Escenario

"Los años nos hicieron más sabios", afirman Los Brujos

La singular banda regresó a los escenarios con nuevo disco, “Pong!, y la intensidad intacta. “somos una especie en extinción”, dice Gabriel Guerrisi. Hoy tocan en Vorterix.

Sábado 15 de Agosto de 2015

Diez años —desde el 88 al 98— no fueron suficientes. Por eso, el año pasado volvieron a juntarse, tocaron después de 16 años en Ciudad Emergente, editaron un nuevo álbum, "Pong!" (una mezcla de canciones que habían quedado inconclusas, grabado con el desaparecido y ex Babasónicos Gabo Manelli y algunos temas nuevos) y ahora, lanzados de lleno a las rutas argentinas en una gira nacional, actuarán esta noche en Rosario, precisamente en el teatro Vorterix.

Con "Beat Hit", el primer single del disco del regreso, recuperado de ensayos del 98 con Gabo en el bajo, marcaron el inicio de una nueva era que, según el guitarrista y principal letrista de la banda Gabriel Guerrisi, ahora llamado Etna Rocker (ex X Mental), promete ser tan intensa como la anterior.

Desde sus comienzos en 1988, en el sur del Gran Buenos Aires, Los Brujos fueron un grupo que se destacó por tener dos cantantes al frente y un beat psicodélico llevado en la mayoría de sus canciones a un frenético hardcore. La diferencia con otras bandas, sin embargo,la marcaba la estética que rodeaba al grupo en los shows y en sus videos, basado en un vestuario con la marca de la diseñadora de indumentaria Vero Ivaldi. Sus trajes de esqueleto, sus experimentos con caños de PVC, sus faldas de arpillera y aluminio, sus rodilleras robóticas, y además sus portadas y afiches infectados de platillos voladores, aliens y tanto cine clase B, Los Brujos lograron en los 90 marcar un antes y un después en la estética del rock nacional.

"Buscábamos ver y escuchar el grupo de rock que no encontrábamos en otro lado", dice a Escenario Guerrisi, hablando del inicio de Los Brujos. "Así, lo armamos a nuestro gusto; se gestó en fiestas a go go que hacía nuestra cantante por aquellos días, Morticia Flowers, y mientras sucedía el dark de mediados de los 80, nosotros buscábamos la forma de fusionar la música surf con el punk/new wave... pero ojo, también somos admiradores de Gyula Kosice y de aquella escena del DiTella", añade.

El álbum "Fin de semana salvaje" (1992) fue el debut, que tuvo a "Kanishka" como hit de difusión, y contó con la producción de Daniel Melero. Un año después se editó "San Cipriano", también producido por Melero, y del tercer disco, "Guerra de nervios" (1995), participaron Gustavo Cerati y el propio Melero, pero a comienzos del 98 anunciaron oficialmente la separación de la banda. En esta nueva etapa, Los Brujos forman con Etna Rocker (Gabriel Guerrisi) en guitarra, ZPQ (Alejandro Alaci, antes Robo-Yi) en voz, Elle Iluminatti (Ricardo Rúa, antes Mala-Yi) en voz, Huinka (Fabio "Rey" Pastrello) en guitarra y Meeno (Quique Illid) en batería.

—¿Cómo y cuándo surgió la idea de volver a los escenarios?

—La idea surgió hace dos años, al escuchar las cintas de lo que hoy es "Pong!". Inicialmente teníamos la pretensión de mezclarlo y editarlo sin reunir al grupo en el escenario, pero en cuanto nos pusimos a trabajar surgieron canciones nuevas y el robot se fue armando solo. Cuando abrimos los ojos nos encontramos tocando frenéticamente.

EM_DASH¿Y cuáles son las metas en este regreso?

—Hacer más discos, tocar mucho y llevar nuestra música a todos lados.

CÓNICOS. A los viejos disfraces y los cuerpos pintados, las cabezotas halloween, la obsesión cósmica, el esoterismo, ahora les agregaron los sombreros altísimos y cónicos. Esa mezcla de rock y teatralidad los emparenta a los legendarios Residents, al menos en su lado performático. ¿O fue Kiss la primera inspiración? ¿O los Pet Shop Boys? ¿O quizá también el under porteño de los años 80?

"Todos los que nombraste son influencias para nosotros y hay muchísimos más. Somos un grupo conformado por melómanos, así que sabemos muy bien qué hacer, y sobre todo conocemos el terreno para no pisar donde otros pisaron, y cuando aparece un elemento que te suena conocido está puesto con toda intención, no es que no nos dimos cuenta. Nos formamos en lugares y épocas donde el teatro y el rock sucedían en el mismo espacio y muchas veces al mismo tiempo, de ahí también salieron (Diego) Capusotto, (Alfredo) Casero, y Todos Tus Muertos

EN_SPACEPUNCTUATION_SPACEEN_SPACEEM_DASH¿La temprana separación los convirtió en la banda en que muchos pibes querían ver en vivo y que no habían podido? Es decir, ¿se convirtieron en una especie de mito?

—Somos una especie en extinción, el nuestro no es un adn que se pueda encontrar en la misma realidad o tendencia que los demás, somos las únicas personas que podemos descongelar algo semejante. Yo les diría: si te hablaron del grupo y no lo viste porque eras chico, ésta es tu oportunidad, deberías ir a un show, porque no sé cuánto tiempo va a durar esto, con Los Brujos todo se torna apocalíptico, y con urgencia tenemos que decirte las cosas antes que sea tarde.

EN_SPACEPUNCTUATION_SPACEEN_SPACEEM_DASHPasaron muchos años de la separación de Los Brujos, ¿cuál es esa urgencia nueva en las letras, cuál es el relato de estos tiempos de la banda?

—Sería "Pong!", que es un disco que cuenta con más capas de entendimiento, en cuanto a las letras y la música también; tiene muchos guiños, juegos y hasta un sentido reflexivo pero no invasivo. A nosotros nos gusta el misterio, ya lo habíamos hecho en otros discos, pero en este se profundizó más esa dirección. En la canción "Rolling Stone" por ejemplo, una de las lecturas de "te estás portando como un Rolling Stone" puede ser aplicada a la persona que tenés al lado, a un taxista, a un político, a un estudiante, pero también parte de la letra está inspirada en el momento en que muere Pappo y alguien se mete en su sala y le roba las guitarras, o sea el músico que ante su muerte es despojado, muy probablemente por gente conocida, habla del burro que persigue la zanahoria también y más... pero no hay que revelar todo, claro.

—Cambiaron muchas cosas desde que se separaron, ¿en qué varió la estética de los shows de los Brujos?

—No somos tan atropellados como antes. Los años nos hicieron más sabios, además en la periferia más cercana del grupo actúan agentes de igual importancia que los músicos. Vero Ivaldi, Rafael Cippolini, Superestudio, intervienen nuestras ideas de modo que podamos llevar a cabo nuestro plan, que siempre fue el mismo: llevar a las personas a lapsos mentales, físicos e intelectuales corridos de la realidad más mundana, para que logren un punto de vista extra. Ese lugar puede generar relajación, cambio y placer. Muchas personas se despiertan y piensan: "Anoche soñé que viajaba en el tiempo", pero no se detienen a reflexionar; en cambio otras se quedan pensando: "¿En qué dimensión estuve?".

EL REGRESO. El recital de 2014 en Ciudad Emergente, en la Recoleta porteña, significó el primer paso de la vuelta. Una hora donde el quinteto de frailes oscuros y caóticos y de interminables sombreros cónicos recordaron viejos temas, adelantaron algunos de lo que más tarde formarían parte de "Pong!" y también dejaron con las ganas a la monada de escuchar clásicos como "Kanishka" y "La bomba musical". Hubo bastante pogo, cambio de vestuario, pantallas de smartphones relucientes y desenfreno de chicos demasiado siglo XXI. Por Youtube se puede ver.

—Parece que estaban los viejos fans y los nuevos pibes en el pogo, ¿no?

—¡Sí, sí! Eran generaciones interactuando en total empatía... Los Brujos es un grupo ideal para convidar. Ese fue nuestro primer show en 16 años, y para nosotros fue muy muy emocionante, y lo mejor fue salir al escenario y ver cuatro mil personas sonriendo. Terminó el show y seguían sonriendo... creí que fue una suerte de transmutación para todos, después fuimos a Mendoza y pasó exactamente lo mismo.

—¿Qué te gusta hoy del rock argentino? ¿Y qué es lo que menos te gusta?

—Me gustan las bandas y músicos que quieren y pueden, es decir, hay acceso inmediato a mucha información y eso es formación. Lo que no me gusta es ver que tanto caudal los abrume y se pongan apáticos. Eso con respecto a los nuevos. Las bandas que dominan el mercadeo ¡me secan!

—¿Qué diferencia a "Pong!" de los viejos discos?

—No mucho; sentimos que es una sucesión bastante coherente en la discografía, porque sin "Pong!" quedaba inconclusa la historia, y a la vez es el puente hacia una nueva etapa igual de intensa que las anteriores.

EN_SPACEPUNCTUATION_SPACEEN_SPACEEM_DASHEn "Pong!" hay un tema dedicado a Gabo Manelli, aunque no haga referencia a él, ¿qué fue Gabo para el grupo, a pesar de haberse ido temprano de Los Brujos?

—El tema se llama así porque él fue parte en la composición y para marcarlo en la cinta le pusimos Gabo. Con el tiempo nunca tuvo otro nombre y se nos hizo natural llamarlo así, y las veces que quisimos cambiarle el nombre no nos cuadraba. Es cierto, no habla sobre él, y creo que Gabo, por otro lado, fue un amigo muy cercano, y nuestra relación comenzó previa a tocar instrumentos, nos conocíamos de chico, y también estoy seguro de que estuvo presente en todos los discos de Los Brujos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario