Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

"Stefan Zweig: adiós a europa", un guerra interior; y "Rascacielos", otro duro de matar.

Sábado 14 de Julio de 2018

"Stefan Zweig: adiós a europa", un guerra interior

Calificación: ****. Intérpretes: Josef Hader, Barbara Sukowa, Tómas Lemarquis, Nahuel Pérez Biscayart, Charly Hübner y Matthias Brandt. Dirección: Maria Schrader. Género: Biopic. Salas: Cines del Centro.

"Cada gesto de resistencia carente de riesgo o impacto no es más que afán de protagonismo". Así responde el protagonista de "Stefan Zweig: adiós a Europa", un biopic que recrea la vida del escritor judío a partir de su exilio forzado por el avance del nazismo. El personaje dice la primera línea en una escena que transcurre durante el Congreso Internacional de Escritores que el PEN Club realizó en Buenos Aires en 1936 en la que escritores de todo el mundo manifestaron públicamente su rechazo, no sólo por el nazismo, sino también por Franco y Mussolini.

Zweig aparece como un intelectual comprometido con su tiempo, pero reticente a manifestarse públicamente, por lo que es criticado por vivir "en su isla" ante su afirmación sobre el sentido de los "gestos de resistencia". La directora, la también actriz Maria Schrader a quien en los 90 se pudo ver en "¿Soy linda?" y "Nadie me quiere", de Doris Dörrie, hace foco en el desarraigo, la nostalgia por la pérdida de un mundo que Zweig consideraba perdido, su vida de nómade entre Brasil y Estados Unidos, todo hecho con delicadeza y con momentos de humor muy bien logrados. Las ideas claras de Schrader, también autora del guión, y la acertada construcción de un personaje protagónico abrumado por la brutalidad del nazismo, dejan en evidencia que el silencio también puede ser una forma íntima de resistencia y rechazo a una tragedia irracional.

Por Rodolfo Bella


"Rascacielos", otro duro de matar

Calificación: ***. Protagonistas: Dwayne Johnson, Neve Campbell, Pablo Schreiber y Noah Taylor. Dirección: Rawson Marshall Thurber. Género: Acción. Salas: Monumental, Showcase, Hoyts y Village.

Para disfrutar mínimamente de "Rascacielos", la nueva película de Dwayne "The Rock" Johnson, hay que pactar con las convenciones básicas del cine de acción de los 80: desde el "Duro de matar" de Bruce Willis, en el mejor de los casos, hasta las películas más pálidas de Stallone de esa década. Ahí está The Rock, una encarnación algo devaluada de Schwarzenegger, solo contra el mundo para salvar a su familia, que está atrapada en el edificio más alto del mundo. Acá no hay vueltas de tuerca (apenas unas traiciones) ni giros forzados para generar misterio. No. Los villanos tienen cara de malos y quedan expuestos desde el principio. Y el personaje de The Rock tiene un pasado y un trauma que lo justifica, algo que es harto evidente en su pierna ortopédica. Es cierto que a "Rascacielos" se le notan mucho las costuras: de hecho la acción transcurre en Hong Kong y suma varios personajes orientales con la clara intención de vender en China. Pero también tiene todos los ingredientes para entretener y empatizar con el protagonista, desde peleas cuerpo a cuerpo hasta saltos imposibles, pasando por demostraciones de coraje y chicos en peligro. Basta con decir que al final de la película la gente aplaude en el cine, un gesto ciertamente extraño en estos tiempos, pero que era muy común en los años 80.

Por Carolina Taffoni






¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});