Escenario

"La vida no tiene sentido, es uno quien se lo tiene que encontrar"

El actor Hugo Arana encabeza el elenco de esta comedia dramática que propone repensar el exilio, la amistad y el amor

Viernes 27 de Octubre de 2017

Hugo Arana es el protagonista cascarrabias de "Todas las Rayuelas", una comedia dramática sobre el exilio y la recuperación del tiempo perdido, la paternidad, la compañía y la amistad, que llega mañana, a las 21, al teatro La Comedia (Mitre y Ricardone). La obra, de Carlos La Casa, resultó ganadora del concurso "Contar 3", organizado por la Asociación de Empresarios Teatrales, la Asociación Argentina de Actores y Argentores, con el propósito de estimular la presencia de autores nacionales en el circuito comercial.

"Lisandro es un personaje que me da mucha alegría recorrerlo, porque el abanico de cuestiones que tiene es que por un lado es un hombre culto, escritor e inteligente, y por momentos también es un atorrante de barrio. Además la obra tiene un nudo dramático muy claro, porque él llega del exilio para buscar a su hija, es muy popular, comprensible, con humor y una cuota de sensibilidad y ternura conmovedoras", explicó Arana.

"Todas La Rayuelas" es la historia de Lisandro, un viejo que llega al aeropuerto de Ezeiza cargando sólo una valija llena de distintas ediciones de "Rayuela", de Julio Cortázar. Inmediatamente levanta sospechas porque no trae consigo ningún elemento personal, sólo libros. Evitará la prisión con la ayuda de Gabriel, un policía aeroportuario (Esteban Meloni), a quien convence de alojarlo en su casa y hasta terminará entrometiéndose en su matrimonio, pero dejando una inesperada y emotiva amistad.

"Rayuela es un símbolo que nutre y que tiene que ver con la historia, como también el juego de la rayuela, que vas saltando de la tierra al cielo a través de pruebas, Lisandro vuelve al país después de 30 y pico de años y tiene que encontrar a su hija, cosa que es como llegar al cielo para él", contó Arana.

El contrapunto y ayuda la tendrá de parte de Esteban Meloni, con quien el reconocido actor asegura tener momentos muy verosímiles, entretenidos y que disfruta mucho hacer. "El entramado de los personajes y la obra están muy bien escritos, quedó algo así como una carpetita de crochet o un ramo de flores, el clima en el elenco es maravilloso y por eso decidimos armar una cooperativa, porque la mayoría de las actividades no escapan a un momento muy difícil y muy complejo económicamente", explicó el protagonista, que en la obra está acompañado además por Paula Ransenberg, Daniel Dibiase y Dalia Elnecavé, bajo la dirección de Andrés Bazzalo.

Es que a principios de año no daban los números y los actores se agruparon para seguir adelante y hasta el productor y empresario teatral Carlos Rottemberg les cedió gratuitamente el MultiTeatro de calle Corrientes para poder continuar con las funciones, en el microcentro porteño. "Buenos Aires compite en cantidad de espectáculos con Londres y Nueva York, esto nunca sale en los diarios, las malas noticias sí, pero esto no. El teatro es un espacio de reflexión y si tenemos esta cantidad de espectáculos es porque somos un pueblo que quiere y necesita expresarse, ahora la situación reflotó y nos unimos para tirar juntos del carro", comentó Arana, quien recibió el premio Trinidad Guevara a la Trayectoria 2017 y el Premio a la Trayectoria en el XXVI Congreso Internacional de Teatro Iberoamericano y Argentino.

En plena forma

"No me ayuda la palabra vejez, aunque todos los personajes que me tocan hacer últimamente tienen esta edad; vejez me suena a desuso y yo estoy para ser usado un buen rato más todavía y... sería raro que me toque hacer de un pibe de veintidós años!", bromeó con el buen humor que lo caracteriza, a sus 74 años y una extensa y exitosa carrera tanto en teatro, cine y televisión.

"Actuar es conservar a mi niño vivo y me siento como jugando, poniendo fuera la mayor cantidad de matices que uno anida, como cada ser humano: tenemos desde el asesino serial hasta el angelito, y poder sacarlo afuera es una aventura maravillosa; es recorrer la selva, me encuentro con yararás, con faisanes y con flores perfumadas y sí, quiero seguir recorriendo la selva", dijo y agregó en broma que algún día llegará el momento de conocerse a sí mismo. En el último tiempo el actor tuvo que superar tres operaciones y le tocó desmentir su propia muerte, un rumor que había circulado el año pasado.

"Te digo, la vida no tiene sentido, en realidad es uno quien tiene que darle sentido a la vida", señaló. Dijo que se cuida y come sin sal, y soltó una carcajada durante la charla telefónica y en una pausa antes de volver a ensayar, algo que lo mantiene muy activo. "Algunos trabajos no fueron un éxito pero fueron para mí una gran tarea y un gran aprendizaje, porque la dificultad me hizo trabajar más y eso es maravilloso. Siempre me sentí como en un camino hacia el horizonte; no llegaré nunca, pero me permite seguir caminando", explicó sobre su trayectoria en la actuación.

"No sabía qué hacer con mi vida, vi un cartel que decía «Hágase actor» y anoté la dirección: era el Centro Experimental Cinematográfico. El día que cumplí 22 años me anoté para ser actor de cine y a los tres meses me dije: a mí no me sacan más de acá, a los seis meses me cambié de instituto para profesionalizarme y empecé a descubrir el teatro de verdad", dijo Arana, quien al principio no tenía nada que ver con el ambiente artístico.

"Delicia", en el cine

A mediados de octubre se estrenó "Delicia", filme de producción nacional dirigida por Marcelo Mangone y protagonizada por Beatriz Spelzini, que tiene Hugo Arana como un septuagenario ciego que trabaja como conserje y al que el amor le llega de manera sorpresiva para sacarlo de su rutina solitaria. "En «Delicia» ha sido una aventura extraordinaria interpretar a este personaje ciego, que se encuentra en una situación de encierro, atrapado en su soledad, al que luego se le meten rayitos de luz por la ventana aunque él no quiera", explicó.

"El teatro, la televisión o el cine son vehículos de transporte; uno transporta el pensamiento de un autor y se lo entrega al espectador, mi tarea es tratar de mejorar mi vehículo, lo que me importa es el cuento más allá del medio. Ojo, no me va el autor que levanta el dedito y me explica la vida, prefiero que la obra me genere y le genere al público una nueva pregunta".

Según Arana el teatro está para desestabilizar y cruzarse con maneras diferentes de pensar, sin tratar de explicar una verdad única o la vida, que es un misterio a recorrer. Y si hay alguien que ha recorrido escenarios y sets es él, en "Matrimonios y algo más", "Los Sónicos" y "Los exitosos Pells", con roles que alcanzaron gran repercusión. "El teatro es mi creencia profunda y es el verdadero lugar de formación del actor, creo que uno no puede hacerse actor haciendo sólo televisión, porque en teatro ensayás y tenés prueba y error, podés mejorar la tarea y le agregás albahaca, pimienta? como que vas elaborando el plato. Lo mismo que en el cine, vas y filmás en un tiempo determinado y no es posible formarse? es sólo una creencia, lo que digo no es verdad, pero yo respeto todo los credos", concluyó.

equipo. Arana junto a Daniel Dibiase, Paula Ransenberg, Dalia Elnecavé y Esteban Meloni.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario