Escenario

Ligia Piro: "Muchas veces me dijeron que el jazz es para entendidos, y lo discutí a muerte"

La cantante Ligia Piro dijo que permanece fiel a un tipo de música y a los climas que intenta generar en escena. La artista estrena esta noche en el teatro La Comedia, Mitre y Cortada Ricardone, los temas de su próximo disco "13 canciones de amor", además de hacer un recorrido por las canciones de sus tres álbumes que incluyen jazz, blues, rock y bossa nova.

Sábado 22 de Marzo de 2008

La cantante Ligia Piro dijo que permanece fiel a un tipo de música y a los climas que intenta generar en escena. La artista estrena esta noche en el teatro La Comedia, Mitre y Cortada Ricardone, los temas de su próximo disco "13 canciones de amor", además de hacer un recorrido por las canciones de sus tres álbumes que incluyen jazz, blues, rock y bossa nova. Contará con el acompañamiento del guitarrista Ricardo Lew en un show al que la intérprette llamó "Intimo".

Aunque aseguró que el jazz y el bossa son los pilares de su repertorio, aclaró: "No me gusta hablar de público jazzístico porque habla de una elite o de eruditos y eso nunca me gustó que se diga porque estás discriminando a un montón de gente que no entiende nada de jazz y que tiene ganas de escuchar esa música". Pausada, durante una charla con Escenario en la que también hizo lugar a su sentido del humor, añadió: "No hago un jazz loco, con moños armónicos que nadie entiende. Hago música que entiendo y que entiende la gente".

—¿Qué diferencia este trabajo de los anteriores?

—El sonido es acústico y tiene que ver con una característica intimista. Es un poco como volver a la base. O a esa idea de escenario íntimo, de café concert. Entra perfectamente en el marco de las veladas de La Comedia.

—¿Cómo es un show íntimo?

—Que tiene que ver con estar en la intimidad, con transitar canciones diversas, sin necesitar del esplendor de la gran banda, con la que ya pasé por Rosario. Después de tanta banda está bueno volver a este formato y es lo que teníamos ganas de hacer con Ricardo (Lew).

—¿La "gran banda" funciona también como contención o un respaldo del cantante?

—Estar solo con un instrumento tiene riesgo mayor, con menos alharaca para la gente que le gusta sentarse y escuchar un sonido estruendoso, que también puede ser maravilloso. Pero hay gente a la que le gusta mucho más sentarse y estar con su disquito. Quizás un tipo de show así hace un poco de honor a la austeridad que necesitamos en la vida, con todo lo que nos pasa, sin tanto jolgorio, parar un poco y desestresarse. Creo que este va a ser un disco para escuchar en el auto y pelearse menos con los otros automovilistas, para hacer yoga y también para una noche romántica (risas).

—En tu repertorio hay temas de Bill Evans, Stevie Wonder, Eric Clapton. ¿No te inquieta un poco encarar a esos referentes, que te comparen?

—No pienso en eso a la hora de cantar o trabajar esos temas. Primero son homenajes que le hago a mi generación y los temas que sí tienen que ver con mi vida. Pero también canto temas muy antiguos. El más viejo que canto es "Love me or Live me" es de 1928. Son todos músicos que tengo en mi casa y que forman parte de mis recuerdos. Pero no soy amiga de los delirios, de irme por las ramas y armar otras melodías. Respeto mucho el tema, al compositor y al autor.

—¿Hasta dónde tu elección es una herencia familiar?

—El jazz le gusta mucho a mi mamá. En mi casa se escuchaba mucho jazz, al contrario de lo que todos creen, que se escuchaba muchísimo tango. También es lo que me pasa a mí. Yo no escucho mucho jazz en mi casa. Escucho otras cosas, además de jazz.

—¿Qué pasa con el tango?

—No hago tango porque me parece que no me sale. Además ¿para qué? Hay tantos tangueros en mi casa y lo hacen todos tan bien que para qué van a necesitar otra más que lo haga... Me parece que aburriría. Además siempre digo que me falta un poco de arrabal para cantar tango.

—Te falta arrabal para el tango, ¿pero sentís más cercanas las raíces del jazz?

—Con el tango siento que me falta un poco de vida vivida. Me parece que tiene que ver con cómo me pegó esta música. Las melodías tienen mucho que ver con el tango armónicamente, pero quizás en el momento de interpretarlas me seducen mucho más las melodías jazzísticas que las tangueras. Quizás es un poco más suave. Pero yo agarro un tango y te lo hago más bolero que otra cosa (risas).

—¿Un recital de jazz es para una elite o un nicho de público?

—Muchas veces me dijeron que era música para entendidos y lo discutí a muerte. La música es para todo el mundo. Es un lenguaje para todos. No hago un jazz loco, con moños armónicos que nadie entiende. Hago música que entiendo y que me gusta a mí.

—¿Cantar algunos temas en inglés distancia al público?

—Al que le gusta el jazz lo toma como algo absolutamente natural. Creo que es un estilo que estoy respetando desde su origen. No me gustan las canciones traducidas. Es muy difícil traducirlas. Como tampoco me gustan los tangos traducidos a otro idioma. Pierden el sentido y la esencia.

—¿Todavía te consideran la hija de Susana Rinaldi y Osvaldo Piro?

—No, tengo un nombre propio y me lo respetan. Hace unos seis años me empezaron a nombrar sin la aclaración. Era algo que ya lo había tomado como que, bueh... nunca se va a acabar. En fin, es un mote. Y es así, me la banco... todo bien. (risas).

 

Ecléctica y singular

Ligia Piro se considera una artista ecléctica. "Me considero ecléctica si hablamos del repertorio, que es cada vez más dispar, pero siempre basándome en el jazz", contó la artista. En el show, además de ese género habrá versiones de rock, blues y bossa nova. Piro adelantó que también se filtrarán algunos sonidos de zamba. "Voy a cantar la «Zamba de Juan Panadero». Es un homenaje a mi bisabuela, que era obrera, y lo llevo conmigo a donde vaya", señaló y añadió: "Con el folclore tengo cosas pendientes, pero siempre estoy trabajando en proyectos nuevos, tengo cosas latinoamericanas, tengo ganas de irme para otros rumbos. Todo sin dejar de lado el jazz"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario