Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

►"Algo con una mujer": la batalla ganada al patriarcado. ►"Retrato incompleto de la canción infinita": aproximación a un músico esencial.

Domingo 21 de Junio de 2020

“Algo con una mujer”: la batalla ganada al patriarcado

  • Calificación: tres estrellas
  • Intérpretes: María Soldi, Abel Ayala y Manuel Vignau.
  • dirección: Mariano Turek y Luján Loioco.
  • Género: Drama.
  • emisión: Cine. Ar.

Hay varias capas de sentido en "Algo con una mujer", y quizá ese sea uno de los principales atractivos de esta lograda película de los realizadores Mariano Turek y Luján Loioco, que además son pareja en la vida real. La primera referencia que asoma en el filme es la histórica. Es mayo de 1955, cuatro meses antes del derrocamiento de Juan Domingo Perón y Argentina es un hervidero. Hay tensión política, violencia, la fuerza militar esta empoderada y la militancia peronista trabaja en las sombras. En ese contexto aparece Rosa (María Soldi), una costurera que se banca que su marido Paulino (Manuel Vignau) la destrate, que no venga a dormir, que vuelva a su casa cuando se le antoja, y todo porque para él primero está la causa peronista y después todo lo demás. En una noche en la que Paulino se queda jugando al billar en una fiesta y la vuelve a dejar sola, Rosa espía desde una terraza cómo matan a Anzarda, el prestamista del pueblo. Y ve claramante que el asesino es Vargas (Abel Ayala). Ese hecho genera un quiebre en la actitud de Rosa y desde ya en la película. Porque se da cuenta que no puede dejar pasar de largo esa situación y tomará las riendas de este hecho conflictivo para volcarlo a su favor, cueste lo que cueste. La historia está basada en la obra "La Rosa", de Julio César Beltzer. sobre un relato oral que contó Rosa, la mamá de Beltzer. Ese anclaje en la realidad posiciona todavía más a los protagonistas, en un filme que es un fresco de época, sobre todo en lo que respecta al lugar de la mujer, que aparece postergada y con la necesidad imperiosa de casarse y tener hijos como única meta. Por eso es todavía más valiosa esta película: porque Rosa se adelanta a su tiempo y puede ganar su batalla contra el patriarcado.

Por Pedro Squillaci / La Capital

“Retrato incompleto de la canción infinita”: aproximación a un músico esencial

  • Calificación: tres estrellas
  • Intérpretes: Daniel Melero, Diego Tuñón y Gustavo Cerati, entre otros.
  • dirección: Roly Rauwolf.
  • Género: Documental.
  • emisión: Plataforma de streaming de Puentes de Cine.

Daniel Melero es uno de los músicos más innovadores e influyentes del rock argentino: pionero del tecno pop en los años 80 con su ex banda Los Encargados, colaborador de Soda Stereo, solista que buceó en las canciones y en el ambient, y productor discográfico. Su figura siempre se alejó del mainstream y navegó por las aguas independientes, aunque trabajó muy de cerca con músicos populares. Aproximarse a Melero _con ese perfil “de culto”_ no era nada fácil, y por eso el documental “Retrato incompleto de la canción infinita”, dirigido por Roly Rauwolf, es un intento muy interesante. El documental es sinuoso y antojadizo como la carrera del mismo Melero. Aquí no hay cronologías ni testimonios, pero sí muchas imágenes de archivo inéditas (u olvidadas), más el cantante y productor en acción en su lugar preferido: los estudios de grabación. A través del relato de Melero, Roly Rauwolf se detiene en la breve pero jugosa vida de Los Encargados, en su colaboración con Soda Stereo (aunque sólo en el disco “Dynamo”), en su participación en “Oktubre” (el mítico álbum de los Redondos) y en su relación artística con Diego Tuñón, el tecladista de Babasónicos. También pasa brevemente por su adolescencia, aunque con pocos datos, algo que viene a reforzar lo celoso que es Melero de su vida personal. El único aspecto negativo es que, en ciertos pasajes, el director parece quedar entrampado en el discurso conceptual de Melero, que es muy rico en reflexiones y definiciones, sí, pero que ya fue transitado en muchas entrevistas. Después de los títulos no hay que irse porque queda una perlita: un ensayo casero de Los Encargados tocando “Orbitando”, uno de los temas más hermosos del rock argentino de los 80.

Por Carolina Taffoni / La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario