Escenario

Lola Ponce se despega de las fiestas de Berlusconi: "No manchen mi nombre"

La cantante de Capital Bermúdez, enojada porque la vincularon a las fiestas de Berlusconi, dice haber actuado para él como lo hicieron Madonna y Pavarotti. Con un próximo show en Broadway, cuenta por qué nunca le hicieron una propuesta indecente: “sos señora o no lo sos”.

Lunes 29 de Junio de 2009

A la chica lo que mejor le sale es cumplir sueños. Desde hace un tiempo que cobra buenas divisas por hacer lo que más le gusta, y tan bien le va con su vocación que se consagró como la primera extranjera en ganar en San Remo, uno de los festivales de la canción más importantes de Europa. Pero antes hubo actuaciones estelares en obras musicales, discos, alfombras rojas y hasta “cuchicheos” íntimos con estrellas del calibre de George Clooney y Brad Pitt. Precisamente, esa costumbre de codearse con las personalidades más encumbradas del mundo llevó a Lola Ponce a inmiscuirse en las crónicas rosas que para estas horas suelen escribirse a destajo sobre el primer ministro italiano, Silvio Berluconi. Algo que lejos de complacerla, hace aflorar su costado menos amable.

“Todo este revuelo se armó gracias a una periodista argentina que es corresponsal en Italia. La única persona que me atacó de esa manera fue una compatriota. Cuando me enteré de la información dije: ‘Pucha, es argentina como yo. En vez de elogiarme dice una mentira como ésta’. Habló de tres mujeres argentinas que participaron de fiestas en la mansión de Berlusconi. Es una ridiculez. Como he cantado para él también lo he hecho para otros mandatarios. Seguramente esta periodista buscaba más repercusión incluyendo algún nombre famoso en la nota y la argentina más famosa en Italia soy yo”, dispara.

–¿Pero por qué se la vinculó al escándalo?

–Porque una persona me nombra en Italia, pero lo hace precisamente por mi seriedad. Desde Andrea Bocelli hasta Pavarotti y Madonna han pasado por la mansión de Berlusconi. Todos artistas de prestigio como yo. Gracias a Dios no necesito de estas cosas porque vivo de mi trabajo, pero es tremendo que toquen tu nombre cuando es intachable. No voy a dejar que nadie más manche mi nombre.

–¿Tiene algún tipo de relación con Berlusconi?

–Toqué para él en su mansión y me sentí más que honrada porque lo considero una persona increíble. Personalidades gigantes del mundo y de la política han pasado por su mansión y los artistas más importantes del mundo han cantado para él. A mí no me gustó para nada que hayan insinuado que participé de sus fiestas. Si hay un nombre que no se puede manchar es el mío.
Que las últimas noticias sobre su persona indefectiblemente hablen de un supuesto affaire con “Il cavaliere” no evocan alegría en Lola. Sin embargo, otra novedad de última hora vuelve a instalar en su rostro una sonrisa solar.

–¿Es verdad que se va para Broadway?

–Lo de Broadway es cumplir otro sueño. Es un proyecto que no estaba en mis planes, una sorpresa que te da la vida. Harvey Weinstein, el famoso productor estadounidense, me vio una noche cantar tangos en Roma y me dijo: “Lola, Broadway es tu próximo paso”. Así nació la posibilidad de armar un show a mi medida, de hacer el show de Lola. En julio estoy viajando para allá para cerrar los detalles y lo voy a hacer con la misma fuerza que tuve cuando fui a mi primera audición hace 7 años en España.

–¿Qué cambió de aquella primera audición hasta ahora?

–Nada. Mis valores son siempre los mismos. Soy la misma chica que creció en Capitán Bermúdez. Quizás el tiempo me dio la posibilidad de volverme más humana porque la meta real de mi trabajo es ayudar a los demás.

–¿Se va a aburrir algún día de cumplir sus sueños?

–En realidad lo que mejor hago es vivir la vida. Vivir cada momento como si fuera el último y darle un valor único a cada cosa que me pasa, sea en el plano artístico o en el personal. Y gracias a respetar así la vida es que la vida me está cumpliendo todos los sueños.

–Su último disco se llama “Desnuda”. ¿Hizo alguna vez uno?

–Nunca. Tengo una relación increíble con mi cuerpo, pero no es un punto de arribo para mí mostrarlo. Estoy detrás de otras cosas.

–Usted se rodea de hombres ricos, bellos y famosos. ¿Ninguno se le insinuó nunca?

–No me lo vas a creer, pero cuando una mujer tiene cierta personalidad no necesita aclarar nada. Si un hombre se permite halagarte es porque la mujer le dio el espacio. En mi caso no me ha pasado. Debo tener un radar. No sé. Tengo una personalidad muy fuerte y quizás la belleza en mí viene mucho, pero mucho después del resto. Por ejemplo, Leonardo Di Caprio estaba en un lugar donde no me veía y se enamoró de mi voz. Sólo después me conoció.

–¿Usted eligió no aprovecharse de su belleza?

–Es que a diferencia de mucha gente, yo no me veo bella. Nunca trabajé en mi belleza. Desde pequeña que sólo me ocupé de mi fortaleza, porque ser una mujer sola que recorre el mundo sin mánager es muy difícil.

–¿Pero nunca una propuesta indecente?

–Gracias a Dios, jamás. Tengo un modo de comportarme heredado netamente de mi familia y por esa razón nadie se animaría ni siquiera a insinuármelo. Eso es algo que lo tenés o no. Sos señora o no lo sos, y en mi caso, soy muy señora.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS