Escenario

Los Enanitos Verdes se presentaron en el teatro El Círculo

"Estoy parado sobre la muralla que divide..." cantaban los Enanitos Verdes en 1988. Aquella canción se convirtió en un hit que traspasó las fronteras e invadió todas las radios de América latina.

Sábado 01 de Diciembre de 2012

"Estoy parado sobre la muralla que divide..." cantaban los Enanitos Verdes en 1988. Aquella canción se convirtió en un hit que traspasó las fronteras e invadió todas las radios de América latina. Y lo mismo pasó en 1994 con "Lamento boliviano". Ahora, ya con 32 años de carrera, la banda mendocina sigue girando y se encuentra en plena actividad. Esta noche, a las 21.30, se presentará en el teatro El Círculo, Mendoza y Laprida, para mostrar su nuevo disco, "Tic tac", y repasar sus grandes éxitos. Como grupo invitado tocará The Kavanaghs.

"Tic tac" es el disco número 16 en la historia de la banda integrada por Marciano Cantero (bajo y voz), Felipe Staiti (guitarras) y Jota Morelli (batería). En el primer corte, "Besos violentos", se escucha la voz de un invitado inesperado: Cristian Castro. "Estábamos grabando el disco y en un momento nos cruzamos en el mismo estudio con Cristian", recordó Marciano. "Nosotros tenemos años de admiración mutua, enseguida se generó buena onda, y le pregunté si quería cantar en alguna canción. El no lo dudó, me dijo que sí al toque. La canción quedó bárbara. Cristian tiene un registro vocal que está muy bueno para cantar rock", aseguró.

El objetivo del nuevo álbum era conservar el sonido que la banda había logrado en la sala de ensayo. "Es un disco muy honesto y sincero, lo que se escucha es lo que somos realmente, no hay trucos de grabación o sobregrabación", dijo el cantante. "Además algunas canciones tienen un contenido distinto, como «Tic tac», que habla de lo efímero que puede ser todo en la vida, y también hay una despedida para un amigo que se fue. Es un disco que suena muy power, con canciones que tienen cojones", agregó entre risas.

Otro dato de "Tic tac" es que es el primer disco del grupo en el cual participa Jota Morelli, un batero histórico que trabajó, entre muchos otros, con Luis Alberto Spinetta, Fito Páez y Luis Salinas. "Yo me siento feliz como un perro con dos colas por tenerlo a él en la banda", admitió Cantero. "Si no es el mejor baterista del rock nacional le pasa cerquita. Es una especie de héroe musical. Lo conocen en todo el mundo. Imaginate que tocó cinco años con Al Jarreau. Que él toque con nosotros es increíble. En ese sentido estamos en un momento excelente, por cómo suena la banda. Jota le dio un nuevo impulso al grupo", afirmó.

Agenda cargada. La agenda de Los Enanitos en 2012 estuvo llena de actividad. Uno de los puntos altos fue una gira de 47 días por Estados Unidos. "Nuestro público en Estados Unidos es una mezcla de gente de varios países. Hay argentinos, mexicanos, peruanos y colombianos", explicó el líder del grupo. "De todas maneras, como llevamos muchos años tocando, también tenemos un público que es nacido allá. Tenemos una fan, Donna —una americana que vive en San Diego— que si hacemos diez shows en California ella va a los diez recitales. Es muy loco. Otro ejemplo lo viví ayer, cuando mi manager me mandó un mail con una versión en hindi de «Lamento boliviano». Esta carrera tiene esas cosas, aún nos sorprende", reconoció.

La geografía norteamericana no es extraña para Cantero. Desde hace nueve años el cantante vive en Hermosillo, en el norte de México, a 270 kilómetros de la frontera con Estados Unidos. Allí reside con su mujer, una mexicana nacida en esa ciudad, en el desierto de Sonora. "Me encanta vivir allá, pero a la Argentina vengo dos ó tres veces al año, nunca me desconecté del todo", aclaró. "Para nosotros la Argentina sigue siendo especial. Ahora sacamos un disco y el primer lugar donde queremos presentarlo es acá. Nos gusta que acá arranque todo. Por más que viva afuera a mí me siguen gustando el vino tinto y el asado. Que viva en otro lugar es circunstancial", enfatizó.

Si bien la imagen de Los Enanitos Verdes está muy atada a la década del 80, el líder de la banda aseguró que no siente nostalgia por esa época. "Pasaron muchas cosas en los 80, algunas buenas y otras no tanto. Fue un boom que explotó en la Argentina y se disparó a Latinoamérica. De hecho, la visita de bandas argentinas a otros países generó que en esos mismos países le dieran importancia a grupos locales. Eso pasó en México con Maná, por ejemplo", analizó.

Como la mayoría de los músicos de su generación, Marciano Cantero reconoció que le cuesta adaptarse a la era del download, sobre todo cuando no se paga por los discos. "Para muchos compositores eso significó la ruina, o algo parecido. Están las disqueras y todo eso, pero ya no es lo mismo que antes. Nosotros tuvimos la suerte de que la mayor parte de nuestro repertorio salió cuando las disqueras todavía funcionaban. De todas formas, con Los Enanitos siempre fuimos un grupo de tocar en vivo, y los discos son como una excusa para seguir tocando. El proceso de los discos es básicamente el mismo, la diferencia es que ahora hay menos dinero", acotó con una sonrisa.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario