Escenario

Los estrenos de cine bajo la lupa de Escenario

Basada en el best seller de Emma Donoghue, quien tomó el caso de Elizabeth Fritzl, la austríaca liberada en 2008 tras pasar 24 años encerrada y abusada por su padre, “La habitación” se postula como la gran favorita de los Oscar. 

Domingo 24 de Enero de 2016

"La habitación", un haz de luz en el infierno

Calificación: ****. Intérpretes: Brie Larson, Jacob Tremblay, Joan Allen, Sean Bridgers, William H. Macy. Dirección: Lenny Abrahamson. Género: drama. Salas: Del Centro, Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

Aveces la realidad supera a la ficción. Basada en el best seller de Emma Donoghue, quien tomó el caso de Elizabeth Fritzl, la austríaca liberada en 2008 tras pasar 24 años encerrada y abusada por su padre, “La habitación” se postula como la gran favorita de los Oscar. Esta historia escalofriante protagonizada por Brie Larson tiene cuatro nominaciones a los premios de la Academia; a mejor película, mejor director (el dublinés Lenny Abrahamson), a mejor guión adaptado, y a mejor actriz protagónica. El punto de partida del filme surge cuando Joy (Larson) es secuestrada y violada por un hombre y condenada a vivir encerrada, pero en el transcurso de ese pesadilla nace su hijo Jack (Jacob Tremblay). En ese micro universo, se ve la relación madre-hijo de una manera íntima y conmovedora. Pero cuando finalmente logran escaparse -5 años más tarde- ese mundo que Jack jamás conoció empieza a ser real: sabores, sensaciones, la no explicación de hasta dónde llega el cielo, la ignorancia de cómo se sube un escalón. Y acá es vital destacar el trabajo del director que logra penetrar al espectador con un relato estremecedor. Pero el que se lleva todos los aplausos es el pequeño Tremblay, que tendría todas las chances de ganar el Oscar a mejor actor protagónico, si tan sólo hubiese sido nominado. Estamos tan acostumbrados al mundo que “La habitación” es una manera de redescubrirlo, un haz de luz en el infierno de la perversión.

Luciana Boglioli / La Capital

"La última ola", terminó lo que se daba

Calificación: **. Intérpretes: Chloë Grace Moretz, Matthew Zuk, Gabriela Lopez, Nick Robinson y Liev Schreiber. Dirección: J Blakeson. Género: aventuras. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

Ya hubo filmes sobrenaturales con vampiros adolescentes (“Crepúsculo”), distópicos (“Los juegos del hambre”, “Divergente”, “El dador de recuerdos”), posapocalípticos (“Maze Runner”), con zombies (“Mi novio es un zombie”). Ahora es el turno de los extraterrestres. Y otra vez, como en casos anteriores, hay detrás una muy exitosa saga de novelas destinada a ese segmento de lectores. Y como ya ocurrió en sus predecesoras, el amor y la recién descubierta sensualidad ya no encuentran conflictos corrientes, sino que puede surgir en medio de una catástrofe planetaria. Eso esboza “La quinta ola”, basada en el primer volumen de una trilogía escrita por Rick Yancey, y que a poco de ser publicada en 2013 fue incluida en la lista de best sellers del New York Times. Como advierte el final abierto del filme, las otras dos partes de la trilogía literaria -”El mar infinito” y “La última estrella”- podrían entrar pronto en la línea de producción. Las olas del título refieren a estrategia de extraterrestres que lanzan ataques planificados -las “olas”- que acaban, primero, con la energía del mundo, luego azotan el planeta con terremotos y tsunamis, después pandemias y posterior exterminio de los humanos residuales. Pero no contaban con la protagonista, una chica que hará lo imposible por recuperar a su hermanito en peligro y que pasará del amor platónico a un fusil. El filme se concentra en presentar a los personajes, sus circunstancias e intereses, de lo cual resulta un relato simplificado y previsible, aunque entretenido. Habrá que esperar que las próximas entregas hagan avanzar la ola hasta descubrir unos personajes que prometen más de lo que muestran.

Por Rodolfo Bella / La Capital

"Leyenda", imperio de violencia

Calificación: ***. Intérpretes: Tom Hardy, Emily Browning, David Thewlis, Chazz Palminteri y Paul Bettany. Dirección: Brian Helgeland. Género: Thriller. Salas: Monumental, Showcase, Village y Hoyts.

Para los ingleses, Ronnie y Reggie Kray son una verdadera leyenda: dos hermanos gemelos que fundaron su propio imperio en los años 60, cuando dominaban una red mafiosa de juego clandestino y drogas mientras se escudaban en el glamour de ser dueños de varios boliches de moda. Los Kray eran famosos por sus métodos violentos y su falta de escrúpulos, pero también eran queridos y populares en el East End, la parte pobre de Londres, y llegaron a codearse con lo más alto del poder. Al director Brian Helgeland le sobra experiencia como guionista (“Los Angeles al desnudo”, “Río místico”) y eso se nota en “Leyenda”. El realizador narra con intensidad y precisión el ascenso y caída de los Kray, tomando influencias que van desde Martin Scorsese hasta Guy Ritchie, y apelando a una violencia cruda y seca. La película se centra especialmente en las diferencias entre los hermanos y el deterioro de ese vínculo: por un lado está el más seductor y negociador Reggie, y por otro el brutal, ambiguo y desequilibrado Ronnie. Son personajes complejos y oscuros, y el gran gancho de “Leyenda” es que los dos están interpretados por Tom Hardy (“Mad Max: furia en el camino”), que acá termina de demostrar que es uno de los mejores actores de su generación. Lo que le falta a la película es contexto histórico. El submundo delictivo de los Kray transcurría mientras Inglaterra era el centro del universo con el boom de los Beatles, el Mundial del 66 y la revolución de los jóvenes marcando tendencia. Rara vez la película da cuenta de eso. Tampoco profundiza en la realidad política y económica que favoreció el ascenso de los gemelos y después precipitó su caída. Hacia el final, “Leyenda” termina siendo una biopic potente pero demasiado convencional.

Por Carolina Taffoni / La Capital
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario