Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

►"Avengers: Endgame", festín de superhéroes. ►"La culpa", el poder de la palabra.

Sábado 27 de Abril de 2019

►"Avengers: Endgame", festín de superhéroes

Calificación: 4 estrellas

Intérpretes: Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth y Scarlett Johansson.

dirección: Anthony y Joe Russo.

Género: Aventuras.

salas: Hoyts, Nuevo Monumental, Showcase y Village.

Por Carolina Taffoni / La Capital

Es bastante molesto tener que aclarar que esta crítica no contiene spoilers. En realidad ninguna crítica necesita de los tan mentados spoilers, y menos en este caso, donde lo mejor es la empatía que generan los personajes más allá de su destino o de la trama.

La llegada de "Avengers: Endgame" no es un estreno más. Es una especie de acontecimiento. Es el final de una saga que empezó en 2008 con "Iron Man" y que se extendió por una década con 20 películas relacionadas entre sí. Es el fenómeno del cine visto como una serie en proporciones gigantes que inventaron los estudios Marvel, un experimento que resultó un éxito millonario y que tuvo el visto bueno de gran parte de la crítica.

La pregunta del momento es si "Avengers: Endgame" está a la altura de las expectativas y de tanta parafernalia publicitaria. Y la respuesta afortunadamente es sí, y ni siquiera los excesos (la película dura tres horas) logran empañar el festejo.

Los directores Joe y Anthony Russo pergeñaron un cierre tan ambicioso como enraizado en la tradición de la saga. Los pilares de la película son los mismos que sostuvieron a todos los filmes del llamado Universo Cinematográfico de Marvel: una combinación muy equilibrada de acción, humor, drama y escenas de batallas épicas. Aquí hay menos escenas de acción pero más interacción entre los personajes, que se lucen más cuando cruzan chistes y comentarios filosos que cuando intentan emocionar desde la seriedad y la nostalgia.

¿Es necesario haber visto todas o la mayoría de las películas de la saga para disfrutar de "Avengers: Endgame"? Y sí. Las referencias al pasado son múltiples, y nadie puede entender el cierre de una historia si no conoce su desarrollo. Es más, la película incluye todo un viaje en el tiempo, un trip nostálgico con guiños a los fans que se extiende demasiado pero que es parte central de la trama.

Todos los superhéroes están invitados a este festín, y reunirlos en una historia coherente (que además debe contemplar la carga individual de los personajes centrales) fue un desafío que los hermanos Russo resolvieron con oficio y astucia. De todas maneras, hay que reconocer que el 90 por ciento del trabajo ya estaba hecho. El gran logro de los estudios Marvel fue hacer que estos personajes nos importaran más allá de sus superpoderes y sus hazañas. La construcción meticulosa de los personajes (además de un trabajo de casting excepcional) es lo que genera esa empatía tan singular con el público. ¿En cuántas películas uno puede ver al público aplaudiendo escenas, festejando, gritando de alegría o llorando sentidamente? En "Avengers: Endgame" eso pasa, y todo junto.

Marvel ya está preparando la "fase cuatro" de su Universo y seguramente habrá más películas exitosas. Ningún final definitivo está a la vista, aunque los últimos minutos de "Endgame" son pura y certera melancolía.



►"La culpa", el poder de la palabra

Calificación: 4 estrellas

Intérpretes: Jakob Cedergren, Jessica Dinnage, Omar Shargawi, Johan Olsen, Jacob Lohmann y Katinka Evers-Jahnsen.

Dirección: Gustav Möller.

Género: Thriller.

salas: Cines del Centro.

Por Rodolfo Bella / La Capital

El director danés Gustav Möller, aún siendo un desconocido, hizo una carrera vertiginosa en la consideración de los festivales. Con “La culpa”, su ópera prima, obtuvo 30 premios internacionales, incluidos los certámenes de Sundance, Rotterdam, Valladolid, Turín, Washington y Zurich, entre otros. Y lo logró con una película que en sólo 85 minutos narra la historia de un secuestro, un crimen y su resolución sin salir del espacio limitado de una oficina de llamados de emergencia y sin otras imágenes que las de ese lugar.

En este thriller enviado para representar a Dinamarca en la última entrega de los Oscar en la categoría mejor película extranjera, además, casi no hay música, cuenta con un minucioso trabajo de cámaras, efectos de sonido, iluminación, fotografía y un guión con apenas los diálogos necesarios y sutiles o a veces abruptos giros en la trama. Los impecables rubros técnicos están al servicio de un único protagonista, Jakob Cedergren.

Cedergren, con una carrera limitada a su país en la que se destaca su colaboración con Thomas Vinterberg, fundador junto a Lars von Trier del famoso Dogma de los 90, interpreta a un oficial del servicio de emergencias de la policía de Copenhague y debe conducir desde su puesto la investigación de un pedido de auxilio. El resto del elenco sugiere los exteriores, las escenografías y las atmósferas sólo con sus voces a través de un teléfono en un ejercicio narrativo que sin ser experimental va a contracorriente de las convenciones. Este recurso ubica a “La culpa” en la línea de “La soga”, de Hitchcock, o “La habitación”, de Abrahamson, pero resulta más austero y más radical y transforma al filme en un trabajo audiovisual poco frecuente que privilegia el poder de sugestión de las palabras sobre las imágenes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});