Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

►El nazismo, desde la tragedia a la ironía: "Jojo rabbit". ►Un musical fallido y fuera de tiempo: "Cats.

Sábado 11 de Enero de 2020

►El nazismo, desde la tragedia a la ironía: “Jojo rabbit”

Calificación: 4 estrellas

Intérpretes:: Roman Griffin Davis, Taika Waititi, Scarlett Johansson, Thomasin McKenzie, Sam Rockwell.

dirección: Taika Waititi.

género: Comedia dramática.

salas:: Cinépolis, Cines del Centro y Showcase.

por Pedro Squillaci

Crear una película en la que el mismísimo Hitler sea un amigo imaginario tan facista como imbécil ya es una jugada maestra. Eso hizo Taika Waititi con "Jojo Rabbit" y dio a luz una historia que, más allá de ser divertida, jamás se despega de la feroz crítica hacia el nazismo. Ambientada en el ocaso de la Segunda Guerra Mundial, la película retrata a las fuerzas del Führer en plena decadencia. Para sumar fieles a la causa, se les ocurrirá adoctrinar niños, quienes serán mejores, según su ideología, cuanto más violentos sean. Jojo Betzler (impecable Roman Griffin Davis) tiene tanto fanatismo por la svástica que el que tendría cualquier chico de esta era por un jueguito de la Play. Tanto es así que tiene un amigo imaginario que es Hitler, tan torpe y burdo como fundamentalista, y también extremadamente gracioso (Waititi, el también director del filme). Jojo quiere ser un nazi perfecto, pero cuando le toca matar a un conejo no puede hacerlo. Bullyng mediante le pondrán Jojo Rabbit (de ahí el título del filme) y el chico comenzará a reflexionar sobre su desdemedida pasión. En el medio, y lo más importante, su mamá (Scarlett Johansson, siempre eficiente) es una activa militante de la resistencia y tendrá refugiada de incógnito a una adolescente judía (la bella Thomasin McKenzie), que tendrá un vínculo sensible con Jojo. El filme de Waititi tiene momentos dramáticos y es imposible no asociarla a "La vida es bella", por la lograda mixtura de lo trágico con lo gracioso, sin soslayar la denuncia. Los personajes son entrañables y la historia sensibiliza y divierte. Hay que verla.

►Un musical fallido y fuera de tiempo: "Cats"

Calificación: 1 estrella

Intérpretes:: Francesca Hayward, Judi Dench, Jennifer Hudson.

dirección: Tom Hooper.

género: Musical.

salas:: Showcase, Cinépolis, Hoyts, Nuevo Monumental y Del Centro.

por Carolina Taffoni

Lo único bueno de “Cats” es que al menos estábamos advertidos. La película basada en el famoso musical de Andrew Lloyd Weber tuvo críticas desastrosas en EEUU, y uno ya iba al cine con los ánimos por el piso. ¿Qué falla en “Cats”? Todo. Y es increíble que un estudio gigante como Universal —con los presupuestos y el personal que maneja— no haya tenido los suficientes filtros como para detener este armatoste a tiempo. En primer lugar, resulta inexplicable la elección del musical en sí. Los únicos musicales de Lloyd Weber que resistieron bien el paso del tiempo son “Evita” y “El fantasma de la ópera”. “Cats”, con su mínima trama y sus personajes básicos, quedó anticuado. Sólo se pueden rescatar un par de canciones (y claro que todos se saben el clásico “Memory”). En segundo lugar, la decisión de usar tecnología CGI para transformar a los personajes en gatos casi reales, con pelos y hocicos, resultó un desastre. ¿Buscar realismo en un musical que es puro artificio? Un misterio. Y en tercer lugar, el director. Tom Hooper es un realizador mediocre, más allá de que haya ganado un Oscar por “El discurso del rey” y que algunos hayan aplaudido su soporífera versión de “Los miserables”. Hooper pierde por completo la noción de narración cinematográfica. “Cats” es una sucesión de videoclips saturados de color y emociones impostadas hasta el hartazgo. Hay cuadros musicales con cucarachas bailando, con gatos que pretenden hacer reír por su gordura y otras escenas similares que provocan vergüenza. Grandes actores como Judi Dench y Ian McKellen acá son sólo carne de meme. Y el colmo es que Jennifer Hudson arruina el mismísimo “Memory”, cantando entre sollozos constantes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario