Escenario

Las canciones de Bruce Springsteen inspiran una historia de superación

"La música de mi vida", que se estrena hoy en Rosario, se centra en un joven inglés descendiente de paquistaníes que experimenta un vuelco en su vida cuando conoce los discos de "El Jefe".

Jueves 29 de Agosto de 2019

El rock ha estado muy presente en la pantalla grande en el último año. En primer lugar estuvo el éxito de "Bohemian Rhapsody", la premiada biopic de Freddie Mercury. Después llegó la brillante biopic de Elton John, "Rocketman". Y ahora es el turno de Bruce Springsteen. Sin embargo, esta vez la historia no pasa por la vida del autor de "Born To Run" y "Dancing In The Dark". La película "La música de mi vida", que se estrena hoy en Rosario, se centra en el otro lado, en la mirada del fan, y en cómo las canciones de "El Jefe" han transformado a varias generaciones con su potente mensaje.

El filme —que resultó toda una revelación en el Festival de Sundance— refleja la historia del joven Javed (Viveik Kalra), un adolescente británico de padres paquistaníes que crece en la ciudad de Luton a fines de los ochenta, oprimido por una mezcla del creciente racismo del Reino Unido de Margaret Thatcher y las enormes expectativas que sus padres depositaron en él. Pero cuando un compañero de clase le presenta la música de Springsteen, Javed empieza a ver paralelismos con su vida de clase trabajadora en las poderosas letras del Jefe, y así descubre una salida catártica para sus propios sueños reprimidos. A través de las canciones de Springsteen el protagonista se siente escuchado y entendido, y esto impulsa su pasión por la poesía y la escritura.

"Para mí Bruce Springsteen es un profeta", dijo la directora de la película, la británica Gurinder Chadha. "La forma en la que él habla del mundo está completamente en sintonía con la forma en la que yo veo el mundo", aseguró en una entrevista con la agencia Efe.

Chadha lleva más de dos décadas haciendo retratos empáticos y sensibles del choque cultural e intergeneracional que ha producido la migración de indios y paquistaníes a Inglaterra. Lo hizo en películas como "Bhaji en la playa" (1993) y "Quiero ser como Beckham" (2002). Ahora, en "La música de mi vida", continúa su interés por ese encuentro de culturas, pero también se acerca con calidez a la manera de vivir de aquellos que intentan resolver las tensiones entre el país de origen de los padres —donde se valoran más los aspectos en comunidad de la vida— y donde nacieron los hijos, el mundo occidental que privilegia el desarrollo individual.

La directora utiliza durante las casi dos horas de la película un buen número de las legendarias canciones de Springsteen, en escenas que reflejan claramente la esperanza y consuelo que han dado sus letras a la clase obrera durante décadas. Para construir a su protagonista, el joven y conflictuado Javed, Chadha se inspiró en la historia de Sarfraz Manzoor, un periodista paquistaní fiel seguidor de Springsteen que cuenta en su libro autobiográfico cómo El Jefe, a quien llegó a ver más de 150 veces en vivo, le dio esperanza de futuro en un momento de oscuridad personal y social.

La realizadora británica contaba con el beneplácito de Springsteen para el filme desde 2010, pero recién en 2016 supo que era el momento adecuado para lanzar una película que llamara a la unidad y rechazara el racismo, dado el giro hacia la derecha del Reino Unido con el resultado del referéndum para dejar de formar parte de la Unión Europea. "Cuando sucedió lo del Brexit yo estaba muy entristecida. Ahí vi cómo todos estos xenófobos salieron de sus escondites. En Londres, en mi ciudad natal, la gente se subía a los colectivos y le gritaba a mujeres mayores, a mujeres extranjeras. Pensé que eso estaba mal y que tenía que hacer algo", explicó Chadha. "Pensé que esta sería la película en la que yo urgiría a la gente a mirar el mundo no con división, sino como dice Bruce: «Nadie gana si no ganamos todos»", agregó.

Un rostro para el inmigrante

"La música de mi vida" le pone rostro al inmigrante que deja su familia y su cultura atrás en busca de un futuro mejor, y detalla el racismo y la discriminación casi diaria a la que se enfrentan mientras intentan lidiar con los obstáculos económicos de la clase obrera. "Espero que la película entretenga a la gente y a los fans de Bruce y de la música, pero también espero que lleve a que la gente sea más tolerante y empática hacia el prójimo", aseveró la directora.

Para Manzoor, sobre quien está basada la película, "La música de mi vida" tiene especial impacto en estos momentos, pero el carácter perenne de los temas que abarca la convierte en una película con la que será fácil conectar en un futuro. "La idea de ser un extranjero, de ser juzgado por otras personas por cosas que vos no podés controlar, no es sólo de 2019. Es del '69, '79, '89 y de 2029 probablemente. Son cosas que nunca desaparecen", opinó el escritor.

Por su parte, el actor protagonista, Viveik Kalra, se mostró más optimista, y apuntó que "aunque aún hay muchos avances por conseguir para evitar el racismo y la discriminación", el hecho de que su cara esté en un póster en los cines "es un paso hacia adelante".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario