Escenario

Los estrenos de cine bajo la lupa de escenario

Comenarios de "Green Book: una amistad sin fronteras", "Tampoco tan grandes" y "Battle angel: la última guerrera".

Sábado 16 de Febrero de 2019

"Green Book: una amistad sin fronteras", elogio de las diferencias

Calificación: ****. Intérpretes: Viggo Mortensen, Mahershala Ali, Linda Cardellini y Sebastian Maniscalco. Dirección: Peter Farrelly. Género: Comedia dramática. Salas: Del Centro, Nuevo Monumental, Hoyts, Showcase y Village.

Aunque tiene cinco nominaciones al Oscar y ya ganó un Globo de Oro a mejor comedia, "Green Book: una amistad sin fronteras" (sí, es horrible ese título que le añadieron en castellano) fue bastante vapuleada por la crítica de EEUU. La nueva película de Peter Farrelly (muy conocido por comedias zarpadas como "Tonto y retonto" y "Loco por Mary") fue tachada de "crowd pleaser" (pensada para satisfacer al espectador) o de ser una reversión racial de "Conduciendo a Miss Daisy". Pero resulta que no. Prejuicios aparte, "Green Book" es una película impecablemente narrada, que fluye sin golpes bajos ni subrayados, más allá de que el relato es bastante previsible. Basada en una pintoresca historia real, la trama repite el esquema de los opuestos complementarios en un formato de road-movie. Los opuestos son Tony Vallelonga (Viggo Mortensen), un guardaespaldas ítaloamericano algo bruto y charlatán, y Don Shirley (Mahershala Ali), un pianista negro virtuoso, refinado y de buenos modales. En 1962, Shirley contrata a Tony para que lo acompañe como chofer en una gira por el sur norteamericano. El pianista necesita a un "duro" que lo defienda en un territorio hostil, donde la discriminación racial manda. Lentamente estos personajes irán empatizando, en un proceso que Farrelly muestra con naturalidad y cierta inocencia, mediante situaciones cotidianas que revelan miserias y prejuicios de un tiempo difícil. Mortensen y Ali (los dos nominados al Oscar) llenan de vida a estos personajes que, golpes incluidos, siempre transmiten la sensación de que se merecen un final feliz.

Por Carolina Taffoni


"Tampoco tan grandes", el viaje menos pensado

Calificación: ***. Intérpretes: Paula Reca, Andrés Ciavaglia; María Canale y Miguel Angel Solá. Dirección: Federico Sosa. Género: Road movie. Sala: Del Centro, Hoyts, Showcase, Village.

El amor y el desamor es un dueto recurrente en el cine y acá vuelve a la carga. Eso sí, este dueto tiene voces atractivas, distintas, por momentos risueñas. Una ex pareja tiene tantas diferencias entre sí, que ella lo agendó en su celular como Nunca Jamás y él a ella como Peligro. No son novios ahora, pero uno está pendiente del otro, se necesitan y se extrañan. Por eso cuando ella tiene que hacer una suerte de viaje iniciático para rescatar una herencia de su padre lo convoca como compañero de ruta. Claro que habrá varias situaciones extrañas, porque ella creía que el padre ya había muerto hace mucho, y ahora se entera que no sólo acaba de morir sino que también tenía un ex marido. La película recorre ese viaje a Mar del Plata y Bariloche con cuatro pasajeros atípicos, porque a Lola (Reca), Teo (Ciavaglia) y Rita (Canale), hermana de Teo en plan rehabilitación de drogas, se les sumará Natalio (Solá), que sigue enamorado de quien partió antes de tiempo en medio de un romance intenso. “Ahora que no estás tengo miedo de envejecer” dirá Natalio en medio de lágrimas por el duelo. El director Federico Sosa apostó a una road movie distendida y profunda. Y ganó un pleno.

Por Pedro Squillaci


“Battle angel: la última guerrera”, Una princesa valiente en un mundo apocalíptico

Calificación: ***. Intérpretes: Rosa Salazar, Christoph Waltz y Jennifer Connelly. Dirección: Robert Rodríguez. Género: Ciencia ficción. Salas: Nuevo Monumental, Showcase y Village.

“Battle Angel” marca la incursión de Robert Rodríguez en un tipo de cine que hasta ahora le resultó ajeno: el del relato logrado casi en su totalidad con imágenes digitales. También es el segundo basado en un cómic luego de “Sin City”. El pulso del director de “Desperado” se puede ver en el ritmo de la narración, el gusto por lo fantástico y los personajes femeninos fuertes de esta historia inspirada en un cómic japonés. Esta vez no se trata de vampiros (“Abierto hasta el amanecer”) o zombies (“Planet terror”), sino de cíborgs.

   Ese es el caso de Alita. Su cabeza y su torso son tirados desde la ciudad flotante de Salem a un basural de Ciudad de Hierro, el único lugar habitado de la Tierra después de una guerra que devastó el planeta hace 300 años. Un médico (Christoph Waltz) especialista en reparar cíborgs, encuentra los restos de Alita (Rosa Salazar) y los restaura.

   Esta distopía es ideal para personajes femeninos poderosos, como los de “Machete Kills”, y el guión de James Cameron incluye un romance. Así, Alita pasa de ser una adolescente vulnerable a una heroína capaz de llorar por amor como de enfrentar a los monstruos más letales para defender a su amado. La omnipresente tecnología de captura de imagen y el diseño de producción hace que los personajes de Waltz y Salazar y sus buenas actuaciones terminen siendo accesorios de una película que en el último minuto promete una segunda entrega.

Por Rodolfo Bella

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario