Escenario

Libertad y composición impredecible e instantánea

El guitarrista y psiquiatra Gregorio Tisera-López define la seducción que ejerce el género que abrazó desde muy joven.

Viernes 29 de Agosto de 2014

“Lo que más atrapa del jazz es la libertad de expresión”, dice Gregorio Tisera-López, alma matter del Hot Club Rosario. El músico y psiquiatra intenta definir lo que representa para él ese estilo musical.

“Su característica principal es la improvisación musical. No tocar el tema tal cuál está escrito o aprendido de memoria. Se toma una base y luego se desarrolla la improvisación sobre esa misma base. Se podría decir que la improvisación es una composición instantánea”, sostiene el guitarrista.

“En otros géneros musicales, el compositor se sienta y escribe tres compases; piensa; sigue escribiendo; lo deja, y sigue escribiendo al otro día; lo modifica o corrige, agrega o borra. Todo ese trabajo, en el jazz se hace instantáneamente o en vivo”, manifiesta, pero aclara de inmediato: “Pero primero hay que tener un dominio del instrumento”.

Al ser consultado sobre quienes desvalorizan o minimizan a las músicas populares que no se ciñen estrictamente a una partitura, Tisera-López expresa: “En la llamada música clásica, culta o académica, es así. Es una regla infalible que no puede dejarse de cumplir. Sino es así se aparta totalmente del género. En las músicas más populares hay más libertad porque el compositor hizo una canción de una determinada manera y luego cada intérprete hace algún pequeño cambio, pero una vez que la modificó, cada vez que la toca lo hace igual. En el folclore, en el bolero, en el tango, en general es así”.

“En el jazz ocurre todo lo contrario. Cada vez se interpreta diferente. Hay improvisación en el momento y no se puede repetir lo que se hizo antes. Es algo totalmente nuevo, impredecible y espontáneo”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS