Escenario

Los estrenos de cine bajo la lupa de Escenario

“Kryptonita” es una película notable dentro del cine argentino. El filme de Nicanor Loretti (“Diablo”, “Socios por accidente”), basado en una novela de Leonardo Oyola.

Domingo 06 de Diciembre de 2015

"Kryptonita" ****

Intérpretes: Diego Capusotto, Diego Cremonesi, Pablo Rago y Nicolás Vázquez. Dirección: Nicanor Loreti. Género: comedia dramática. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

“Kryptonita” es una película notable dentro del cine argentino. El filme de Nicanor Loretti (“Diablo”, “Socios por accidente”), basado en una novela de Leonardo Oyola, se desmarca de los lugares comunes, juguetea con los arquetipos, tiene suspenso, aborda el lado B -el más duro- de la realidad sin bajar línea. Y toda esa proeza viene acompañada de buenos actores y humor, un humor ácido, paródico, en ocasiones absurdo. La trama transcurre en un hospital (“el peor hospital, en el peor barrio y con el peor médico”, dice uno de los personajes).

   A ese lugar ubicado en el llamado conurbano (una palabra que no existe en el diccionario pero que evoca todo un mundo), llega malherido El Nafta Súper (Juan Palomino) mítico personaje de una banda de delincuentes, con fama de Robin Hood y de inmortal (“Yo vi cómo le pusieron un tiro en la cabeza y sobrevivió”). Lo acompañan sus amigos, todos con rasgos de héroes de historieta, con súper poderes y códigos de honor y lealtad. A punta de pistola le exigen al médico que le salve la vida al Nafta Súper. Mientras esperan, vendrán las confesiones y la intimidad de algunos de ellos. Pero también la policía y un desenlace de comic.

   Hace poco el New York Times dijo que los mejores hackers del mundo son argentinos. Su habilidad -sostiene- sería consecuencia de la costumbre criolla de “romper las reglas” y de vivir en un medio donde todo está “atado con alambre” (lo dice así, en castellano). Y estos personajes hacen eso. Intentan sobrevivir como sea, con las herramientas a mano (“Nosotros estamos, existimos, somos reales”). Son del conurbano de Buenos Aires, pero podrían ser de San Isidro, Puerto Madero o Recoleta. A veces, la diferencia parece solo una cuestión de modales.

Por Rodolfo Bella / Escenario

"Krampus" ***

Intérpretes: Adam Scott, Toni Collette, David Koechner y Allison Tolman. Dirección: Gustavo Postiglione. Género: Policial. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

La Navidad en el cine se fue transformando poco a poco. El sentimentalismo de otras épocas dio lugar al humor, y también al terror. O a un poco de cada uno, según propone el director Michael Dougherty en esta fábula que muta en espanto una de las celebraciones más tradicionales. Como disparador de la historia está uno de los niños de la familia, un grupo familiar que -tal vez en lo que ya es un tópico bastante repetido- no se soporta demasiado ni tampoco se respeta.

Ante ese punto de saturación antes los conflictos internos, el niño decide ignorar toda la buena prensa de la que goza esa fecha y no celebrarla. Pero todo tiene un costo. Y ahí es donde la narración que había empezado a dar señales de ironía, transmuta en una persecución donde la muerte le pisa los talones a todos. El encargado de poner orden antes los desajustes de esa familia -sus mezquindades, su desamor- es una deidad sobrenatural, el Krampus del título. El monstruo salido de la imaginería centroeuropea era la pesadilla de la Navidad, con su aspecto demoníaco y su poder de escarmiento.

Por Rodolfo Bella / Escenario

"Secretos de una obsesión" ***

Intérpretes: Nicole Kidman, Chiwetel Ejofor, Julia Roberts. Dirección: Billy Ray. Género: Thriller.  Salas: Del Centro, Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

Y finalmente llegó la edición norteamericana de la ganadora del Oscar “El secreto de sus ojos”. Con Nicole Kidman, Chiwetel Ejofor y Julia Roberts, este thriller resulta ser más sórdido que el argentino aunque no alcanza el nivel del original dirigido por José Campanella. La historia del filme se basa en dos investigadores del FBI, Ray y Jess y la Fiscal Claire, que cuando van a cubrir un asesinato en su distrito, descubren que la adolescente asesinada es la hija de Jess. Esa proximidad entre la víctima y la justiciera hace que la trama se modifique radicalmente. De este modo, la novela de Eduardo Saccheri que fue adaptada por Campanella en 2010, ahora vio su versión norteamericana con un guión y dirección de Billy Ray, que estuvo a cargo de “Los juegos del hambre” y “Capitán Phillips” y, que en este caso, realizó un complejo entramado. Resulta imposible no hacer comparaciones; las miradas entre Ricardo Darín y Soledad Villamil ahora son reemplazadas por las de Ejofor y Kidman, aunque sin generar las mismas chispas que sus antecesores. Otro de los factores que se modificó exponencialmente fue el referido a todo lo que tiene que ver con la idiosincracia argentina; el FBI toma el lugar de la fiscalía y la cancha de beisbol, la de la famosa escena en la cancha de fútbol. Trece años después del crimen, lo que parecía un caso abierto, quizás estaba cerrado. Y aunque resulta un tanto decepcionante ver una película de la cual ya se conoce el final, los condimentos inesperados hacen que valga la pena.

Por Luciana Boglioli / Escenario

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario