Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

♦ "Bordertown", Injusticia y corrupción. ♦ "Juego macabro", Perverso juego de rol. ♦ "Juego de poder", Hoguera de intereses. ♦ "Gigantes de Valdés", El sur de baja estatura.

Domingo 27 de Enero de 2008

"Bordertown"

Calificación: 3 estrellas. Intérpretes: Jennifer Lopez, Antonio Banderas y Martin Sheen. Dirección: Gregory Nava. Género: drama. Salas: Del Siglo, Monumental, Showcase y Village.

Injusticia y corrupción. El machismo elevado a la potencia de la violación y muerte de las mujeres sin el más mínimo cargo de conciencia, y la mentira de un Tratado de Libre Comercio que sólo sirve para engrosar los bolsillos de empresarios méxiconorteamericanos a costa del trabajo esclavo de cientos de personas (de este lado de la frontera) son los ejes sobre los que transita "Bordertown, ciudad al límite". Y si bien sobre el final la cuestión se hace inverosímil, pese a estar basada en una historia real, la indignación por la injusticia y la corrupción alcanza de lleno al espectador. Pueden menoscabarse las actuaciones de Lopez y Banderas, pero el valor de involucrarse en un tema tabú como lo es la masacre femenina (que alcanza el escalofriante número de cinco mil, sí, cinco mil asesinatos) en Ciudad Juárez sirve de ejemplo entre tanto entretenimiento vil.

O.V.

"Juego macabro"

Calificación: 3 estrellas. Intérpretes: Jude Law y Michael Caine. Dirección: Kenneth Branagh. Género: thriller. Salas: Monumental, Showcase y Village.

Perverso juego de rol. "Juego macabro" es la remake de la versión cinematográfica de una obra teatral titulada "Sleuth". Complicado. Tanto como la trama del thriller de Kenneth Branagh, un actor que, formado a la sombra de William Shakespeare, se dejó tentar por las luces de Hollywood. Su película se esfuerza por convertir el duelo actoral de Michael Caine y Jude Law en cine. Pero fracasa. El juego de falsas apariencias que propone la historia queda sepultado por el talento de la pareja protagónica. Y, al final, todo se reduce a un cambio de roles. Michael Caine, que actuó en el filme original, tiene el papel de su antagonista, Laurence Olivier. Como Jude Law, cuando reemplazó a Michael Caine en "Alfie". Todo cambia para que todo siga igual.

R.L.

"Juego de poder"

Calificación: 3 estrellas. Intérpretes: Tom Hanks, Julia Roberts y P. Seymour Hoffman. Dirección: Mike Nichols. Género: drama. Salas: Monumental, Showcase y Village.

Hoguera de intereses. “Juego de poder” representa la política internacional como una competencia de ingenio de modo que se avanza y retrocede según la estrategia de cada jugador. El juego está a cargo de dos personajes: un senador y una millonaria republicanos. Ella, ex amante del hombre y militante de las causas que considera patrióticas, impulsa al político a repeler desde su puesto en el Congreso y de manera clandestina la invasión a Afganistán por parte de la Unión Soviética. Conclusión: se adiestra y se arman miles de militantes islámicos, quienes expulsan a los soviéticos. Todo es festejo. El casillero “rojo” retrocedió varios puestos. Pero la reflexión final pone en duda la magnitud real de aquel juego y el filme lo hace sin ahorrarse ironías y deja que sobrevuele un humor crítico y saludable, aunque bastante oscuro.

R.B.

"Gigantes de Valdés"

Calificación: 1 estrella. Intérpretes: Federico D'Elía, Miguel Dedovich, Isabel Macedo y Georgina Barbarossa. Dirección: Alex Tossenberger. Género: drama. Salas: Showcase y Village.

El sur de baja estatura. Tomás (D’Elía) es empleado de una multinacional que quiere instalar un edificio cinco estrellas en la península de Valdés, nada menos. Todo se desanda muy lentamente, al ritmo de la vida pueblerina de esa zona sureña. Tossenberger, con experencia documentalista, pretende aportar una mirada ecologista sazonada con la típica batalla de los más débiles contra los poderosos, en este caso el poderoso Morelo, interpretado por un Alfredo Casero lleno de tics que ya no sorprenden. La trama no atrapa porque la película está mal contada, en un guión con baches evidentes. Los diálogos son pobres y sólo se rescatan las tomas de los paisajes de la península y las imágenes de las ballenas, los lobos marinos y los pingüinos. Encima, salvo momentos de Miguel Dedovich, las actuaciones son flojas.

P.S.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario