Escenario

"Las sociedades tienden a esconder bajo la alfombra las cosas dolorosas"

Hoy llega a los cines de Rosario "La noche más larga", protagonizada por Daniél Aráoz y Camila Murias. El director Moroco Colman habla en reportaje con La Capital de las sensaciones ambiguas de filmar la historia del máximo violador serial de la historia argentina.

Jueves 25 de Marzo de 2021

A Moroco Colman le tocó filmar el infierno. El realizador y guionista cordobés estrena hoy en Rosario una película que narra la historia del máximo violador serial de la historia argentina: Marcelo Mario Sajen, quien a lo largo de 19 años, entre 1985 y 2004, violó al menos a 93 mujeres en la ciudad de Córdoba, especialmente en la zona de Nueva Córdoba. Antes de su lanzamiento nacional el filme tuvo su estreno en esa ciudad y alcanzó 15 mil espectadores en apenas 4 semanas de cartel convirtiéndose en la película argentina más vista en las salas cordobesas. La película protagonizada por la dupla de actores cordobeses, Daniel Aráoz y Camila Murias, está inspirada en el libro “La marca de la bestia”, de Dante Leguizamón y Claudio Glesser, en una lograda producción, que mixtura ficción con material de archivo y testimonios e imágenes de la época. El resultado es un filme incómodo que abre debates y polémicas, pero a la vez es tremendamente realista. “Las sociedades tienden a esconder bajo la alfombra las cosas dolorosas”, le confiesa el director de “La noche más larga” a La Capital, en un reportaje donde explicó el extenso proceso de esta producción y evaluó que, más allá de algunas críticas en contra por la crudeza de algunas imágenes, “hoy muchas mujeres agradecen que exista la película, porque de esa manera se conoce un caso del cual ya nadie hablaba”.

77246071.jpeg
El director Moroco Colman.

El director Moroco Colman.

 —Esta película retrata la historia del violador serial con más violaciones de la historia argentina, y ocurrió en tu ciudad. ¿Tuviste dudas al pensar que ibas a poner el dedo en la llaga, en una herida abierta en la sociedad de Córdoba y de la Argentina?

  —Tenía 35 años cuando atraparon al violador, así que lo viví con mucha angustia y siempre me quedó dando vueltas por la cabeza este caso. Comencé a trabajar el guión en mayo del 2015, lo recuerdo perfectamente porque al mes siguiente, en junio, hubo un femicidio y a partir de esa muerte se creó la agrupación Ni Una Menos. Estuve dos años y medio escribiendo el guión y cinco años en total para poder filmar. Nací en Córdoba y viví toda mi infancia en Nueva Córdoba. Siempre iba al Parque Sarmiento, lugares donde luego sucedieron las violaciones. El caso estaba totalmente olvidado, de hecho, las chicas que fueron a hacer el casting (más de 300) no habían escuchado nunca de lo que había pasado. También me encontré con muchísima desinformación sobre el caso. Hablando con mujeres y hombres de la edad de cuando pasaron los hechos me sorprendió lo poco que se sabía. Tenían una idea muy general. Algo así como “ah, un violador de la ciudad universitaria” y punto. Entonces me pareció importante traerlo al presente, un caso totalmente olvidado y que a la vez no es un caso cualquiera, pensar que no hay registros en el mundo sobre un violador serial que haya violado desde 1985 al 2004 a 93 mujeres con denuncias confirmadas, pero que se cree que la lista negra de mujeres que no hicieron la denuncia es de más del doble. De esa manera se pone el tema en debate sobre algo que aún no está solucionado, que son las violaciones.

  —Daniel Aráoz es el indicado para esta película, hasta parecería que no podría haberla hecho otro actor. ¿Siempre la pensaste con él o manejaste la posibilidad de que al violador lo interpretase otra persona?

  —A Daniel ya lo conocía porque su compañera es Renata Morini y ella es la hermana de uno de mis mejores amigos. Daniel es un actor extraordinario y es de Córdoba. Creo que sería imposible pensar en otro actor que no sea él. Tenía todas las fichas puestas e indudablemente él era el actor para este personaje. El tema era que aceptara, porque protagonizar un personaje así era de un gran riesgo, pero lo habló con la familia y luego aceptó.

La noche más larga | Trailer

 —Hay primeros planos y escenas jugadas de las violaciones que generaron cierto repudio en la crítica cordobesa. ¿Era necesario mostrar esas escenas para darle verdad al relato, con toda la crueldad de los acontecimientos?

  —Cuando hablás de la crítica, no pondría a todos en la misma bolsa, porque hubo todo tipo de críticas. Muchos y muchas muy de acuerdo con el abordaje que tuvo al película, el de mostrar de una manera real lo que sucedió y también en contra. Por suerte la película generó un enorme debate. Muchas mujeres me dicen que por primera vez escuchan a sus amigos o parientes, hombres, debatir sobre tema. A mí me escriben en las redes muchísimas chicas agradeciendo que haya hecho esta película, que hable sobre el tema. También me han escrito víctimas aprobando la película, pidiéndome que les pase el mensaje a las actrices de la película. En muchos de los casos las chicas violadas me cuentan que les costó mucho tomar la decisión de ir a ver la película pero que tomaron coraje y fueron. Y ahora agradecen que exista la película, porque de esa manera se conoce un caso del cual ya nadie hablaba. Desde un principio tenía la idea que quería mostrar lo que les sucedió a las chicas. O sea, desde el rapto, el traslado (más de 12 cuadras), las violaciones y luego de las violaciones, cuando quedaban solas, ultrajadas en el medio del parque. Esos momentos de los cuales nunca se habla, se esquiva, se pasa de largo, se esconde. También sucede que la gente minimiza el tema. Creo que las sociedades tienden a esconder bajo la alfombra las cosas dolorosas. Prefieren dejarlas al olvido. Y cuando se las muestran en la cara se horrorizan. Si no podemos mirar y hacernos cargo de lo que pasa a la vuelta de la esquina todos los días, difícilmente vamos a poder enfrentar y solucionar problemas que están hace muchísimo tiempo. Es increíble pero me encuentro con gente que me preguntan o se preguntan: “¿las mujeres gozan en una violación?” Preguntas así todavía uno se encuentra en la calle hoy en día.

77246074.jpeg

  —Los críticos siempre rechazamos el cine complaciente y políticamente correcto, pero cuando una película es incómoda, violenta o sexualmente fuerte también se levantan voces en contra. ¿Hay un límite que no se puede pasar al filmar o habría que respetar la libertad y la creatividad sin tantos prejuicios?

  —Creo que todo lo que hablás es de una crítica antigua, cementada, donde usan las mismas palabras, se quejan de las mismas cosas, miradas muy pacatas y que les falta salirse de esos lugares tan comunes. Creo que el camino más difícil lo tienen los creadores, los creadores de los contenidos, ya sea de pinturas, películas, libros, etcétera. Los que nos arriesgamos al crear y al exponer nuestros trabajos. Creo que el arte tiene que molestar, cuestionar, despertar, movilizar. Ser visceral. Me quedé asombrado al leer algunas críticas de mujeres sobre la película, donde escribían con una soltura increíble y con un análisis muy fresco, sobre todo porque la película habla de ellas y que es una película difícil de ver.

 —Después de esta película, que te habrá consumido mucha más energía que la habitual dada la cercanía de los sucesos y las repercusiones a favor y en contra, ¿vas a volver a cruzar el policial y los hechos reales en próximos proyectos o prererirías ir en otra dirección?

  —Estoy bastante avanzado con una película que pienso filmar pronto que es sobre el maltrato animal, también tengo otro proyecto sobre la política argentina y estoy trabajando en otro más sobre el mismo tema de “La noche más larga”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS