Escenario

Los estrenos de cine bajo la lupa de Escenario

Los "33", por Carolina Taffoni; "El agente de Cipol", por Rodolfo Bella; "Omar", Luciana Boglioli; "Amadas hermanas", por Pedro Squillaci.

Domingo 30 de Agosto de 2015

Los "33" **

Intérpretes: Antonio Banderas, Rodrigo Santoro, Juliette Binoche, Lou Diamond Phillips y Gabriel Byrne. Dirección: Patricia Riggen. Género: Drama. salas: Monumental, Del Centro, Showcase, Hoyts y Village.

Una historia real fascinante no garantiza de ninguna manera una gran película. Y “Los 33” es un buen ejemplo. Con su elenco internacional de estrellas y sus aires de superproducción, la película que narra la odisea de los 33 mineros que en 2010 quedaron atrapados dos meses bajo tierra en una mina de Chile desperdicia el potencial de un drama que tuvo en vilo al mundo entero. Todo es cuestión de cómo se cuenta. Y ahí está el problema. La directora mexicana Patricia Riggen eligió un tono más cercano a una telenovela que a una producción de Hollywood. Más allá de un esquematismo previsible y ciertas torpezas, la película resulta plana, ilustra la historia tipo “Billiken” y no tiene tensión en la narración ni belleza cinematográfica. Con este planteo, que redunda en conflictos previsibles, las dos horas de metraje se vuelven pesadas. Las caras conocidas del reparto tampoco alcanzan para dar verdadero carácter a los personajes. Antonio Banderas hace lo que puede (que nunca es mucho) en su papel de minero líder, pero se pasa de registro y por momentos cae en la caricatura. Y Juliette Binoche trata de remontar un personaje que le queda definitivamente incómodo. La paradoja es que “Los 33” sólo logra un golpe de emoción al final, cuando los mineros “reales” sonríen en una playa mientras suena de fondo el clásico de Silvio Rodríguez “Al final de este viaje”. Ese pequeño y modesto “clip” tiene más valor que toda la película.

Carolina Taffoni

"El agente de Cipol" ***

Intérpretes: Henry Cavill, Armie Hammer, Alicia Vikander, Elizabeth Debicki y Hugh Grant. Dirección: Guy Ritchie.Género: acción. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

Un inglés rescatando del pasado una serie clásica estadounidense de espías; un estadounidense haciendo de ruso, un inglés haciendo de estadounidense y una polaca como una sofisticada villana italiana, todos en medio de una historia durante la Guerra Fría, y por supuesto, peleando por el control de una bomba atómica. Eso solo ya podría ser un punto de partida de una comedia de enredos. Pero no. Es el elenco de “El agente de Cipol”, dirigida por Guy Ritchie y protagonizada por Henry Cavill, como Napoleon Solo, y Armie Hammer, en el rol de Illya Kuriyaki, y ambientada en su época original, los 60. Ritchie es un maestro de la comedia negra. Mostró su buen tono en “Juegos, trampas y dos armas humeantes”, “Snatch: cerdos y diamantes”, “Revolver” y, sobre todo, en “RocknRolla”. Y volvió a hacerlo más suavizado en sus dos adaptaciones de “Sherlock Holmes”. En esta película también muestra su gusto por las ironías, aunque ahora luce encorsetado y sin el desparpajo de antes. Lo demostró cuando sugirió ambigüedad en la relación entre Holmes y Watson y ahora con Solo y Kuriaki (atención a la escena donde uno rescata al otro con la balada “Che Vuole Questa Musica Stasera?”, de Peppino Gagliardi de fondo, o los dos discutiendo si es de buen gusto combinar un accesorio de Patou con un vestido de Paco Rabanne). Pero lamentablemente no hay mucho más de todo lo bueno de Ritchie, esa muestra de ingenio, gran estilo y una pizca de suciedad al estilo spaghetti western (allí está la música Ennio Morricone con el tema de “Por un puñado de dólares”, otros temas con ADN ritchiniana de Stelvio Cipriani, Roberta Flack, Rita Pavone y Nina Simone que le ponen ritmo a esta precuela donde Ritchie cuenta con mucha acción, prolijidad y un obsesivo diseño de producción el origen del dúo de espías de distintos frentes, pero que trabajan juntos por el bien de la humanidad.

Rodolfo Bella

"Omar" ***

Intérpretes: Hen Adam Bakri, Leem Lubani, Eyad Hourani. Dirección: Hany Abu-Assad. Género: drama. Salas: Del Centro.

La cruda realidad del conflicto palestino-israelí se adueñó del cine con “Omar”, la nueva película del director Hany Abu-Assad (“El paraíso ahora”). El filme se estrenó en 2013 y fue el primer largometraje palestino nominado al Oscar. Además, esta historia que relata amor a través del muro obtuvo, entre otros, el prestigioso premio del Jurado en el Festival de Cannes. Omar es un panadero que pertenece a una brigada de resistencia en la Cisjordania ocupada junto a sus dos amigos Tarek (Eyad Hourani) y Amjad (Samer Bisharat). Tanto Omar como Amjad están enamorados de la hermana de Tarek, Nadia (Leem Lubany), a quien intentarán conquistar en medio del caos. Pero tras el asesinato de un soldado israelí, Omar es acusado de sospechoso y llevado a prisión donde se verá obligado a tomar decisiones que cambiarán el rumbo de su vida. Así, mientras Omar intenta sostener su relación con Nadia, sufre hostilidades que lo harán pensar en quiénes son sus verdaderos enemigos: ¿los policías, el gobierno, sus amigos, su amor por Nadia? Todos son sospechosos en tierras donde el amor no puede vivirse libremente. Torturas, acusaciones y sospechas son los elementos principales que sostienen este drama rodado en las calles de Israel y Cisjordania que mantiene en vilo al espectador durante 90 minutos. Abu-Assad vuelve a exponer un filme duro e intenso que retrata una historia de amor y traición sumergida en las enesmitades históricas de estas zonas orientales donde la realidad golpea fuerte.

Luciana Boglioli

"Amadas hermanas" **

Intérpretes: Hannah Herzsprung, Henriette Confurius, Florian Stetter, Claudia Messner y Anne Schäfer. Dirección: Dominik Graf.  Género: Drama. Sala: Del Centro.

La historia de amor entre el célebre escritor Friedrich Schiller en la Alemania del 1.700 y las hermanas Charlotte y Caroline prometía mucho más en los papeles. Pero, en rigor, la película se va en papeles. Es que todo transcurre más entre las cartas que se envían los tres que entre besos y sábanas, que hubiese sumado pasión al filme de Dominik Graf. La trama, con voces en off excesivas e innecesarias, se torna más lenta de lo que ya es y dilata demasiado la resolución de los conflictos. Todo comienza con la desesperación de una madre que, como era muy común en aquellos años, hace lo imposible para que sus hijas se casen con un hombre de fortuna y los salve a todos de la pobreza. El casamiento pasa a ser un negocio o una inversión a largo plazo. Las hermanas Charlotte y Caroline están fuertemente unidas, incluso hasta juraron un pacto para ratificar ese vínculo. Cuando aparece Schiller, pobre y escritor, y les declara que está enamorado de ambas, ellas deciden compartir esa relación. Pero el nudo dramático no llega a explotar nunca, y sólo las buena fotografía saca a flote la película.

Pedro Squillaci
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario