Escenario

"Las oportunidades llegan o no, pero nunca hay que cambiar la esencia"

La soprano Virginia Tola será la invitada especial hoy en El Círculo en la apertura de la temporada de la Orquesta Sinfónica Provincial.

Jueves 08 de Mayo de 2014

La Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario abre hoy su temporada 2014 con un concierto de gala, y será junto a la soprano internacional Virginia Tola, quien le pondrá la voz a obras de Verdi, Rossini y Wagner, entre otros. La intérprete, oriunda de Santo Tomé, cantará hoy, a las 21, en el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza) en compañía de la orquesta, que estará bajo la batuta de Nicolas Rauss. "A mí me interesa ser una artista, no una vocalista", dijo Tola en diálogo con LaCapital. La prestigiosa soprano también acompañará a la Sinfónica de Rosario en el marco del Ciclo Grandes Compositores que se realiza en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Allí, también bajo la dirección de Rauss, brindará un concierto el el sábado 10 de mayo, con entrada libre y gratuita.

—¿Cuánto hay de teatro y cuánto de música en la ópera?

—Soy cantante de ópera porque me gusta el teatro cantado. La voz es importante y hay que seguir estudiando constantemente. Pero la parte interpretativa es la que hace al artista. A mí me interesa ser una artista, no una vocalista. Es cierto que hay momentos en que prevalece la voz porque la partitura es más difícil y hay que dejar de sentir lo interpretativo para que no se nos escape lo técnico, pero hay otros momentos donde uno puede dar más a la actuación. A mí me interesa ser una artista buscando siempre el equilibrio entre las dos variables.

—A diferencia de otros cantantes jóvenes, usted ha tomado de manera equilibrada su carrera, ya que nada lo hizo con apuro y poco a poco incorporó nuevos roles ¿Cómo juzga ese proceder?

—Desde el principio siempre traté de ir lento, además porque es mi personalidad. También los aciertos y desaciertos me fueron guiando, eso es lo que uno debe observar siempre, y de acuerdo a eso avanzar. Hay muchas carreras fugaces y tiene que ver con no tomarse el tiempo para ser un artista. A todos nos gusta trabajar en grandes teatros con grandes maestros, pero lo más importante es uno como artista, porque la verdad es que en el escenario estamos solos. En este arte, las oportunidades a veces llegan, a veces no, pero nunca hay que cambiar su esencia, porque si no se sufre mucho.

—¿Cómo sabe cuándo está preparada para roles de más peso vocal y dramático?

—Cuando una siente que se van agotando fórmulas en sentido técnico y artístico, que la voz va evolucionando, uno entiende que necesita ponerse en otro espacio, ése es el tiempo para incorporar nuevo repertorio. Esto me ha permitido cantar 25 traviatas en dos importantes teatros como son los de Lausana y Bruselas. Además pude darme un gusto, que hacía tiempo deseaba, cantar con José Cura en Montecarlo. José es un gran artista y para mí fue una experiencia profunda y muy positiva. Cantamos "Stiffelio" de Verdi, un título difícil y no tan transitado, cuyo rol principal es una especialidad de José Cura. El cambio en mi repertorio tiene que ver con mi maestra de los últimos dos años, la gran soprano búlgara Raina Kabaivanska, quien me abrió un mundo nuevo para mi voz, para mis expectativas y mi carrera. Vocalizo con ella porque tengo en mi teléfono grabadas todas las clases, me acompaña a todos lados.

—¿Le molestan las puestas de ópera en escenarios modernos o transgresores?

—No me molestan, yo trato de hacer mi personaje, hay cosas que se pueden discutir, que se pueden mediar como "Un ballo in maschera" en el Colón, que el director de escena nos obligaba a cantar con una máscara, eso me molestó. Yo debo interpretar aunque tenga una escenografía fea, moderna o tradicional, no me interesa el decorado, me interesa el personaje más que nada, decir las palabras que estoy diciendo con el sentimiento que el compositor esperaba.

—¿Qué puede adelantar sobre el repertorio que cantará en Rosario junto a la Sinfónica Provincial dirigida por el maestro Rauss?

—Empiezo con un aria de Rossini, que es la primera vez que la canto. A mí me gustan los recitales para hacer cosas nuevas y el público lo agradece mucho , dado que hay un poco de todo para todos los gustos. Siempre que vengo a Rosario me deleito con la acústica del teatro El Círculo, ya que es única, y lo digo yo que he tenido la oportunidad de cantar un muchísimos teatros del mundo. Este teatro es especial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario