Escenario

La soledad del oficio del director

Martes 01 de Enero de 2008

En la tele compuso entre 1997 y 2000 personajes inolvidables como el de Florencia Mastandrea en “De 12 a 14” por Canal 3 y desde 2001 condujo dos temporadas de “Lo que ellas quieren” por Canal 5. Pero su fuerte es el teatro, en el que Andrea Fiorino se desempeña como actriz y directora.
Hizo “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto”; “El discurso”, con el que en 1999 ganó como revelación el premio Estrella de Mar; su homenaje a Niní Marshall “Si yo les contara”, y desde 2004 viene presentando “Pequeñas terapias ilustradas”, al tiempo que dirigía a Silvina Santandrea en “Poveretta María”.
Para este espectáculo, Fiorino se rodeó de su colega Alejandra Gómez y otros colaboradores como Leonel Regina, Fabio Sbérgamo y Federico García. Y por eso deja en claro que hacer monólogos no es un trabajo individual, pese a que sus últimos trabajos fueron unipersonales.
“Ahora los hago porque me acostumbré. Aunque siempre estoy en algún proyecto con otra gente. Es por una cuestión de comodidad, porque uno termina haciendo lo que más reditúa y porque es lo que la gente me pide”, cuenta.
Y luego se confiesa: “De todos modos para mí el lugar más solitario es el de la dirección. Más que hacer un monólogo, porque finalmente se trabaja con mucha gente. Pero por la presión que siento cuando dirijo y por esas preocupaciones que son sólo del director me parece el lugar más desprotegido”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario