Escenario

Las mujeres olvidadas de la historia recuperan la palabra en el teatro

La pieza está inspirada en la vida de personas "que hicieron un valioso aporte desde la invisibilidad", dijo el director Juan Nemirovsky.

Sábado 23 de Marzo de 2019

"Heroínas" rescata la historia de siete mujeres a las que la historia invisibilizó. La obra, estrenada hace dos años, adquiere nuevos significados en el contexto actual de las reivindicaciones femeninas, afirmó el director Juan Nemirovsky sobre este trabajo del Centro Experimental Rosario Imagina basado en una idea del director Rody Bertol.

La pieza, una creación colectiva entre actrices, directores y directoras, está inspirada en la fotógrafa Vivian Maier, la actriz Dora Diamant, compañera de Franz Kafka; Susana Viganó, la musa de José María Contursi para su tango "Gricel", la cantante de tangos Ada Falcón; Rosa Campusano, pareja de José de San Martín; la escritora rusa Nina Berbérova y la atleta alemana Dora Ratjen.

La obra se podrá ver hoy, a las 21, en el CEC (Paseo de las Artes y el río). Las funciones se reiterarán el viernes y sábado próximo en el mismo horario. Actúan Noemi Asenjo, Marianela Chicón, Laura Copello, Sofia Dibidino, Laura Forla, Mariela Feugeas, Maria E. Lenci, Yanina Mennelli, Natalia Pautasso, Mariana Pevi, Julia Piaruchi, Natalia Trejo, Dana Maiorano, Gisela Sogne y Romina Tamburello.

—¿Qué significado tiene en este momento la reposición de esta obra basada en la historia de siete mujeres?

—La obra se estrenó en agosto de 2015 y siempre estuvo la posibilidad de reponerla, pero sin dudas que se ve contagiada por el contexto. Es una obra con nueve actrices en la cual se relatan historias de mujeres que han hecho una obra muy valiosa desde la invisibilidad. En un primer momento la obra trata de resaltar el potencial humano que tenemos un poco todos ocultos, pero también es nuestra militancia que es el teatro. Es también un empuje muy grande por parte de elenco y del grupo de dirección, porque en su mayoría es una obra formada por mujeres. Es una obra que anticipatoriamente hablaba de feminismo sin saberlo o por lo menos no todavía en el contexto tan pujante hoy del movimiento feminista. Se nota que hay una ebullición de ellas compartiendo el elenco y las historias de mujeres que sin duda está ligada al contexto de hoy en día y eso se disfruta mucho verlo desde afuera.

—¿Cómo se modificó el elenco y la puesta en escena con el cambio de sala?

—No se modificó el elenco pero sí por cuestiones de posibilidades en el CEC estamos presentando una versión con 9 actrices a diferencia de las 15 del elenco original. Pero se siguen relatando 7 historias de mujeres que desde el anonimato construyeron una gran obra. En términos de puesta creo que ahí está la singularidad más grande de la obra. El espectador se encuentran con un dispositivo no tradicional en el que no está el espectador en un lugar y el escenario en otro, sino que apela al vínculo entre una actriz con un espectador y las nueve actrices están en simultáneo haciendo esos monólogos y rotando de manera que los espectadores se encuentran con distintos relatos. Y en términos textuales, el contexto nos ayudó a repensar algunas cuestiones.

—¿Cómo cuales?

—Por ejemplo uno de los relatos es el de Susana "Gricel" Viganó, que es la mujer que inspira a José María Contursi a escribir el tango "Gricel". Cuando estrenamos en 2015 lo pensamos como una mujer que había quedado de alguna manera detenida en el tiempo esperando ese amor frustrado. Y hoy nos permite pensar que ella se vale por sí misma y contarla como alguien que tuvo una historia de amor trunca y que para la época tuvo el osado acto de ir a buscarlo, pero corrernos de esa idea de que el tiempo que Contursi no posó su mirada en ella, ella quedó detenida en el tiempo. Y así, diría que en todas las historias hubo algún que otro toque en el que el contexto nos permitió repensar nuestra forma de verlo. Es una obra completamente heredera de "Lo mismo que el café" y creo que lo que espectador más rescata es esa instancia de compartir esa intimidad y apuntar a la esencia de lo teatral que es una persona contándote una historia sin más pretensiones que esa.

—¿Cómo se hizo el recorte, por qué estas mujeres y no otras?

—En realidad es un trabajo de investigación de Rody y es una selección si se quiere arbitraria o caprichosa, pero son historias que atrapan con mucha contundencia esa idea de que todos, tanto hombres como mujeres, tenemos un potencial oculto que a veces se devela y en otros casos, como el de la fotógrafa Vivian Meier, nunca suceden aunque por suerte sucedió después.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});