Escenario

Liz Solari: "Necesito hacer cosas diferentes"

Una de las rosarinas más lindas tiene hoy nombre propio en el mundo del espectáculo. Liz Solari, modelo, hija y hermana de protagonistas del fútbol local, se prepara para sacarle brillo al 2008 luego de su exitosa participación en "Bailando por un sueño". Ahora se prepara para ganar terreno en el cine, el teatro y la televisión.

Domingo 20 de Enero de 2008

Una de las rosarinas más lindas tiene hoy nombre propio en el mundo del espectáculo. Liz Solari, modelo, hija y hermana de protagonistas del fútbol local, se prepara para sacarle brillo al 2008. Después de su paso por “Bailando por un sueño”, donde fue finalista, la pasarela se bifurca. En el horizonte no sólo hay campañas publicitarias, sino también cine, con una versión de “High School Musical”; comedia musical, ya que fue convocada para “El mago de Oz”, y televisión en Argentina, donde sería protagonista de una producción para la Ideas del Sur. También tuvo propuestas para TV Azteca, donde debía protagonizar una novela en horario central. Ella se entusiasma con todo y no le tiene miedo a nada. Liz reconoció que “Bailando por un sueño” la puso en primer plano, pero también mostró que puede hacer mucho más que mostrar una imagen. Además, reflexionó: “Está bueno irse, pero teniendo laburo en casa también valoro lo que tengo”.

  —Se te abrieron muchas puertas a partir de tu participación en “Bailando por un sueño”. Hasta tuvo el efecto de que te convocaran desde TV Azteca. ¿Por qué decidiste quedarte?
  —Decidí quedarme. Estoy muy agradecida con eso porque fue una propuesta muy generosa, con un papel protagónico en un horario central, pero me tenía que ir a vivir un año a México. Pensar en el desarraigo me costaba mucho en un momento en el cual estoy muy contenta con lo que hago en mi país. Me parece que hay cosas que el dinero no paga. Tenía que tomar distancia de mis afectos, de mi novio (el modelo y conductor Diego Balut). Además este es en un momento donde estamos con muchos proyectos. Decidí quedarme y apostar a los planes que tengo por delante. Teniendo laburo en casa, está bueno irse, pero sabés que lo que tenés también es bueno y yo lo valoro.

  —Que son muchos...
  —Sí. Es increíble y por ahora estamos como deshojando la margarita. Lo que tengo seguro es la versión de “High School Musical” donde interpreto a Claire, la pianista. También estoy en tratativas para protagonizar “El mago de Oz” en una comedia musical.

  —¿Cantar es otro desafío?
  — Soy una persona muy inquieta y lo que pasa en este punto es que siento que está muy presente esa cosa de querer crecer y probar cosas diferentes. Con el tema del canto me puedo formar, primero con un coach. Pero no queda todo ahí. Después hay una preparación, ensayos previos y poco a poco se aprendería y mejoraría. Pero también hay que bailar y actuar. Es algo muy interesante, que además tiene un público interesante como es el infantil y el de adolescentes.

  —Se dice que la de modelo es una carrera no demasiado extensa. ¿Llegaste al techo del modelaje?
  —No, para nada. Yo creo que hice un recorrido impresionante, pero llegado cierto punto siempre sentí la necesidad de hacer cosas distintas. Por ejemplo siempre me gustó la conducción y estoy encantada con que se me abran otras puertas para teatro, revista y cosas que nunca me imaginé. De hecho hubo una propuesta para el Maipo, pero no lo voy a hacer porque no es claramente lo que tenía previsto. Lo importante es hacer lo que te hace feliz. Lo que pasa es que los extremos te desorientan, tanto cuando hay poco y como cuando hay mucho. Entonces lo ideal es tratar de parar el carro y decidirse por lo mejor.

  —¿Experimentaste los prejuicios hacia tu carrera de modelo?
  —Sí, totalmente, siempre hay prejuicios y con el tema de las modelos hay como una cosa aparte. Yo me metí en esta profesión y realmente no estaba en mi ambiente. Sabía que esto demandaba mucha exposición. Los prejuicios están en la vida siempre. Lo que hay que aprender es no darle la importancia que no tienen. ¿Quién se hubiera imaginado que iba a llegar a la semifinal sin saber bailar? Ni yo misma. Lo importante es lo que uno puede hacer cuando lo sentís de corazón, cuando le ponés garra, podés llegar a hacerlo. Si tenés ganas, lo podés hacer.

  —¿Cuál es el riesgo de encarar cosas nuevas?
  —Puede ser un riesgo. Pero es el riesgo que corrés en todas las cosas. En todo desafío hay un riesgo, pero si no lo tomás...

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario