Escenario

La tortuosa historia de una muerte sin paz ni sepultura

"Eva no duerme", el filme protagonizado por Imanol Arias y Gael García Bernal recrea el derrotero del cuerpo de Eva Perón. También compite en el Festival de Cine de Mar del Plata.

Martes 03 de Noviembre de 2015

"Eva fue una mujer política, una de las más influyentes del siglo XX, que murió a los 33 años, la edad de Cristo, en lo más alto de su gloria, embalsamada con una técnica única que la transforma en una bella durmiente, y convertida en un objeto precioso de la guerra fría que se disputan los militares". Así describió el director Pablo Agüero a Eva Duarte de Perón, a quien puso en el centro de "Eva no duerme", la película que se estrena pasado mañana.

El filme comienza en 1952 con la muerte de Eva Perón y el derrotero que siguió el cadáver más disputado de la historia argentina. En esa sucesión de hechos entra en escena un personaje central de la trama, el médico español Pedro Ara, un anatomista experto que la embalsama sin quitarle la más mínima partícula de piel, como si apenas durmiera. Pero las Fuerzas Armadas toman el poder, y se proponen borrar completamente a Evita de la memoria popular a raíz de lo cual sus restos desaparecen durante 25 años hasta su entierro en el cementerio argentino de La Recoleta 25 años más tarde, a través de tres relatos.

Los roles protagónicos están a cargo de Gael García Bernal, como el comandante Emilio Massera; Imanol Arias, como Ara; Daniel Fanego, como Pedro Aramburu y Sabrina Machi como Eva, además de la colaboración especial de Miguel Angel Solá. La película tuvo el honor de inaugurar, el sábado último, el Festival de Cine de Mar del Plata, donde participa en la competencia oficial.

También tuvo un notable recorrido por festivales internacionales. Participo en la competencia oficial del 63 Festival de San Sebastián, el Festival de Toronto y el Festival de Roma. Y fue ganador del Premio en la Sección Cine en Construcción del Festival de Cine Latinoamericano de Toulouse, Grand Prix Spadin 2012 al Mejor Guión, y Premio al Desarrollo del Festival de Amiens 2012.

Pablo Agüero alcanzó reconocimiento internacional desde sus primeros cortometrajes, obteniendo, entre otros, el Primer Premio del Bafici 2005 y el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes 2006. Sus largometrajes "Salamandra" y "77 Doronship" fueron seleccionados por los más prestigiosos festivales internacionales, como Cannes, Toronto, San Sebastián y Mar del Plata, y recibieron múltiples galardones. "Eva no duerme" es su tercer largometraje de ficción.

Según declaró Agüero a medios españoles la historia que narra en su filme es en sí "una de las más increíbles" que había oído nunca y "extremadamente compleja" para ser contada en una sola película.

"Daría para una serie -dice-, pero podría ser a veces demasiado delirante y otras, demasiado sórdida. Yo decidí al final, por la dinámica narrativa e incluso por cuestiones de pudor, de respeto, dejar en elipsis una gran parte y también decidí contar solo tres capítulos que, por metonimia, representaran todo el resto".

Así redujo la historia a tres momentos del periplo del cadáver que no tienen conexión entre sí, mientras el ojo del militar que la persiguió los 25 años que el cuerpo estuvo insepulto marca el hilo conductor, narrado por el mexicano Gael García Bernal.

El director subrayó el carácter simbólico que adquirió el cuerpo de Eva Perón, "una de las personas más influyentes del siglo XX" y "y convertida en un objeto de la guerra fría que se disputan los militares". Por eso, dice, le "daba risa" cuando leía que "las revoluciones árabes habían ocurrido por Facebook. Esto sucedió en 1946 en Argentina, la gente salió a la calle e hizo caer una dictadura. Los medios de comunicación pueden cambiar, pero lo esencial es la gente", resumió Agüero.

Por su parte, Imano Arias dijo que "Eva no duerme" "es una película muy interesante y muy potente, y políticamente muy perturbadora". La primera de las etapas del filme está protagonizada por Pedro Ara, personaje al que interpreta Arias, un señor de clase alta y de origen español, "monárquico", "que había trabajado para el ejército", y "despreciaba el peronismo", pero que, con el paso del tiempo, explicó Arias, "fue el único que la defendió frente a los militares".

"La última imagen de Pedro Ara es frente al cuerpo defendiendo algo que personalmente había defenestrado como figura, y que le costó su matrimonio y su vida", dijo con asombro el actor ibérico.

El embalsamamiento que realizó fue "tan increíblemente perfecto", precisó Arias, que se dice que esa fue la tragedia de Evita y lo que "no la dejó dormir ni descansar nunca".

En ese sentido añadió: "La película habla de la imposibilidad de morir, pero todo parte de la perfección en el trabajo de Ara", apuntó y recordó cómo el médico aprendió en Alemania antes de la I Guerra Mundial una técnica nueva para conservar intactos los cuerpos. También explicó que tardó tres años y cuatro meses en terminar el trabajo. "Con Eva termina de perfeccionar su técnica; no tiene un rasguño, sus órganos están intactos. Hasta le cambia el gesto para darle la paz que ese cadáver nunca consiguió", explicó el actor a la agencia Efe.

El filme, rodado en plano secuencia con una mezcla de realidad a través del uso de archivo histórico y ficción, se completa con la historia del robo del cuerpo por el teniente coronel Carlos Eugenio Moori Koenig, interpretado por Denis Lavant, en la noche del 23 de noviembre de 1955, y el secuestro y muerte del presidente Pedro Eugenio Aramburu.

La muerte de Eva Duarte de Perón es una historia conocida a la vez que "desconocida", afirmó Arias, para una sociedad que conoce bien "quién fue" Eva, pero no "todo el trasiego" que había detrás, con anécdotas como su escondite en Milán, el accidente que tuvo la ambulancia que la trajo a Madrid o las vejaciones al cuerpo.

Una figura llena de simbología que fue "amada" y "odiada" en su país, precisó el actor, quien había leído la novela de Tomás Eloy Martínez antes de saber que haría una película sobre ella, y que siempre tuvo tenido la sensación de que Eva fue "alguien que toda la vida había servido para contentar a los demás".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS