Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

"Amigos de la vida", amigos son los amigos; "Sicario 2", una guerra sin rumbo

Sábado 30 de Junio de 2018

"Amigos de la vida", amigos son los amigos

Calificación: ***. Intérpretes: Andrea Carpenzano, Giuliano Montaldo, Arturo Bruni, Propizio Emanuele y Donatella Finocchiaro. Dirección: Jon Lucas y Scott Moorey. Género: Drama. Salas: Cines del Centro.

"Amigos por la vida" es una historia de redención. Un grupo de jóvenes desorientados y sin trabajo pasa los días vendiendo drogas y enredándose en riñas por el control de su territorio. Uno de ellos, Alessandro, acepta de mala gana acompañar por la tarde a Giorgio, un anciano con Alzheimer.

   Este encuentro es el puntapié de una relación que enfrenta a dos mundos: el del respeto y el diálogo de Giorgio, y el de la indiferencia y los dispositivos electrónicos de Alessandro. Ambos de alguna manera se enriquecen, aprenden el uno del otro y durante las horas que pasan juntos se va tejiendo un vínculo afectivo. Pero un secreto revelado por el anciano lo pone a prueba a él y a sus amigos.

   El director Francesco Bruni, que fue guionista de "El capital humano" de Paolo Virzí, obtuvo dos David de Donatello por su cuarto largometraje. Bruni, también autor del guión, trata con sutileza los vínculos entre el joven protagonista y Giorgio, un hombre que parece desconocer la maldad y que en los momentos de lucidez es capaz de conmover a un chico endurecido por la relación tortuosa con su padre y las malas decisiones. Bruni muestra sin subrayar los efectos de la enfermedad y las relaciones conflictivas entre padres e hijos y cómo los años pueden ser también un capital y no una carga.

Por Rodolfo Bella


"Sicario 2", una guerra sin rumbo

Calificación: **. Intérpretes: Benicio Del Toro, Josh Brolin, Isabela Moner, Jeffrey Donovan y Catherine Keener. Dirección: Stefano Sollima. Género: Policial. Salas: Monumental, Showcase, Hoyts y Village.

Cuando pasó una hora de "Sicario 2" uno se da cuenta por qué el canadiense Dennis Villeneuve, que dirigió la excelente "Sicario" de 2015, decidió no hacerse cargo de esta secuela. La máxima que reza "segundas partes nunca fueron buenas" se amolda bien a este caso. Esta vez el guión vuelve a estar firmado por Taylor Sheridan (el de la candidata al Oscar "Sin nada que perder"), y la dirección corre por cuenta del italiano Stefano Sollima, conocido por dirigir varios episodios de la serie "Gomorra". Es decir, firmas sobraban. Lo que faltó es un argumento sólido para volver sobre los personajes de Josh Brolin y Benicio Del Toro. La película narra nuevamente la guerra clandestina entre el gobierno norteamericano y los carteles de la droga, pero hace foco en el tráfico de personas en la frontera caliente de EEUU y México. En otros planos hay un ataque terrorista, una operación de contrainteligencia y el secuestro de la hija de un capo narco, lo que termina derivando en más de lo mismo: dos fuera de la ley como Matt Graver (Brolin) y Alejandro (Del Toro) operando a sus anchas con cualquier método en nombre de un supuesto bien. El director apela a una brutalidad explícita para maquillar un realismo ausente, porque aquí los personajes no vibran, parecen más bien títeres de un sistema perverso. Y la trama es confusa y superficial, con vueltas de tuerca que sólo se conciben en estas secuelas que nacen con fórceps.

Por Carolina Taffoni

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario