Escenario

La Renga descargó todo su potencial rockero en un recital impactante

El grupo movilizó a una multitud que vibró con cada una de las canciones. La organización fue correcta y la puesta técnica imponente.

Lunes 21 de Mayo de 2018

El fenómeno de La Renga copó en la noche del sábado el coloso Marcelo Bielsa. Con una correcta organización y una puesta técnica imponente, La Renga brindó un impactante show ante un multitud que agotó rápidamente las entradas y colmó el estadio de Newell's Old Boys. Las entradas se agotaron apenas se pusieron a la venta.

Los accesos y controles, con riguroso orden, incluyeron numerosos cacheos y varias verificaciones de los tickets. Repasando los "trapos rengueros", se apreció una variada procedencia, con mayoría desde barrios porteños y provincia de Buenos Aires. También se agitó una bandera de los pueblos originarios y se escucharon voces con múltiples tonadas provincianas. El parque Independencia estuvo tomado por miles de fans de todo el país, portando banderas con testimonios de las tribus expresando su fidelidad a La Renga. La más imponente, la de La Vanguardia del Oeste, de San Miguel, fue saludada con aplausos al ingresar al campo.

larenga01.jpg

El diseño de la puesta en escena incluyó un cuidado arte del fondo del escenario y dos pantallas gigantes, además de un sistema lumínico que hizo lucir visualmente el show. En la espera del inicio, las pantallas mostraron el mensaje "Pesados vestigios", título del último disco de la banda. Un pequeño grupo trató de contagiar cantando insultos al presidente Macri, pero no tuvo demasiado eco. La multitud estaba concentrada aguardando el ingreso de Chizzo y sus compañeros.

En la previa sonaron bandas que pasaron el filtro y el criterio de La Renga: La Turbina y Soñadores, entre otros. La última, la que cerró el soporte, fue La Semilla, banda rosarina que sumó a Marcos Migoni de Farolitos. Cerraron la previa con "Carnavalito punk rock". Este tramo fue útil para que los técnicos fueran ajustando, buscando el mejor sonido.

larenga09.jpg

A las 22.05, previo video de animación que imprimía suspenso y emoción, irrumpió La Renga en escena y arrancó el show. "Buenas noches, Rosario", saludó Chizzo, y salió decidido a conmover a la multitud con "Tripa y corazón", la primera de las veintinueve elegidas para el setlist de la noche. "Amigos y amigas, qué lindo verlos de vuelta. Rosario, qué linda que estás", siguió saludando después de sonar la potente "A la carga mi rocanrol".

El primer gran riff de Gustavo "Chizzo" Nápoli se escuchó en "El twist del pibe", tema que arrancó suave y luego hizo explotar el pogo, con Tete Iglesias descollando en el bajo mientras recorría el ancho escenario. En "Motor alma y sangre" y "Nómades" mostraron su costado blusero, con el aporte fundamental de Gaby Sánchez en los solos de armónica.

"Gracias a Newell's por dejarnos venir a tocar en su cancha", expresó Chizzo, marcando diferencia con otros sitios que se les negaron. Fue antes de ofrecer las reflexivas "Cuándo vendrán" y "Al que he sangrado". "¿La están pasando bien allá? Este es un punto de ebullición, estamos a punto de llegar bien alto", arengó anunciando "Bien alto", justamente.

larenga10.jpg

Los finales de los temas fueron abruptos, efectistas, predominando los tonos agudos por sobre los graves. Y el discurso del líder siempre fue en tono relajado y cordial. "Muy amables, gracias", dijo formal luego de cantar el banquete espacial de "Canibalismo galáctico". En "El hombre de la estrella", el juego de luces fue de gran nivel, sincronizado y haciendo un contrapunto con el desempeño del "Tanque" Iglesias en la batería.

En la impronta de un concierto de rock, es común que el público coree los solos, acompañando los fraseos en el instrumento. Eso sucedió con el riff en "La furia de la bestia rock", mientras Tete corría frenéticamente por delante y por detrás de un Chizzo estático, sin distraerlo de su tarea.

"Están con ustedes Las Cucarachas de Bronce que nos están acompañando", bromeó presentando el set de vientos que intervino en "Blues cardíaco". "Bien ahí", dijo en el final del tema, satisfecho con la performance. "Venimos muy al palo, vamos a bajar un poquito los decibeles", reconoció. "Casi me pongo a llorar", se rió de sí mismo luego de la bizarra y tangueada "Mujer del caleidoscopio", donde se lo escuchó mucho mejor. Completó el tramo sereno con "Voy a bailar a la nave del olvido".

larenga12.jpg

Lejos de decaer, la banda mantuvo el vértigo, multiplicando decibeles. "Bien ahí, qué banderaza San Miguel!", dijo Chizzo elogiando el trapo gigante después de cantar "San Miguel", el tema dedicado a La Vanguardia del Oeste. Fueron rescatando viejos temas, como "Cortala y olvidala", entre otros. "¿Están cansados? ¿No dan más? Miren que los viejitos tienen para rockear todavía", dijo llegando al cierre, chequeando la energía del público.

A la medianoche en punto se fueron de escena, generando un silencio con la esperanza de que vuelvan. Se tomaron veinte minutos que parecieron eternos, poniendo a prueba el aguante de la multitud que soportaba la bajísima temperatura de la noche. Al regreso, sonaron cuatro temas más, cerrando con el himno "Hablando de la libertad". Feliz por el recibimiento de Rosario, el cantante ofreció su último mensaje en tono paternal y cariñoso: "Nos vamos en paz a casa, mañana a comer los fideos con la mama y contar lo bien que lo hemos pasado". "Esto termina por hoy, los esperamos el jueves", dijo en el final, mientras las pantallas mostraban imágenes del periplo de los fans con sus banderas siguiendo a la banda por todo el país, a modo de agradecimiento y reconocimiento para ellos.

larenga14.jpg

En lo que va del año, este fue el concierto más convocante en la ciudad y, sumando el del próximo jueves, llegará a reunir más de cincuenta mil almas, cifra casi imposible de superar. En cuanto al público que los sigue, se trata de miles de jóvenes que buscan refugio en una banda que los sigue representando con un discurso que no elude el compromiso con diferentes causas sociales, además de buenas canciones de hard rock y blues, algunas de las cuales ya se transformaron en clásicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario