Escenario

Ligia Piro da un giro y pasa del jazz a la música popular

La cantante Ligia Piro acaba de editar “Según pasan los años” un disco que registró en vivo en una serie de conciertos que realizó en marzo pasado en el teatro Maipo y en los que estuvo acompañada por su madre, Susana Rinaldi.

Martes 04 de Enero de 2011

La cantante Ligia Piro acaba de editar “Según pasan los años” un disco que registró en vivo en una serie de conciertos que realizó en marzo pasado en el teatro Maipo y en los que estuvo acompañada por su madre, Susana Rinaldi.

Al mismo tiempo, la hija de “la Tana” y el bandoneonista Osvaldo Piro planea ingresar nuevamente a un estudio de grabación en marzo próximo para realizar una placa que supone un giro en su carrera musical, alejándola del jazz y llevándola hacia el territorio de la canción latinoamericana, con versiones de clásicos del canto popular de la región como “Gracias a la vida”, de Violeta Parra, y “El cosechero”, de Ramón Ayala.

Sobre “Según pasan los años”, Ligia dijo que fue un disco en el que “jugó su parte la casualidad” por cuanto la posibilidad de registrar los conciertos surgió sobre la marcha.

“Me interesaba en este material que estuviera presente el calor del vivo intentando reproducir lo que sucedió efectivamente esas noches del Maipo”, contó Piro.

El álbum abre con una versión de “Day Tripper” de Los Beatles e incluye 18 temas como “Love Me or Leave Me” y “Cry Me a River”, pasando por clásicos del bossa nova como “O Pato” e incluyendo también un repertorio argentino que va desde “Barro tal vez”, de Luis Alberto Spinetta a la “Zamba de Juan panadero”, de Castilla y Leguizamón.

Al mismo tiempo la cantante contó que en marzo próximo volverá a entrar en estudios para registrar una placa de folclore latinoamericano y música argentina, que la aleja de su tránsito por placas anteriores como “Strange Fruit” o “Baby” más vinculadas a los standards de jazz y le abre la perspectiva hacia un nuevo territorio musical.

“Estoy necesitando salir del jazz y este disco que comienzo a grabar es un desafío y una nueva perspectiva”, contó. No obstante aclaró: “Esto no significa despedirme de nada y menos del jazz, al que adoro, sino que es sumar. Se relaciona, antes que nada, con un crecimiento artístico y con un acercamiento a la figura de la cantante popular”.

Aunque el repertorio no está totalmente definido, Piro contó que además de las versiones de “Gracias a la vida” y “El cosechero” “seguramente habrá algo de Chabuca Granda y mucha música del folclore argentino”.

En relación con la elección definitiva de los temas que componen una placa o forman parte de su repertorio, Piro aseguró que “tiene que aparecer la posibilidad de hacer una versión propia y nueva” para que se decida a grabar o cantar en público una canción.

“Es un proceso intuitivo, hay canciones que escucho hace muchos años y hay cosas nuevas, de pronto hay una canción que te prende más y ahí es donde empiezan a aparecer las motivaciones por las que una elige cantar y grabar un tema”, explicó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario