Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

Comentarios de "Ant-man and the wasp", "invitación de boda" y "Re loca".

Sábado 07 de Julio de 2018

"Ant-man and the wasp", el tamaño es lo de menos

Calificación: ****. Intérpretes: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Douglas, Michael Peña, Walton Goggins y Michelle Pfeiffer. Dirección: Peyton Reed. Género: Aventuras/comedia. Salas: Monumental, Showcase, Hoyts y Village.

En 2015, cuando se estrenó la primera película de Ant-Man, no había muchas expectativas con este pequeño superhéroe. La filmación de aquella película fue bastante accidentada y algunos olían un fracaso. Pero Marvel es (casi) infalible, y su Hombre Hormiga interpretado por un actor de comedia como Paul Rudd resultó un éxito. La secuela, "Ant-Man And The Wasp", carece obviamente de ese impacto de la sorpresa, pero conserva muchas de las virtudes de la original, incluyendo el humor y ese sentido de la liviandad que tanto se agradece en un género (el cine de superhéroes) que muchas veces peca de grandilocuente o solemne. La historia comienza con Ant-Man cumpliendo una condena de dos años de arresto domiciliario (una trama que viene de "Capitán América: Guerra civil"). Pero este "descanso" se termina cuando al científico Hank Pym (Michael Douglas) y su hija Hope van Dyne (Evangeline Lilly), más conocida como la Avispa, lo convocan para una nueva misión: encontrar a la madre de la Avispa (Michelle Pfeiffer), perdida durante décadas en el vacío cuántico. El director Peyton Reed (que también dirigió la primera) vuelve a encontrar un buen equilibrio entre los diálogos con humor y las imaginativas escenas de acción, que por momentos brillan por su originalidad. No hubiesen estado mal algunas escenas más con Pfeiffer, aunque el papel de la heroína está muy bien cubierto con la enérgica Evangeline Lilly.

Por Carolina Taffoni


"invitación de boda", la fiesta inolvidable

Calificación: ***. Intérpretes: Mahmoud More, Mohammad Bakri, Saleh Bakri, Maria Sreik, Samia Shanan, Lama Tatour y Ruba Blal. Dirección: Annmemarie Jacir. Género: Drama. Salas: Cines del Centro.

El conflicto entre palestinos e israelíes vuelve a estar presente en una película, esta vez en una producción entre Palestina y Francia y desde la perspectiva de una familia de origen árabe. El filme es una road movie acotada a los límites de Nazareth durante los preparativos de un casamiento. La tradición indica que el padre de la novia debe repartir personalmente las invitaciones a la boda. Lo hace acompañado por su hijo mayor, un arquitecto que vive en Italia y que vino especialmente.

   En ese deambular, padre e hijo se van pasando viejas facturas familiares, pero también otras heredadas de las diferentes posturas y consecuencias sobre el conflicto, las costumbres conservadoras, el rol de la mujer, la estética y la arquitectura. Por momentos “Invitación de boda” recuerda a “Enemigo interior” o “La novia siria”, dos películas que abordaron el tema de una forma original.

   En este caso el conflicto regional se traslada al padre y al hijo, estalla en un espacio cerrado y se manifiesta con silencios, miradas de desaprobación y palabras o bromas irónicas. Es más lo que no dicen que lo que dicen estos dos personajes, uno a punto de jubilarse y el otro en el pico de su carrera, a cargo de dos actores que llevan con convicción las contradicciones a las que deben enfrentarse para encontrar su propia paz.

Por Rodolfo Bella

“Re loca”, explotar para sanar
Calificación: ***. Intérpretes: Natalia Oreiro, Fernán Mirás, Diego Torres, Gimena Accardi, Hugo Arana, Pilar Gamboa, Radagast. Dirección: Martino Zaidelis. Género: Comedia. Salas: Monumental, Del Centro, Hoyts, Showcase y Village.
Hay momentos en que los límites se corren, y todo va tan para adelante que puede ser peligroso. O muy liberador. Eso le pasa a Pilar, el personaje encarnado por Natalia Oreiro, que un buen día, cansada de que le vaya pésimo con su pareja, con su mejor amiga, con su hermana, con su ex novio y también en el trabajo decide provocar un quiebre en su vida para hacer y decir lo que le sale de las tripas. El plus que tiene esta película, comparada con la original chilena “Sin filtro” (de la cual se adaptó la idea original) y de la reciente versión española encabezada por Maribel Verdú, es que aquí el lenguaje y las expresiones son un tanto más subidos de tono, y por lo tanto generan una empatía directa con el espectador. Para que no queden dudas, en “Re loca” el público se divierte en el cine mientras que con las películas anteriores era muy difícil arrancar una carcajada. Es que aquí, esta joven de casi 40 años que se le vuela la peluca con su marido artista y un jefe incompetente le cae como anillo al dedo a la interpretación de Oreiro, quien no teme putear con todas las letras cuando un camionero le dice “bombón” o trepársele encima a un taxista que la destrata porque le chocó el auto. En plena era de reivindicaciones de género, el filme también sirve para espejar cómo se naturalizan ciertas situaciones de violencia, no sólo de entrecasa y en el marco de una relación de pareja, sino también con el vecino que pone la música a todo volumen a la madrugada o quien insulta en la calle cuando el tránsito está congestionado. Más allá de la voz en alto de una mujer atropellada, el filme de Zaidelis invita a pensar más allá del sexo de la protagonista. Y propone cuánto hay de sanador en decir lo que se siente, pero también cómo hay que ser equilibrado para no lastimar a los seres queridos.
Por Pedro Squillaci

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});