Escenario

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

"Coco": odisea después de la muerte. "Pequeña gran vida": un mundo infeliz. "No dormirás": performance de terror. "Pescador": en busca de su destino.

Domingo 14 de Enero de 2018

"Coco": odisea después de la muerte

Calificacación: 4 estrellas

voces: Gael García Bernal, Benjamin Bratt, Anthony Gonzalez.

Dirección: Lee Unkrich, Adrian Molina.

Género: Animación.

salas: Hoyts, Monumental, Showcase, y Village.

Por Luciana Boglioli / La Capital

El mundo de los muertos nunca se mostró con tanta ternura como en "Coco", la nueva producción de Disney- Pixar ganadora del Globo de Oro al mejor largometraje animado y seguramente nominada al Oscar en el mismo rubro. El filme se sumerge en la centenaria tradición mexicana del Día de los Muertos, en el que el pueblo realiza un altar con las fotos de sus seres queridos para rendirles homenaje y mantener viva su memoria. A partir de este ritual, el pequeño Miguel, el más joven del clan Rivera, descubre un secreto jamás contado que lo hace reforzar su pasión por la música y luchar contra los mandatos familiares para desarrollar su talento artístico. De este modo, Miguel se revela contra su familia y emprende una aventura en solitario en la que conocerá a sus antecesores, quienes se convertirán en grandes maestros y hasta en guías espirituales de su vida para que pueda llegar a la consagración como héroe. Lo cierto es que el película codirigida por el novato Adrián Molina y Lee Unkrich, responsable de "Toy Story 2", "Monsters Inc" y" Buscando a Nemo", y "Toy Story 3", logra fusionar la vida y la muerte de una manera poética, profunda y hasta bella, dejando un aroma esperanzador para los pequeños y grandes espectadores, que hace que valga la pena cada minuto.


"Pequeña gran vida": un mundo infeliz

Calificación: 2 estrellas

Intérpretes: Matt Damon, Christoph Waltz, Hong Chau, Kristen Wiig, Udo Kier y Rolf Lassgård.

Dirección: Alexander Payne.

Género: Comedia dramática.

salas: Del Centro, Monumental, Showcase, Hoyts y Village.

Por Carolina Taffoni / La Capital

A todos los grandes directores les llega su película fallida. Y este es el caso de Alexander Payne con "Pequeña gran vida". El realizador de joyitas como "Las confesiones del Sr. Schmidt" y "Entre copas" pierde el rumbo en esta ambiciosa cruza de ciencia ficción con drama y comedia negra, que Payne pensó como un proyecto para "salir de la zona de confort". El planteo de la película, en principio, es inquietante: con el objetivo de combatir la superpoblación mundial y aliviar los males del planeta, un laboratorio noruego desarrolla un método para reducir al ser humano a 12 centímetros de estatura. Para algunos es una chance para salvar a la humanidad, para otros, en cambio, es la posibilidad de convertirse en millonarios con poco, porque las grandes mansiones, por ejemplo, pasan a ser una simple maqueta para los más "pequeños". Paul Safranek (Matt Damon), un hombre gris y rutinario, y su mujer, deciden achicarse para mejorar su nivel de vida, pero —oh, sorpresa—, no todo era tan rosa como lo pintaban, y resulta que las desigualdades del capitalismo se replicaban hasta en los universos más idílicos. La película está dividida en dos partes: en la primera se describe el proceso de achicamiento y las motivaciones del protagonista. Aquí hay expectativa y cierta tensión por el destino de los personajes. En la segunda parte, en cambio, la historia se vuelve morosa y divagante. La alegoría se va descarrilando lentamente mientras el mensaje se explica y se subraya con un dejo de moralina. Otro punto en contra es que "Pequeña gran vida" no termina de cuajar como comedia negra. Matt Damon es incapaz de hacer reír con un personaje que oscila entre lo patético y lo caricaturesco.


"No dormirás": performance de terror
Calificación: 3 estrellas
Intérpretes: Eva de Dominici, Germán Palacios, Belén Rueda, Eugenia Tobal y Natalia de Molina.
Dirección: Gustavo Hernández.
Género: Thriller/terror.
salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.
Por Rodolfo Montes / La Capital
En un edificio abandonado, un viejo psiquiátrico, sucede casi todo. Lo mejor está ahí, la textura del sitio, su atmósfera, luces, fotografía, ritmo. El suspenso que supone un thriller psicológico -que luego pasa de pleno al género terror- están correctamente diseñados. En el arranque, todo parece funcionar. Luego, un guión algo enrevesado terminará por quitarle envión a la propuesta. Aun -y a pesar- de hallar un final consistente. Gustavo Hernández, director de "No dormirás", consiguió la locación justa, y la ambientó de manera impecable. Se trata de una película "grande" para el director uruguayo que lo anteceden sólo proyectos pequeños en presupuesto, con generosos recursos de posproducción puestos al servicio de una idea noble. La actuación de la española Belén Rueda luce sólida, atractiva, eficaz, y sostiene la película. Eva De Dominicci deja todo en la cancha, va a todas las escenas con lo mejor que tiene, pone el cuerpo, no escatima. Aunque hay algo de la exigencia dramática que en este caso la excede: el terror no fluye tal vez con todos los matices de su lenguaje facial, un requerimiento decisivo para el género. El motor de la narración dramática es el insomnio. La historia plantea la tesis de la falta de sueño prolongada como plataforma posible para una creación artística superior. El método violento que encuentra la directora teatralpara mantener despierto a sus actores tiene formato de sesión de tortura, el "submarino", aterra al espectador. Puede percibirse como una performance actoral en el límite, o como una escena de tormentos en la Esma, en 1976. Un interrogante sobre su verosimilitud inquieta en ese punto a la historia ficcional.

"Pescador": en busca de su destino
Calificación: 3 estrellas
Intérpretes: Darío Grandinetti, Jazmín Esquivel, Emilio Bardi, Juan Grandinetti y Darío Levy.
Dirección: José Glusman.
Género: Policial.
sala: Del Centro, Hoyts, Showcase y Village.
Por Rodolfo Bella / La Capital
Los secretos se esconden mejor en una playa solitaria, con una vida aislada y la comunicación con el mundo reducida solo a la subsistencia. Pero un día ese equilibrio se rompe con la llegada de tres jóvenes que planean abrir un parador en esa playa. Darío Grandinetti interpreta a un pescador hosco, que vive de su trabajo, pero al que pocos conocen realmente. Poco a poco la mujer del trío de chicos emprendedores intenta hacer contacto con el personaje de Grandinetti. Ella es la impulsora del emprendimiento pero también la más crítica y realista cuando ve que el negocio no funciona. Sus dos compañeros de la aventura, a cargo de Juan Grandinetti y Matías Marmorato, la secundan el primero como cocinero del bar y aspirante a novio, y el otro como "socio capitalista" en base a un emprendimiento personal. La soledad y el aislamiento son el marco ideal para esta película de José Glusman que cruza dos personajes -el de Esquivel y el de Grandinetti- unidos por un futuro incierto y preguntas sin respuesta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});