Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

Desde el primer fotograma la película de Guillermo del Toro destila cine en estado puro.

Domingo 25 de Febrero de 2018

"La forma del agua", pura belleza, con o sin copia

Calificación: *****. Intérpretes: Sally Hawkins, Octavia Spencer, Richard Jenkins, Doug Jones, Michael Shannon y Michael Stuhlbarg. Dirección: Guillermo del Toro. Género: Fantasía. Salas: Monumental, Del Centro, Showcase, Village y Hoyts.

Dicen que la película de Guillermo del Toro está copiada de una obra de teatro, también hay otra denuncia de plagio que sostiene que hay una escena similar a "Delicatessen" y además hay un corto holandés cuya idea básica junto a algunas imágenes indudablemente son un calco del multinominado filme del director mexicano. Sin embargo y pese a todo esto, "La forma del agua" es maravillosa de punta a punta. Desde el primer fotograma la película destila cine en estado puro, más allá de que la pureza se mancharía ante un supuesto plagio; pero nada puede evitar que el espectador se meta de lleno en esta historia. Es que a partir del minuto cero se ve la mano del realizador de "El laberinto del fauno" y "El espinazo del diablo", desde su pulso narrativo hasta la trama dramática, mixturada con algo de policial y, claro, un romanticismo mágico y poético. Una mujer muda es empleada en un centro de investigaciones del gobierno estadounidense en plena Guerra Fría. En ese lugar, escondido a la opinión pública, se encuentra un monstruo, cuya imagen remite al clásico "El monstruo de la laguna negra". La película juega con el encuentro de dos seres solos de toda soledad, que encuentran una compañía en medio de un mundo cruel. Es inevitable remitirse a "La Bella y la Bestia" y a "King Kong", por si le faltaban a Del Toro ideas en donde poder inspirarse. Con o sin copyright, verla es imprescindible.

Por Pedro Squillaci


"Llámame por tu nombre", verano del 83

Calificación: ****. Intérpretes: Timothée Chalamet, Armie Hammer, Michael Stuhlbarg, Amira Casar y Esther Garrel. Dirección: Luca Guadagnino. Género: Drama. Salas: Monumental, Del Centro, Showcase y Hoyts.

No es la gran favorita a los próximos Oscar (tiene cuatro nominaciones, incluyendo mejor película), pero "Llámame por tu nombre" va a ser sin dudas una de las películas del año. La historia con guión adaptado por el veterano James Ivory ("La mansión Howard", "Lo que queda del día") y con dirección del italiano Luca Guadagnino ("El amante") narra la iniciación sexual de un adolescente en el verano de 1983, durante unas vacaciones en Italia. Allí está Elio (Timothée Chalamet, justamente nominado al Oscar), un chico de 17 años fascinado por la música y los libros que convive con sus padres, dos intelectuales liberales. Todo transcurre en paz en ese ambiente idílico hasta que llega Oliver (Armie Hammer), un brillante estudiante universitario, para ayudar al padre de Elio en sus trabajos de archivo. Elio está coqueteando con su amiga Marzia, pero de a poco su mirada se centrará en Oliver, y la atracción será mutua. "Llámame por tu nombre" es una historia de amor a la vieja escuela, delicada y realista al mismo tiempo. Lo mejor de la película de Guadagnino es que el deseo y el romance entre los dos hombres fluye con naturalidad. Aquí el acento no está puesto en "lo gay" como algo excepcional (como sucede en "La vida de Adele", ese bodrio aplaudido por muchos), sino que "lo prohibido" y el miedo al rechazo social pasan a un segundo plano, son apenas una sombra a futuro en un presente urgente. Los actores son los grandes aliados del director para transmitir ese deseo que no se puede reprimir: la química entre Chalamet y Hammer es impresionante. También se llevan un aplauso los diálogos de Ivory: hay un monólogo del padre de Elio que uno quisiera guardar en los espacios más valiosos de la memoria.

Por Carolina Taffoni

"Una mujer fantástica", la mirada de los otros

Calificación: ***. Intérpretes: Daniela Vega, Francisco Reyes, Luis Gnecco y Nicolás Saavedra. Dirección: Sebastián Lelio. Género: drama. Salas: Del Centro, Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

La vida de Marina es más o menos como la de una chica corriente. Trabaja como cantante en el bar de un hotel, estudia canto lírico, tiene un novio y una perra. Pero Marina no resulta un chica corriente para la familia de su novio, un empresario textil mayor que Marina, quien es una chica trans. Aunque siempre sobrellevó con estoicismo las miradas, los gestos y las palabras ambiguas dirigidas a su sexualidad, después de determinada circunstancia, el equilibrio de su mundo se desvanece en unas horas.

   El director Sebastián Lelio llevó nuevamente al cine chileno a las primeras planas con esta película que viene de ganar en Berlín y en los Goya y que en marzo competirá por el Oscar a mejor película de habla no inglesa. Lelio, que suele reflejar a mujeres fuertes en sus películas como fue el caso de "Gloria", regresa con un filme sensible y duro al mismo tiempo, que por momentos cede a los clichés de clase y a las escenas de melodrama, pero que tiene una una clara y elogiable intención de mostrar la fortaleza en medio de la adversidad.

   Marina no se embandera en su condición de trans, sino que la vive con naturalidad. El hallazgo de Lelio es lograr que sea la mirada del otro los que delineen conflictos que en realidad ella no tiene, pero que sí parecen consustanciales a un segmento de la sociedad de la que el director muestra varios defectos, el mayor de los cuales es la hipocresía.

Por Rodolfo Bella

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario