ESCENARIO

La transmisión de los Oscar registra la audiencia más baja de su historia en EEUU

El rating de la ceremonia de entrega de premios de la Academia de Hollywood cayó un 58% respecto del año anterior

Martes 27 de Abril de 2021

Con un total de 9,85 millones de espectadores, la transmisión televisiva del domingo pasado de los premios Oscar registró la audiencia más baja de su historia en Estados Unidos, con una caída del 58 % respecto al año anterior.

Así lo determinaron datos de la prestigiosa consultora Nielsen, que el año pasado había contabilizado 23,6 millones de personas siguiendo la gala, lo provocó que los críticos la definieran como la transmisión menos convocante de todas sus ediciones, destacan los diarios de Hollywood.

Más allá de esto, la cadena ABC, que fue la encargada en el país del norte de reproducir las alternativas de la entrega de premios, logró vender todos sus espacios publicitarios a razón de dos millones de dólares por cada 30 segundos de espacio, una cifra apenas inferior a la que se cobraba antes de la pandemia de coronavirus.

La gala del domingo pasado presentó una particular fisonomía, con candidatos y ganadores desperdigados en distintas ciudades; y una escasa presencia de público en la ceremonia central llevada a cabo en Los Ángeles.

China censura a Chloé Zhao

La red social Weibo, el símil a Twitter en China, y los medios de comunicación de ese país censuraron cualquier mención referida a la consagración de la cineasta local Chloé Zhao como mejor directora en los premios Oscar entregados la noche del domingo.

Según consignó la agencia AFP, las menciones a este logro en Weibo fueron eliminadas, en tanto en los medios no se hizo alusión alguna a esta histórica victoria en Hollywood.

Curiosamente, en las primeras horas tras el anuncio de la premiación, Weibo se vio inundada de mensajes en los que usuarios celebraban la consagración de la directora, que luego desaparecieron en su totalidad.

Cabe recordar que Zhao fue duramente cuestionada por grupos nacionalistas por algunas entrevistas en las que criticaba al régimen político de su país.

Desde entonces, el gobierno local desató una suerte de guerra silenciosa contra la realizadora que tuvo su punto culminante cuando se frenó el estreno en la salas de ese país del premiado filme, que entre otras estatuillas se alzó además con la de mejor película y mejor actriz, para Frances McDormand.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario