Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

No hay nada más estimulante que una película que interpela al espectador y lo incomoda.

Domingo 21 de Enero de 2018

"Tres anuncios por un crimen", sin lugar para los débiles

Calificación: ****. Intérpretes: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell y John Hawkes. Dirección: Martin McDonagh. Género: drama. Salas: Monumental, Del Centro, Showcase, Hoyts y Village.

No hay nada más estimulante que una película que interpela al espectador y lo coloca en un lugar incómodo, donde hay más dudas que certezas. Y así es "Tres anuncios por un crimen", que ya ganó cuatro Globos de Oro y seguramente competirá por los Oscar. La tercera película del director Martin McDonagh ("Escondidos en Brujas") se ubica en un pueblo del sur de EEUU. La protagonista es Mildred Hayes (Frances McDormand), una madre indignada porque la policía no encuentra al asesino de su hija, que fue violada y quemada viva. Como protesta, Mildred alquila tres gigantes carteles publicitarios en una ruta para increpar con mensajes al comisario del pueblo. Y son estos carteles los que van a provocar todo tipo de reacciones en la pequeña comunidad. El enfoque que elige McDonagh es excepcional: su protagonista no se comporta como una víctima, es una antiheroína que está jugada y que va a descargar toda su furia contra la policía y las hipocresías de su entorno. El director conserva la impronta tarantinesca de sus primeras películas y muestra la violencia explícita y latente sin tapujos, mientras sus personajes van revelando capas de contradicciones y traumas. "Tres anuncios..." es un drama profundo y duro, pero no hay golpes bajos ni moralina gracias al humor negro que matiza algunas escenas, en las cuales uno puede soltar una risa liberadora. Las actuaciones se merecen un aplauso aparte. McDormand brilla en un papel a su medida, pero el policía que interpreta Sam Rockwell se roba la película.

Por Carolina Taffoni


"120 pulsaciones por minuto", una lucha vigente

Calificación: ****. Intérpretes: Nahuel Pérez Biscayart, Arnaud Valois, Adèle Haenel, Antoine Reinartz, Ariel Borenstein, Félix Maritaud y Aloïse Sauvage. Dirección: Robin Campillo. Género: Drama. Salas: Cines del Centro.

“Venimos a hablar del sida ya que el Estado no lo hace”, dice en perfecto francés el actor argentino Nahuel Pérez Biscayart en “120 pulsaciones por minuto”, el filme del director franco-marroquí Robin Campillo, ganador del Gran Premio del Jurado y del Fipresci en Cannes, además de elegida por Francia para competir por el Oscar a mejor película extranjera, nominación que se dará a conocer el 23 de enero próximo.

   Ambientada en los 90, trata sobre la batalla (todavía hoy vigente) que libran día a día los portadores de VIH. Fue una década en la que poco y nada se sabía sobre el sida, en la cual el Estado y los laboratorios farmacéuticos no daban ni tenían respuestas, a la par que la enfermedad se expandía y se cobraba víctimas muy jóvenes, consumidos en poco tiempo por el virus.

   Focalizada en el grupo Act Up (colectivo militante formado en 1987), es la historia de Sean (un gran Nahuel Pérez Biscayart) y su pareja Nathan (Arnaud Valois) ambos participantes del colectivo y portadores. La película va y viene de la vida privada a la vida pública de sus protagonistas, detalla aspectos médicos y clínicos de la enfermedad (células T4, candidiasis oral y los efectos secundarios del AZT), y las reuniones que mantenía el grupo ante cada acción a tomar, manifestaciones pacíficas o violentas, escraches a laboratorios y entrega de preservativos en escuelas.

   El director logra un filme sin golpes bajos, un drama por momentos casi documental y con una gran dosis de realismo dada por el manejo de cámara, dando un respiro con poéticas imágenes de noches en discotecas y de los cuerpos desnudos de sus protagonistas. Una historia de amor atravesada por la enfermedad así como también por la libertad y la esperanza.

Por María Noel Do


“Las grietas de jara”, jaque mate a la moral

Calificación: **. Intérpretes: Joaquín Furriel, Oscar Martínez, Soledad Villamil, Sara Sálamo, Santiago Segura. Dirección: Nicolás Gil Lavedra. Género: Drama. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

A Joaquin Furriel le calzan muy bien los personajes de hombre común, trabajador incansable y justiciero eterno. Así lo demostró en “El patrón: radiografía de un crimen”, filme en el que interpretaba a un carnicero harto del abuso de su jefe, por el cual ganó numerosos premios internacionales. Similar es lo que ocurre en el thriller psicológico “Las grietas de Jara”, basado en la novela de Claudia Piñeiro. Allí, Furriel es Pablo Simó, un arquitecto frustrado que debe lidiar con las exigencias de su jefe, sus conflictos matrimoniales y, el tema fundacional de la historia, el acoso de Jara, un psicópata extorsionador que hará lo inimaginable para cobrar un dinero. Mientras una obra en construcción avanza, Furriel irá transitando situaciones que le cambiarán su vida para siempre y que pone en jaque su zona de confort e infelicidad. Con un elenco estelar que incluye a Oscar Martínez, Soledad Villamil, Santiago Segura y Sara Sálamo, este filme despierta intriga a cada minuto, sin embargo, por momentos los diálogos se tornan previsibles, inverosímiles e inconsistentes, lo que hace que el filme decaiga notablemente. De todos modos, lo importante, es la reflexión que deja esta historia acerca de los dilemas morales: “El pez chico siempre defiende al pez grande para tener la ilusión de que va a llegar a ser como él algún día”.

Por Luciana Boglioli


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario