Escenario

Las segundas oportunidades en una película sobre la soledad y el amor

El multipremiado filme argentino "Las acacias" se estrena mañana en los cines rosarinos. La producción hace foco en la relación entre un hombre y una mujer a bordo de un camión.

Miércoles 14 de Diciembre de 2011

La multipremiada película "Las Acacias", del director y montajista Pablo Giorgelli, se estrena mañana en Rosario luego de un exitoso recorrido por festivales internacionales, el último de los cuales es la muestra de La Habana, donde participó en el apartado Opera prima de la sección oficial.

"La película habla de la soledad y de la coraza que se pone este camionero para protegerse de su paternidad en crisis. Esta mujer y su beba le hacen detonar todo, cuando quizás estuvo muchos años construyendo muros para no sentir, pero esos muros se van cayendo uno a uno a medida que el viaje avanza", señaló el cineasta.

Sencilla, lineal, con escasísimos diálogos, "Las Acacias" conmueve gracias a la profunda humanidad que se expresa en el inesperado cruce entre esos seres solitarios, y en la forma en que ese encuentro los transforma, les cambia la manera de ver las cosas y les hace reflexionar críticamente sobre sus propias vidas.

Tras obtener el Premio Latinoamérica Primera Copia en el Festival de La Habana, la película se proyectó por primera vez en el último Festival de Cannes, donde compitió en la Semana de la Crítica y recibió el premio del Jurado Joven de Francia y Alemania, el de la Asociación de Directores Independientes para la Distribución (Acid/Ccas) y el Rails D'Or de la Asociación de Cinéfilos Trabajadores Ferroviarios (Uaicf).

El mundo interior. "Me interesaba mostrar la coraza, la distancia que se pone con el otro y que apenas empezás a rascarla podés descubrir otro mundo, el verdadero ser interior de la otra persona".

"Ninguno de ellos se muestra ni revela demasiado de sí mismo. Los dos están escondiendo su mejor parte. Lo que muestra la película es cómo se van desarmando hasta mostrarse como son verdaderamente. Van transitando ese proceso de la soledad y la cáscara hasta abrirse al otro cada vez más. Es una película que transforma a los personajes, pero que también nos transformó a nosotros", agregó.

En relación a las escasas palabras, Giorgelli recordó que "los diálogos que hay en la película son los mismos que están en el guión, porque yo no quería improvisar nada. En el guión ya estaba planteado este silencio interrumpido por algunas palabras y, cuando eso sucede, ellas cobran otro valor y una importancia dramática".

El rodaje. El rodaje de la película es un tema aparte, ya que en su gran porcentaje transcurre dentro de la cabina del camión y eso, según el director, "fue una de las apuestas más grandes de la puesta en escena. Era un límite y un desafío. Así vemos únicamente lo que ven los personajes, es su punto de vista".

"Técnicamente fue una combinación de mecanismos. Primero filmamos con un camión real, pero la mayoría de las escenas fueron hechas en una falsa cabina que montamos sobre un trailer, para que el camarógrafo pudiera trabajar más cómodo y así también estuviera presente el ojo humano. Eso era muy importante", explicó.

A pesar de estar narrada como un viaje, el realizador sostuvo que "la película no fue pensada como una road movie. Su alma es lo que le pasa al camionero en su interior, todo gira en torno a un hombre solitario y su conflicto personal, que está relacionado con su paternidad".

"A partir de ciertas escenas, él ve que se le está escapando la posibilidad de una vida diferente y que no sabe cómo hacer para retenerla. Empieza a sentir que el viaje se acaba y que empieza a perder la chance de sentirse padre nuevamente, de volver a formar una familia", describió el director, para quien los actores fueron fundamentales.

"Ellos fueron la clave de todo. Tardé mucho tiempo en decidirme, pero finalmente apareció Germán de Silva, un actor increíble que entendió enseguida lo que yo quería y aportó su talento a la causa. En el caso de Hebe, había algo en su naturaleza que me conmovía y la cosa terminó de definirse cuando se juntó con la beba, porque parecían madre e hija, eso fue como un milagro", afirmó.

Argentinos en Francia

"Las acacias", que describe el emotivo cruce entre un camionero y una mujer y su bebé, marcó un hito al ganar por primera vez para la Argentina el premio Cámara de Oro a la mejor ópera prima del Festival de Cannes.

Ganadora además de otros importantes galardones, entre ellos el Premio Horizontes del Festival de San Sebastián, el filme narra el encuentro entre un camionero hosco y solitario y una desconocida, a la que acepta llevar en el camión junto a su beba desde Paraguay hasta Buenos Aires.

Protagonizada por Germán de Silva, la paraguaya Hebe Duarte y la beba Nayra Calle Mamani, la película fue filmada durante cinco semanas a bordo de un camión cargado de madera, en un viaje que unió Asunción del Paraguay, Esquina y Zárate.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario