Escenario

Lo siniestro, entre Dios, Narciso y el diván

Lo inanimado que cobra vida fascinó desde siempre a la humanidad desde la Antigüedad.

Jueves 11 de Julio de 2019

Lo inanimado que cobra vida fascinó desde siempre a la humanidad desde la Antigüedad. Los autómatas son un clásico de la historia, la literatura y el cine. Lo siniestro, lo cotidiano que se transforma en extraño, produce tanta atracción como rechazo. Es la posibilidad de crear un ser de la nada, a imagen y semejanza de los deseos de su creador, sean estructuras mecánicas o robots con inteligencia artificial.

La atracción es adjudicarle virtudes y defectos propios de quien lo manipula; el temor es que la criatura quede fuera de su control. Puede ser Chucky o Samantha, la voz de la que se enamora Joaquin Phoenix en "Her"; Frankenstein, el Golem u Olimpia de "El hombre de arena" o los replicantes de "Blade Runner".

Siempre detrás de esas construcciones hay algo que produce cierto terror, desde la posibilidad de la maldad hasta la soledad más absoluta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario