personajes en cada gesto y detalle. Así aparecen la desorientación, la culpa, las sospechas, la frustración y el impulso de investigar por cuenta propia, en medio de la desconfianza en las instituciones y el desamparo frente a la burocracia y el orden establecido. El final de "La desaparición" tarda en hacer implosión, pero enfrenta al espectador a interrogantes profundos y a sus demonios más oscuros.

Por Carolina Taffoni


"Aterrados", una que mete miedo

Calificación: ***. Intérpretes: Maxi Ghione, Elvira Onetto, Norberto Gonzalo, George Lewis y Agustín Rittano. Dirección: Demián Regna Género: Terror. Salas: Monumental, Hoyts, Showcase y Village.

Si algo bueno tiene "Aterrados" es que cumple con el cometido básico de toda película de terror: asustar. Es que meter miedo en una película de género parece un tema olvidado de muchos directores, que por apostar a lo seguro terminan cayendo en yeites de eficiencia probada y cero sorpresa. Bien, "Aterrados" no sólo asusta sino que su historia, que transita entre lo paranormal, el misterio y el suspenso terrorífico, está preparada para el mercado internacional pero desde una propuesta de neta cepa argentina. La historia de la película, que ya ganó el premio Mórbido en el festival mexicano Mórbido Film Fest y estuvo en la última competencia argentina del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, está ambientada en un barrio del conurbano en el cual suceden cosas extrañas, como objetos que se mueven, voces que salen del más allá y canillas que empiezan a gotear. Pero todo se complica cuando la muerte entra de golpe, despiadada, y sin nada de previo aviso.

A partir de allí habrá científicos paranormales, policías y detectives que intentarán descubrir qué es lo que provoca esos crímenes truculentos. La película incluye escenas realmente aterradoras, que se sostienen por la trama y el in crescendo del suspenso. Un filme que seduce al público de culto y del cine comercial.

Por Pedro Squillaci

"Yo soy simón", la mirada de los otros
Calificación: **. Intérpretes: Nick Robinson, Josh Duhamel, Jennifer Garner,Katherine Langford y Logan Miller. Dirección: Greg Berlanti. Género: Comedia romántica. Salas: Monumental, Showcase, Hoyts y Village.
"Yo soy Simón" es la típica película de búsqueda de identidad sexual, que impacta de lleno en adolescentes. Simón es un joven estudiante de un colegio secundario, con una familia "normal" (debería definirse si existe la normalidad en las familias), pero que guarda en su interior un secreto: es homosexual. Y aunque en los tiempos actuales afortunadamente la diversidad dejó de ser un tema traumático, Simón atraviesa su elección sexual con cierta culpa. En principio muy pocos saben de su tan mentado secreto. Ni sus mejores amigos, ni sus compañeros, ni tampoco sus padres, un tanto estereotipados, sobre todo el papá, en el rol del tipo que siempre deduce que el hijo se la pasa viendo películas porno o buscando chicas para acostarse con ellas. La película transita entre algunos lugares comunes y ciertos guiños de yanquilandia (imaginar aquí cuando alguien le declara el amor a otra persona, lo hace en un estadio de béisbol y todo el público hace "ohhhhh"). Sin embargo, la película se para en el lugar de comedia romántica y le escapa a la comedia dramática, y quizá ahí esté lo mejor de la historia. El secreto de Simón quedará expuesto a partir de un chantaje de un compañero de colegio tras un intercambio de mails con un amigo gay que tampoco revelará su identidad. Hasta el final claro, y comerán perdices.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario