Escenario

"La violencia y la crueldad también existen entre las mismas mujeres"

La actriz rosarina Gladys Temporelli regresa a los escenarios con su primer unipersonal "Adela, sola" mañana en el Centro Cultural Parque de España.

Viernes 15 de Marzo de 2019

Una historia trágica que le da voz a muchas mujeres. Eso quiso lograr la emblemática actriz rosarina Gladys Temporelli cuando decidió adaptar el personaje que interpretó en 1979 en el clásico "La casa de Bernarda Alba". Se trata de "Adela, sola", un unipersonal atrevido que sube a escena mañana, a las 20.30, en el Túnel 4 del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río).

La obra inaugura el ciclo Cabeza de Flor, un programa de acciones culturales por la igualdad de género y contra la violencia hacia las mujeres del CCPE. El encuentro comenzará en el Patio de los Cipreses con un intervención de la agrupación Resquicio Colectivo.

Inspirada en Adela de "La casa de Bernarda Alba", se trata de una atrevida puesta, que el mítico Grupo Litoral, del cual Temporelli formó parte, realizó en 1979. En aquella presentación, la actriz era Adela, la más chica y rebelde de las hijas de Bernarda, cuyo destino trágico, en las lógicas de un clásico que sigue resonando en el presente, pone en diálogo dos épocas de luchas feministas. "Ni Adela ni yo tenemos 20 años, así que este personaje tiene todo el recuerdo del sufrimiento que padeció con esa madre tan cruel. Para mí, Adela es una mujer que luchó por sus derechos y defendió su libertad a costa de todo", destacó la actriz en diálogo con Escenario antes del estreno.

—¿Por qué elegiste el personaje de Adela para realizar tu primer unipersonal?

—Adela es un personaje muy querido que hice en "La Casa de Bernarda Alba" con el Grupo Litoral en 1979. Era una asignatura pendiente que tenía desde hace mucho. Quería hacerlo con otras mujeres que interpreté pero este es justamente el personaje más fuerte que hice. Creo que en esta época, este personaje tiene bastante que ver. Adela y yo ya no tenemos 20 años, así que este personaje tiene todo el recuerdo del sufrimiento que padeció con esa madre tan cruel. Para mí, Adela es una mujer que luchó por sus derechos y defendió su libertad a costa de todo. Adela toma a su abuela como referente: es su contención, su escape y su delirio. Adela trata de conseguir su libertad a cambio de su propia vida.

—Por motivos obvios no vamos a revelar el final, pero la de Adela es una historia trágica para contar en el marco de este ciclo contra la violencia de género...

—Esta historia tiene que ver con un hombre, con las hermanas, con la madre. En mi adaptación, Adela termina enloqueciendo. Creo que esta es la obra más importante de la trilogía de Lorca, junto a "Yerma" y "Bodas de sangre". Esta obra tiene que ver con la lucha de las mujeres. En este caso, las mujeres no se ven sometidas por un hombre sino por las mismas mujeres. La violencia y la crueldad también existe entre las mujeres. Hay mujeres que son machistas, no nos engañemos.

—La obra ya tiene un planteo machista, de que la mujer está mal porque no tiene un hombre, al referir que "es víctima de una madre cruel, una criada obsecuente y perversa y el resentimiento de unas hermanas frustradas por el rigor, la soledad y la ausencia de un hombre". ¿Cambió ese concepto en 2019? ¿O una mujer sigue siendo fracasada si no está casada?

—La mujer no es una fracasada, la mujer lucha, mantiene su hogar, siempre ha sido así. Yo defiendo a la mujer, tengo dos hijas maravillosas, pero nunca sufrí un padecimiento por un hombre. No estoy en contra del hombre. Creo que el ultrafeminismo parece que estuviera en contra de que una mujer pudiera armar un proyecto al lado de un hombre. Porque hay hombres que son geniales y otros que son terribles. Hay mucha gente que mantiene relaciones muy buenas. Defiendo el amor. Defiendo que la mujer sea libre, que elija tener una pareja hombre o mujer, creo que es cuestión de atreverse. Siempre me preguntan por qué tengo el pelo verde. Y hace más de 20 años que uso el pelo verde porque me gusta. Me miro al espejo todos los días y me siento bárbara. Es cuestión de elegir algo y sostenerlo. No me creo feminista pero sí salgo a las marchas y soy una absoluta defensora de las mujeres.

—¿Qué cambios notás en la escena del teatro actual comparado con las épocas en las que formabas parte del emblemático Grupo Litoral?

—Creo que el teatro cambió. Antes trabajábamos para mucho público, en salas para 500 personas. Hoy todo se fue modificando y el público ya no se vuelca masivamente. Hoy en día, dadas las épocas que vivimos, el teatro se hace para públicos más reducidos y en otros lugares más accesibles, se trabaja mucho en bares, donde la gente además de ver teatro vaya a cenar, a tomar algo. Y este trabajo que estoy realizando es más intimista así que también se presta para ese tipo de lugares. Creo que el teatro se volvió más funcional. También hay propuestas como las de El Rayo que convocan mucho público. He trabajado mucho en El Círculo, incluso La Casa de Bernarda Alba la estrenamos en Fundación Astengo, nos presentamos en Lavardén. Algunos grupos persisten y otros no tanto. Las épocas cambiaron por la crisis.

—Esta obra marca tu gran regreso a los escenarios, ¿extrañabas ese rol?

—Sí, hace muchísimos años que no me subía al escenario. Lo último que hice como actriz fue con el Grupo Litoral hace años. Como directora, mi último trabajo fue "Cuatro cuartetos", en La Comedia, donde dirigí uno de los monólogos. También realicé unipersonales pero para niños. Estuve muchos años afuera y ahora volví para quedarme. ¡Por eso tengo un susto! Estaba dirigiendo el teatro Saulo Benavente. Estoy maravillada que mis amigos me empujaron a hacer este proyecto. Es maravilloso reencontrarse con el público, los amigos y con esta profesión que uno elige en la vida. El arte es totalmente sanador para estas épocas en las que vivimos. Y también por suerte existe Netflix (risas). Pongo películas antiguas y series como "El tiempo entre costuras" o "Grace and Frankie" y miré "Mujer bonita" no sé cuántas veces (risas).


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});