Escenario

Led Zeppelin vence el paso del tiempo

Remasterizado y con discos adicionales, sale a la venta esta semana “Physical Graffiti”, el sexto álbum del grupo liderado por Page y Plant.

Miércoles 25 de Febrero de 2015

Jimmy Page no podía creer lo mal que sonaba Led Zeppelin así que comenzó un proyecto.

El legado de la banda a la que ha dedicado gran parte de su vida estaba siendo acribillado por la forma en la que sus álbumes clásicos de estudio sonaban al ser reproducidos en MP3.

En vez de aceptar que las futuras generaciones tendrían que escuchar versiones comprimidas de las vibraciones sónicas de Zeppelin dedicó varios años a remasterizar el amplio catálogo de la banda. En 2014 se puso a la venta los discos “I”, “II” y “III”, y esta semana es relanzado “Physical Graffiti’’, el sexto álbum de la banda.

“Este proceso completo de remasterización es el resultado de escuchar Led Zeppelin en MP3. Casi suena como si alguien hubiera tomado las grabaciones originales y hubiera hecho una mezcla horrible con ellas’’, dijo Page en una entrevista reciente. “No era representativo de lo que habíamos hecho al comienzo. Faltaban muchas texturas. Toda la belleza de Led Zeppelin, su aire, esos instrumentos por aquí y por allá, estaba completamente destruido’’.

La remasterización se llevó varios años, y las nuevas ediciones incluyen material extra de grabaciones previamente descartadas, presentaciones en vivo y versiones alternativas de muchas canciones. Page escuchó cientos de horas de grabaciones buscando el tesoro. El guitarrista de 71 años, que ahora tiene una cola de caballo cana, está seguro de que las nuevas versiones durarán y serán fácilmente adaptadas para las próximas tecnologías.

“En este momento estamos preparados para lo que sea que pueda venir en cuanto a alta resolución digital’’, dijo. “Y tenemos las nuevas versiones en vinilo de alta calidad, los CD y el formato digital. El objetivo del experimento se logró’’

Page es parte de un grupo selecto de guitarristas británicos —como Eric Clapton, Jeff Beck, Keith Richards — que surgieron a mediados de los 60 para darle un nuevo aíre al rock. La mayoría eran autodidactas, dijo Page, y la tecnología de la que dependían era primitiva: compraban singles de canciones estadounidenses diseñados para ser tocados a 45 rpm y las ponían a 33 rpm, la velocidad para discos de larga duración.

Page escuchó los singles de Elvis Presley de esta manera — para decodificar su trabajo en la guitarra— y a Ricky Nelson, cuyo guitarrista de sesión era James Burton.

“La forma en la que aprendimos fue con discos’’, dijo Page. “Ponías el de 45, le bajabas la velocidad a 33, y trabajabas en esos solos, nota por nota. Eso era todo. Todos aprendíamos de esa manera, por lo que sé’’.

“Ahorraba mi dinero y me compraba cada disco de Ricky Nelson porque sabías que James Burton nunca te iba a decepcionar’’, dijo.

El relanzamiento de “Physical Graffiti” se produce exactamente 40 años después del lanzamiento original, que en su momento consiguió vender 15 millones de copias, además de convertirse en uno de los álbumes con más ventas en los pasados años 70.

Este álbum se venderá con un disco adicional que contiene siete canciones inéditas, entre ellas una versión primeriza de “Trampled Under Foot”, titulada “Brady & Coke”, o mezclas en bruto de canciones como “In My Time of Dying” y “Houses of The Holy”.

Del disco, Page dijo que su canción favorita es “Kashmir”, un clásico de la banda fundada en 1968 por el guitarrista junto con el cantante Robert Plant, el bajista John Paul Jones y el batería John Bonham (fallecido en 1980).

“La respuesta ha sido fenomenal. Ha sido un proyecto divertido de hacer porque sabía lo que venía”, dijo Jimmy Page sobre los trabajos remasterizados. Admitió que confía en que la música de Led Zeppelin sea tan seguida y admirada dentro de otros cuarenta años porque ya ha demostrado que ha “resistido la prueba del tiempo”.

Hoy las canciones del sexto álbum de Led Zeppelin “no parecen diferentes” a cuando se escucharon hace cuarenta años, dijo el músico, quien en 2005 fue galardonado por Isabel II con la Orden del Imperio Británico por sus trabajos de ayuda a personas más desfavorecidas de Brasil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario